Conecta con nosotros

NBA

¿Dónde situar a Dirk Nowitzki en la historia de la NBA?

Un ganador, un líder, un referente… Así sigue siendo un Dirk Nowitzki al que hay que seguir disfrutando.

Dirk Nowitzki, en un partido de la pasada temporada con los Mavericks, su 20º consecutiva/Scott Ripley Flickr

Hablar de los Dallas Mavericks es hablar de Dirk Nowitzki. Por lo tanto, con 40 años y sabiendo que cuando se ponga la camiseta de los Mavs por primera vez batirá un récord por las 21 temporadas consecutivas que llevaría jugando por la misma franquicia, es evidente que esta institución perderá algo más que a un jugador con su cercana retirada. Aunque no esté confirmado, y si algo tiene Nowitzki es la capacidad de sorprender, todo parece indicar que el 2019 será el adiós del alemán, la despedida de un jugador diferente, uno de los pioneros que desembocaron a la NBA en el estilo de juego actual y, ante todo, una persona que miró, mira y seguirá mirando siempre por el conjunto tanto o más que por sí mismo y que se toma con humor el paso de los años, demostrando el tipo de persona que es.

La historia del “41” maverick es ampliamente conocida. Sus inicios en Alemania, las dudas que había de su adaptación al baloncesto americano, la apuesta que hicieron los Mavericks por él y el proyecto que nació a partir de la compra de la franquicia por parte de un ambicioso Mark Cuban con el campeonato como único objetivo. Pero como todavía no es momento de decir auf wiedersehen a Dirk Nowitzki, no toca hacerle ningún homenaje, sino valorarle, analizar sus logros —porque siendo sinceros, el bueno de Dirk no está para mucho más que para aumentar sus estadísticas totales (que no es poco)— y ver en qué puesto de la historia de la liga hay que colocarle.

El algo de Dirk Nowitzki

No se puede negar que el ala-pívot de los Dallas Mavericks no es una estrella más de la NBA. Y es que no solo consiguió hacerse un hueco en la élite de una liga que hace muchos años era muy escéptica con los europeos; sino que lo ha hecho en una ciudad como Dallas, superando al equipo de América del deporte estadounidense por antonomasia, los Dallas Cowboys de la NFL; y en un estado como Texas, un territorio de los más patrióticos, donde un alemán ha conseguido ser un auténtico ídolo de masas.

Además, Dirk Nowitzki fue de los primeros hombres altos con una buena muñeca para lanzar de tres puntos y lo hizo marcando dos caminos: el de los interiores tirando triples (buena prueba de ello es que es el jugador más alto en ganador el concurso de triples del All-Star Week-end) que se ha convertido en una cualidad imprescindible para el 80% de los jugadores, y el de los europeos con más centímetros aterrizando en los Estados Unidos a pesar de las deficiencias físicas con las que llegan. Gracias a Dirk, podríamos decir que se muestra más confianza y paciencia con esta clase de proyectos que necesitan más tiempo para llegar a su máximo nivel. Sus destrezas han sido motivo de análisis por todos los entrenadores, obligados a cambiar sus sistemas y a evolucionarlos para que Dirk no les destrozase noche sí y noche también.

Por último, y no por ello menos importante, hay que hacer un referencia al Dirk Nowitzki persona. Siempre dispuesto a tratar con los medios con un trato excelente y que lo llevaron a ganar el Magic Johnson Award por la PBWA en el 2014, un líder nato dispuesto a ganar menos dinero con tal de tener el mejor equipo posible, un hombre que hace equipo y que, por ello, recibió el premio a Mejor Compañero en el 2017 y alguien que se ha involucrado en la comunidad de Dallas con, por ejemplo, un torneo benéfico de tenis.

Dirk Nowitzki, el mejor extranjero en la NBA

El germano es el foráneo que mejor rendimiento ha tenido en su carrera en la mejor liga del mundo. El debate no es sencillo; casos como los de Tim Duncan o Hakeem Olajuwon, naciendo fuera de los Estados Unidos pero con su nacionalidad y habiendo jugado en su combinado nacional, o los de Pau Gasol o Manu Ginóbili, con una trayectoria fuera de la liga y también como internacionales, hace que se difumine la trayectoria de cada uno. Sin embargo, incluyéndolos a todos o no, Nowitzki ha dado motivos para seguir teniendo tal distinción.

