Conecta con nosotros

Draft NBA

Con un ojo en el Draft 2019: Seniors

La veteranía sigue buscando un hueco en un Draft de la NBA que cada día apuesta menos por ella.

Más de tres semanas concentran el especial que el equipo de Draft de The Wing ha querido realizar a modo de análisis previo de cara a la inminente temporada NCAA que está a punto de arrancar. Tras las seis entregas anteriores, en las que hemos analizado a todos los jugadores llamados a estar en puestos importantes, llega el turno ahora de cerrar esta previa con el vistazo a los grandes olvidados del Draft para los equipos NBA en los últimos años, los jugadores de último año o seniors.

Esta especie en peligro de extinción vuelve a poner de manifiesto las dudas que tiene la liga sobre apostar por jugadores ya desarrollados en detrimento de otros nombres con potencial por desarrollar, pero el Draft 2019 tiene varios nombres que a pesar de todo ello lucharán por hacerse con un hueco en la segunda ronda, y quién sabe si pese a todo una gran temporada puede hacer a alguno partícipe de un contrato garantizado siendo elegidos entre los treinta primeros.

De la mano como no, de servidor, Jordi y Óscar damos paso al punto y final de este especial con el análisis a cinco jugadores más que maduros que están ante su oportunidad de buscar un contrato NBA la próxima temporada a través del ansiado Draft de Rookies. Veteranía y calidad.

Draft 2019: Top 5 Seniors

 

Ethan Happ es el nombre propio en la Big 10 esta temporada.

Ethan Happ es uno de los grandes nombres de la temporada. Foto vía twitter: @badgermbb

C | Ethan Happ  (Wisconsin)

  • Temporada junior: 17.9 puntos, 8.0 rebotes, 3.7 asistencias

Arrancamos la lista con uno de los prospects más imprevisibles de todo el próximo Draft. Tras enamorar a todos los scouts y expertos analistas hace tres temporadas, el techo de Happ parecía no tener fin con vistas a seguir desarrollando ese potencial que seguía la estela de la entonces gran estrella Badger, Frank Kaminsky.

Pero la realidad es que a pesar de haber cuajado una gran temporada el año pasado, las opciones NBA del espigado center de Wisconsin se vieron reducidas drásticamente por el poco desarrollo de sus carencias. Pese a todo decidió testar las aguas el pasado verano con vistas a conocer su stock de cara al Draft, pero a última hora optó por no tomar el tren en vistas a un posible undrafted y regresar a la Big Ten para coronarse como un más que factible potencial jugador del año.

Y es que si hay algo que hace que Happ no sea un legítimo prospect NBA desde el minuto cero es su estilo “clásico” en un baloncesto moderno. General Managers como Magic Johnson o Danny Ainge le dijeron durante su proceso pre-draft que sus características sí se adaptaban a la NBA, pero había un gran handicap en su juego de cara a salir entre los sesenta elegidos: su tiro en suspensión. Happ no ha evolucionado en nada ese aspecto desde su despunte en la NCAA y es por ello que su potencial ofensivo y defensivo se ve lastrado ante la incapacidad para abrir la pista en una NBA en la que el spacing lo marca todo, especialmente si no llegas a los siete pies como es el caso de Happ.

Pese a todo Ethan es un center dominante. Lo sería en Europa y tiene papeletas para ser también un recurso excelente desde cualquier banquillo NBA. Lo primero que llama la atención es su paquete ofensivo. Es un lujo verle al poste gracias a un juego de pies que tiene pocos competidores en todo el baloncesto colegial. A eso hay que sumarle su capacidad para crearse canastas desde el bote gracias a su gran manejo de balón para atacar de frente o de espaldas a canasta, lo que combinado con su tamaño le convierten en una auténtica pesadilla para las defensas rivales.

También se ha destacado como un buen recurso a la hora de mover defensas en situaciones de dos contra uno, ya que su inteligencia para leer los espacios y su capacidad de pase para buscar al hombre libre dan a Wisconsin un arma sobre la que sostener su ataque coral (hasta cinco nombres anotaron por encima de los ocho puntos la pasada temporada).

En defensa la cosa no es muy diferente. Pese a que atléticamente no sea un superdotado para la posición con vistas a la NBA y a que sus medidas estén muy lejos de ser las ideales, eso no ha impedido ver a Happ como defensor del año en su conferencia la pasada temporada gracias a una IQ que le permite leer de forma excelente el bloqueo y continuación y reaccionar tanto en el seguimiento a jugadores pequeños como recuperando la posición para un posible cambio en la dirección del balón. Su impacto al siguiente nivel en este aspecto va a ser duro, pero la realidad es que su agilidad de movimientos le da mucha más solidez de lo que aparenta en primera instancia.

