Conecta con nosotros

Draft NBA

Draft 2018: Necesidades New York Knicks

Uno de los picks más interesantes del Draft por el nombre de la franquicia y las múltiples posibilidades que existen.

Wendell Carter Jr

Wendell Carter Jr., el favorito en todas las apuestas para ser nuevo jugador de los New York Knicks/Duke Athletics

Resumen de la temporada

Con Porzingis-Sin Porzingis. La clave para entender esta campaña de los New York Knicks es la grave lesión que sufrió el letón aquel fatídico jueves 6 de febrero contra los Milwaukee Bucks. Con el unicornio en pista, el conjunto neoyorquino estaba compitiendo más de lo esperado en su primera experiencia post-Anthony, post-Jackson y post-los Chicago Bulls que hubieran sido increíbles en el 2011; estando cerca de los Playoffs incluso.

Pero una vez su jugador franquicia tuvo que abandonar las pistas hasta, como mínimo, el inicio del próximo curso, los hombres de Hornacek se quedaron en shock y ni tankearon ni fueron capaces de competir por las postemporada. ¿Conclusión? La frustración de estar en tierra de nadie con un récord de 29 victorias y 53 derrotas que lo terminaron dejando con el pick 9 de este Draft.

Más allá de los resultados, hay que mencionar el debate que ha suscitado el rendimiento de su rookie Frank Ntilikina. El base contó con pocos minutos al principio, tampoco consiguió la titularidad cuando dieron por perdida la temporada y su juego ofensivo fue tan irregular como excelente lo fue el defensivo, recibiendo elogios y críticas a partes iguales.

 

Principales problemas en New York Knicks

Falta de referencias ofensivas – En nueva York faltan jugadores que metan puntos. Dejando fuera a Porzee de la ecuación, no hay ningún jugador que sea una fuente fiable de puntos constantes —y Tim Hardaway Jr. es el mayor exponente de este problema— más allá, quizás, de un Enes Kanter que, sin embargo, no se espera que esté muchas temporada en la franquicia. Los New York Knicks podrían recurrir al Draft para encontrar anotadores puros que puedan rescatar al equipo en los partidos dónde las estrellas no estén tan acertadas.

Un compañero para Porzingis – Los Knicks tienen, ahora mismo, una realidad en el puesto del ala-pívot y una apuesta en el de base. Por lo tanto, el resto de posiciones están a la espera de tener dueño y el puesto de pívot tiene un punto mayor de importancia sabiendo que será el compañero de juego interior y que es en el único caso dónde sí o sí el jugador que ocupe tal posición debe saber complementarse con su estrella. En Nueva York deben encontrar al pívot perfecto para acompañar al letón, alguien que no necesite destacar en exceso para funcionar, que le cubra las espaldas, esconda sus carencias y haga relucir sus virtudes. Es un perfil de jugador muy concreto y que, por lo tanto, es tan complicado encontrarlo como obligatorio apostar por él si se piensa que hay un jugador que reúna muchas de esas condiciones.

Mentalidad perdedora – Un problema que no tiene solución al corto plazo y que se han buscado a base de errores. Los Knicks llevan siendo una de las peores franquicias de la NBA y eso provoca pesimismo y presión a partes iguales. Los recién llegados no solo deben aportar talento, sino una capacidad de competir cada partido que dé la sensación, pierdan o ganen, de ir por el camino correcto hacia un récord positivo más pronto que tarde.

Jugadores que podrían solucionar estos problemas

Wendell Carter Jr. – Uno de los tapados de este Draft al haber estado toda la temporada bajo la sombra de Marvin Bagley III. El pívot de Duke podría ser la pareja perfecta para Kristaps Porzingis en la zona knickerbocker. Interior inteligente con capacidad para organizar, lanzar desde fuera (esencialmente media distancia) y luchar en la zona en ataque y, al mismo tiempo, utilizar su envergadura y su atletismo para ser un ancla defensivo «moderno». Su comparación con Al Horford no puede ser más acertada y no le ha podido ayudar más en los últimos meses. Con él, los Knicks conseguirían un proyecto de center perfecto para el equipo que están construyendo.

Un pero que podría suponer un problema al corto plazo sería la presencia, si acepta su player option, de Enes Kanter en el equipo. Aunque sus minutos nunca han sido muchos, el turco se ha ganado ser titular en este equipo y podría taponar a Carter Jr.

Mikal Bridges – El alero de Villanova también podría ser un fit muy interesante para unos Knicks que, aunque tengan a Hardaway Jr. y Lee, tras la marcha de Anthony tienen un hueco a ocupar en las alas. Su versatilidad y nivel técnico permitiría a los New York Knicks tener a un jugador preparado para competir en la NBA desde ya en ambos lados de la pista. Además, su «problema» de ser demasiado role player y no haber demostrado conatos de futuro estrella podría hasta ser una ventaja para esta franquicia que ya tiene a su líder y posiblemente tengan un mejor pick el próximo Draft con el que buscar a esa otra estrella que parecen necesitar, como mínimo, todo equipo que quiera aspirar a ganar el anillo.

Kevin Knox – Pocas elecciones se pueden entender más como «una apuesta» que el alero de la universidad de Kentucky. Pocos mocks lo ponen en el top-10; pero por su posible techo y a raíz de las informaciones de medios neoyorquinos, un servidor también se anima a jugársela con este jugador. Con Knox, los Knicks buscarían lo contrario que con Bridges; se harían con un proyecto con el que deberían aspirar a conseguir la segunda espada del equipo tras Porzingis, pero con el riesgo de fallar estrepitosamente —y eso en Nueva York significa jugársela el doble como mínimo.

El riesgo de Knox son las dudas que no ha conseguido solventar en su año freshman y que, de entre los jugadores que deberían estar en lotería, es probablemente uno de los novatos más verdes que aterrizarán este verano a la mejor liga del mundo, por lo que tendrían mucho que trabajar en su desarrollo .


De todos modos, tratándose de los New York Knicks y viendo la cantidad de jugadores que aparecen como posibles en esa zona del Draft, cualquier sorpresa podría ocurrir tanto de recibir a una promesa que se prevea que caiga en una mejor posición —Collin Sexto o Porter Jr. han caído en algún momento por esta zona— o una que se esperaba que saliera más tarde —como el propio Knox o Lonnie Walker Jr., que también está sonando con fuerza últimamente. El Madison es una de las plazas más difíciles y el rookie que aterrice en ella deberá estar preparado para aguantar mucha presión y un nivel de exigencia igual que si fuera un pick del top 3.

Comentarios

Más en Draft NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This