La casi exclusiva triple corona de Manu Ginóbili

No ha sido la primera estrella proveniente del Viejo Continente, ese mérito le corresponde a Drazen Petrovic, ni el que más títulos ha ganado ni colectivos ni individuales. Pero el alemán va más allá de eso para esta clasificación. Nowitzki consiguió romper una lanza a favor de los extranjeros, más en concreto de los europeos, y del escepticismo que existía, y por momentos existe, con los de fuera en la NBA. La globalización de la liga comenzó con el éxito de Robin Hood en los parqués estadounidenses y confirmados por todos los que han llegado detrás de él.

Hablar de jugadores no estadounidenses en la liga es pensar en Nowitzki. Ser alto, con buena mano, rubio y europeo te coloca directamente el cartel de “nuevo Dirk”; porque ese es el legado del alemán, dejar una marca en la NBA que ningún otro no-americano (o 100% no estadounidense por lo menos) ha conseguido dejar.

Las últimas funciones de Dirk Nowitzki

De la NBA, top-25

Todos los años de historia de este campeonato deja a un sinfín de grandísimos jugadores que han dejado una gran huella en sus equipos y en sus aficionados. Además, comparar a jugadores de diferentes épocas, con baloncestos diferentes y en momentos de la NBA diferentes, es todo un reto y nunca se terminaría de ser plenamente justo con todos estos profesionales del balón naranja.

Pero puestos a ser injustos, no podemos negar la carrera de Dirk Nowitzki. Ganador del anillo en el 2011 incluyendo el MVP de Las Finales, MVP en el 2007, doce veces seleccionado para el All-Star, ocho veces en quintetos All-NBA (cuatro en el primero, dos en el segundo y dos en el tercero) y, de momento, sexto máximo anotador histórico superando los 31.000 puntos. Logros suficientes, mezclando los individuales con el más importante y único colectivo, para que el jugador de los Mavericks supere en estas clasificaciones a muchas grandes estrellas que han pasado por la NBA.

Aunque si bien es cierto que los fríos datos deben ser lo más importante para posicionar a cualquier jugador en un ranking histórico, hay que hacer referencia a las plantillas que lo acompañaron en sus temporadas de más éxitos y en qué épocas lo ha hecho.

Salvo Steve Nash, no ha tenido otro grandísimo jugador a su lado como segunda espada, los Mavericks nunca consiguieron ni atraer ni retener a grandes agentes libres por su breve historia como franquicia y los roster solían estar completados por veteranos a los que ya se les habían pasado sus mejores años y, entre el ambiente creado por Nowitzki como líder y el talento de los entrenadores, conseguían vivir una especie de casi segunda juventud en Dallas.

Para mayor muestra de ello, el anillo de 2011 con un Jason Kidd, Jason Terry o Peja Stojakovic que fueron muy importantes y, tras ese título, nunca volvieron a ese nivel fuera de la franquicia texana. Y porque las mejores temporadas de los Dallas Mavericks en su historia, con Robin Hood al mando, han sido coincidiendo con los sempiternos San Antonio Spurs, con el prime de Kobe Bryant, el nacimiento de un serio candidato a GOAT como LeBron James… Una etapa de mucho nivel, por mucho que critiquen los que añoran otras décadas, y en la que los Mavs encontraron su espacio gracias a un jugador que, por momentos, ha sido el mejor jugador del mundo.

Es por esto que Dirk Nowitzki debería estar considerado como uno de los 25 mejores jugadores en toda la historia de la NBA. Alejado al final de los más grandes que destacaron más que el alemán a nivel individual y ganando más en lo colectivo. Por delante de él, Malone, Stockton y Pippen y por detrás Wade y Barkley; con una carrera muy similar a la de Kevin Garnett que solo los gustos de cada uno pueden decantar la balanza por un lado o el otro. En cuanto a posiciones, top-3 claro dónde solo Tim Duncan ha dado motivos evidentes para estar por delante de todos los demás.

 


 

Dirk Nowiztki se ha ganado el derecho a colgar las zapatillas cuándo, dónde y cómo quiera. Cuando llegue ese momento, ya habrá tiempo para recordar todas las historias de su carrera, sus mejores momentos y repetir debates como este. Pero también hay que recordar la grandeza de este alemán cuando todavía está en posición de seguir sorprendiéndonos para recordar que no debemos perder la oportunidad de disfrutar de su talento ahora que todavía se le puede ver en acción.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This