Por todo ello Happ ha sido elegido como All American en los rankings de preseason, y a pesar de que la pasada temporada el nivel de los Badgers no llegase para subir su stock, el center de Illinois buscará esta temporada mostrar ese desarrollo en su lanzamiento para ver su nombres inscrito en el próximo NBA Draft 2019.

 

Cody Martin nevada

Cody es el menos conocido de los Martin, pero no por ello deja de ser pieza clave en las aspiraciones de los Wolfpack. Foto vía twitter: @nevadahoops

SG | Cody Martin  (Nevada)

  • Temporada junior: 14 puntos, 6,3 rebotes, 4.7 asistencias

No saben vivir el uno sin el otro, pero la realidad es que ambos son igual de necesarios. Los gemelos Martin son la última pareja de hermanos gemelos con el potencial para ser drafteados juntos desde los Harrison, procedentes de UK, hace ya tres años. Caleb se lleva todos los focos por su potencial anotador, pero la realidad es que la campaña junior de Cody le ha puesto en el disparadero para lograr una apuesta en segunda ronda el próximo mes de junio.

Pese al perfil más NBA que pueda tener su hermano, Cody ha ido convirtiéndose poco a poco en el escudero perfecto para Caleb. Tras arrancar su carrera en NC State, donde no tuvieron su suerte, decidieron poner rumbo a Nevada para encauzar el caché con el que salieron del instituto. Y ha sido bajo los mandos de Musselman donde Cody ha sabido sacar todas las herramientas que le han hecho ser en el último año uno de los pocos seniors con posibilidades de ser drafteados en el próximo Draft de la NBA.

Mientras Caleb tiene el rol de anotador y tirador de los dos, Cody ha sabido irse adaptando a un rol más secundario pero igual de importante. Su perfil como creador y facilitador es lo que más ha gustado a los scouts la pasada temporada. Y es que una de las grandes ventajas que tiene Cody es que no necesita anotar para ser factor diferencial. Lo demostró en el pasado March Madness, donde los Wolfpack llegaron a Elite 8 antes de caer frente a Loyola-Chicago, pero hizo lo mismo en una MWC que Nevada dominó a su antojo.

A esa capacidad para crear para sus compañeros se une un físico que le da unas características defensivas imprescindibles en el engranaje de Nevada atrás. Designado mejor defensor de su conferencia el año pasado, Cody es un perro de presa capaz de defender de forma efectiva varias posiciones de perímetro sin excesivos problemas, lo que le da un plus añadido de cara a esa versatilidad en un baloncesto aposicional como el que propone la NBA en este momento.

A ese nivel atlético y un motor más que destacado se une un juego ofensivo que está mucho más verde que el de su hermano pero que ha ido mejorando notablemente con el paso de los años. Tiene que mejorar su repertorio de movimientos así como su lanzamiento de larga distancia, pero su capacidad para anotar en momento determinantes le da unos intangibles muy a tener en cuenta para un exterior que ha despegado más tarde que otros jugadores de su mismo perfil.

Por todo ello Cody está ante la oportunidad de su vida para ser decisivo sin su hermano al lado en un futuro. Si sigue con el desarrollo de sus facetas ofensivas al mismo tiempo que pule sus condiciones como defensor y creador, no sería nada extraño ver a dos gemelos juntos seleccionados de nuevo en el NBA Draft 2019. Especialmente si Nevada alcanza la Final Four que rozó la pasada campaña.

 

Luke Maye

La historia de Luke Maye es una las grandes de esta NCAA 18-19. Foto vía twitter: @UNC_Basketball

PF | Luke Maye  (North Carolina)

  • Temporada junior: 16.9 puntos, 10.1 rebotes, 2.4 asistencias

La historia de Luke Maye es de las que hace grande al baloncesto. Llegó a la prestigiosa North Carolina como walk-on (así es como se conoce a los estudiantes que aterrizan en la universidad sin beca deportiva) y tras un primer año en el ostracismo logró hacerse un hueco en la rotación en su segunda temporada a las órdenes de Roy Williams. Pero fue precisamente en el gran escenario, el March Madness, donde Maye se dio a conocer de verdad en la antesala de la Final Four, el Elite 8.

North Carolina disputaba su pase a Phoenix frente a la todopoderosa Kentucky de Calipari, y Maye irrumpió con el partido de su vida en el momento correcto. 17 puntos y una canasta ganadora para darle el triunfo a los Tar Heels que a la postre serían campeones frente a la Gonzaga de Mark Few. Una actuación que ponía a un jugador de apenas cinco puntos por partido esa misma temporada en el disparadero de las estrellas colegiales.

Maye no desaprovechó la oportunidad, y en su tercera campaña en Chapell Hill tomó la riendas de UNC para coronarse como uno de los grandes jugadores de la ACC y de la NCAA en general. Sus monstruosos números la pasada campaña (uno de los pocos jugadores en anotar +15 puntos y +10 rebotes) le ha colocado de golpe en el debate de si su cuerpo poco atlético podría de verdad ser una realidad en la NBA el próximo año.

Los Tar Heels cuentan esta temporada con piezas para hacer ruido. Las llegadsa de LittleCoby White y la continuidad de Williams y Cameron Johnson dan a Roy Williams las herramientas perfectas para que Luke Maye lidere un proyecto que quiere y debe volver a la Final Four tras la derrota el año pasado.

Lo primero que viene a la mente al ver a Maye es su nula capacidad atlética, lo que le orienta a un jugador con muchas posibilidades de terminar en Europa. No es rápido, no es ágil y no tiene medidas para adaptarse al cuatro, pero todo eso lo deja a un lado y domina gracias a su intensidad, dureza y nivel de habilidad, que le convierten en prácticamente imparable (que se lo digan a Marvin Bagley en su enfrentamiento del año pasado). Y es que Maye es el rey del engaño.

Su perfil como stretch four es lo que debe abrirle las puertas de cara a ser drafteado. Tiene rango de tiro amplio, es muy sólido en su lanzamiento y ha sabido desarrollar un juego bajo canasta que le hace crecerse en momentos importantes. Cuesta verle esa cualidad frente a los niveles atléticos que se ven en la NBA, pero no sería ni mucho menos el primero en hacer triunfar la dureza y el denominado hustle por encima de cualquier capacidad física a la hora de hacerse un hueco.

Además su capacidad reboteadora dan un plus a ese perfil ofensivo que los scouts NBA suelen valorar de cara a tener un jugador de este perfil en una plantilla, especialmente claro a la hora de obviar una capacidad defensiva que le impide defender a jugadores más rápidos que él y con mucho más cuerpo.

Si Maye logra tener una campaña con méritos All-American al mismo tiempo que lleva a UNC a la Final Four y sigue fortificando sus virtudes como ala pívot abierto, quién sabe si la historia de un walk on más puede convertirse en una de las grandes sorpresas del NBA Draft 2019.

 

Caleb Martin Nevada

Caleb Martin es el gran senior exterior de esta generación. Foto vía twitter: @NevadaHoops

SG/SF| Caleb Martin  (Nevada)

  • Temporada junior: 18.9 puntos, 5.4 rebotes, 2.6 asistencias

Si antes hablábamos de Cody, no podía faltar Caleb en esta lista de nuestros cinco seniors de cara al próximo NBA Draft 2019. Con un perfil mucho más orientado al puesto de tres que su hermano, Caleb es el puntal ofensivo de unos Wolf Pack que este año van a por todas liderados por el #10. Con un perfil más unidimensional y más difícil de trasladar a la NBA que su hermano (por la cantidad de anotadores que hay en la liga ahora mismo), Caleb es uno de los grandes metepuntos del baloncesto colegial y está llamado a ocupar sí o sí un puesto dentro del quinteto All American al acabar la temporada.

Cuando hablamos de Caleb lo primero que se viene es anotación. A diferencial del perfil más all-around de su hermano, el otro Martin vive por y para meter puntos en un sistema tan alegre y ofensivo como el que propone Musselman.

Físicamente es un jugador más que solvente para el baloncesto profesional. Con un perfil de 6’7 y 215 libras de peso, el perfil de Caleb encaja a la perfección en esa figura de alero capaz de abrir la pista, jugar al poste frente a rivales más pequeños y además colaborar de forma solvente en el apartado defensivo.

La duda sobre Martin viene en su apartado defensivo, ya que a pesar de ser un jugador sólido a nivel físico, no destaca por ser una bestia atlética como la que se encuentra actualmente en la NBA a la hora de encontrar versatilidad en la defensa de jugadores más rápidos o pequeños, donde Caleb sufre mucho en determinadas situaciones.

Con todo ello, principios de segunda ronda no parece una idea descabellada para el otro Martin, pero esta temporada se antoja vital para determinar su futuro profesional en la NBA. Si es capaz de aumentar su producción en pista más allá de su puro instinto anotador, Caleb podría hacerse un hueco en el próximo Draft como jugador unidimensional pero un ro de tres abierto regulando sus porcentajes.

 

Eric Paschall Villanova

Eric Paschall es el senior con más opciones de salir en primera ronda para el equipo de The Wing. | Foto vía twitter: @NovaMBB

PF| Eric Paschall (Villanova)

  • Temporada junior: 10.6 puntos, 5.3 rebotes, 0.9 robos

Villanova ha sido el nombre propio de la NCAA en los últimos años. Tras temporadas patinando a la hora de llegar al torneo final, Jay Wright ha encontrado con dos grupos sensacionales afianzar a los Wildcats como uno de los programas más exitosos de los últimos años e incluso exportar su talento de cocción lenta a la NBA con nombres como DiVincenzo, Brunson, Spellman o Mikal Bridges en el pasado Draft.

La 2018-2019 arranca con un proyecto completamente renovado para los Wildcats. Jay Wright ha perdido a sus cuatro máximos anotadores de la temporada pasada y es ahí donde entra nuestro senior con más opciones de ser nombrado en primera ronda el próximo mes de junio. Eric Paschall es ,junto a Phill Booth, el nombre llamado a liderar a Villanova en una temporada complicada.

Su carrera desde sus inicios en Fordham no ha dejado de crecer y es esa capacidad para ir mejorando temporada a temporada lo que hace de Paschall un candidato para hacer carrera al siguiente nivel. Paschall cuenta con un perfil físico que encaja en esa figura de cuatro abierto en un sistema de small ball. Tiene tamaño, instinto y sobretodo condiciones tanto ofensivamente como defensivamente para encajar en un vestuario que además busca veteranía dentro de un perfil joven y con margen de mejora.

Lo primero que se viene a la mente al ver a Paschall es su versatilidad. Wright le ha usado como ese prototipo de interior capaz de hacer de todo gracias a una de las IQ más elevadas de toda la plantilla de Villanova el pasado año. En defensa es capaz de defender tanto a interiores como a figuras de “tres” altos con solvencia a pesar de no ser un intimidador, pero su agilidad e inteligencia sobre la pista le han convertido poco a poco en un puntal vital en el entramado defensivo de los Wildcats campeones.

En ataque más de lo mismo. Su tiro no ha dejado de mejorar temporada tras temporada hasta asentarse con un más que decente 36% la pasada campaña en casi tres intentos por partido. Pero además de ello es capaz de contribuir a través del rebote ofensivo y como no con un capacidad de pase que ha sido crucial en el sistema coral de Villanova las últimas dos temporadas.

Ese perfil inteligente es sin duda su gran baza de cara a hacerse con un primera ronda en 2019. Si Paschall es capaz de asentarse como claro líder del equipo en el aspecto mental y sigue mejorando su impacto atrás, su rango de tiro le hará sin duda hacer carrera duradera en la NBA los próximos años.

 

Los rankings de The Wing

Para establecer este ranking, hemos realizado un ranking individual y tras una puesta en común, se ha establecido el orden presentado en este artículo. El sistema de puntuación es muy sencillo, los participantes ofrecen su top 5 y la puntuación se otorga en orden ascendente (el primero recibe un punto, el segundo dos, etc), para utilizar el promedio de puntos posteriormente. A menor puntuación, más alto en el ranking y, en caso de empate, recurrimos a webs especializadas para realizar el desempate.

Bastian Jordi Óscar Total
1-Eric Paschall 1-Eric Paschall 1-Luke Maye Eric Paschall (1.3)
2-Caleb Martin 2-Caleb Martin 2-Eric Paschall Caleb Martin (2.3)
3-Cody Martin 3-Luke Maye 3-Caleb Martin Luke Maye (3.3)
4-Reid Travis 4-Cody Martin 4-Ethan Happ Cody Martin (4.6)
5-Mike Daumn 5-Ethan Happ 5-Jordan Caroline Ethan Happ (5)

 

Puntuación del resto de juniors:

Reid Travis (Kentucky): 5.3 puntos.

Mike Daumn (South Dakota St): 5.6 puntos.

Jordan Caroline (Nevada): 5.6 puntos.

Comentarios

Más en Draft NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This