Conecta con nosotros

NBA

Detroit Pistons, las claves de un inicio sorprendente

Mejora en los tiros libres, candidatos al All-Star, segundos del Este… Todo son sonrisas en Detroit.

Avery Bradley en su etapa con los Boston Celtics, ahora en los Detroit Pistons/Keith Allison (CC)

Si los Detorit Pistons iniciaron la temporada como protagonistas por la poca afluencia de público a su nuevo pabellón, desde el primer partido están dando motivos a los habitantes de la ciudad para ir a animarles. Y es que el conjunto entrenado por Stan Van Gundy está segundo de la conferencia Este tras disputar sus primeros 10 partidos con 7 victorias y solo 3 derrotas, a solo una victoria y media de los líderes, unos enrrachados Boston Celtics.

A falta de ver si consiguen aguantar el nivel con el paso de las semanas, la mejoría de los Pistons que se han movido poco este verano ha llamado la atención de todo el mundo cercano a la NBA. No en vano, la temporada pasada fue catalogada de desastre; repetir los PlayOffs era el objetivo y se quedaron muy lejos, décimos del Este con récord negativo (37-45).

Este rendimiento en la ciudad del motor no se entendería sin tres nombres propios, los jugadores que han cambiado la cara a este equipo por su llegada o por su mayor aportación: Andre Drummond, Tobias Harris y Avery Bradley.

 

Drummond, ¡pareces otro!

Probablemente, el factor más importante en estos Detroti Pistons. El pívot ha dado el paso adelante más importante de su carrera, los rumores de traspaso del pasado febrero son historia y Drummond se ha convertido en la pieza que necesitaba Van Gundy en sus esquemas.

Lo mejor de este «nuevo» Drummond no está en los números. No, la razón no son los 10 rebotes o más que captura cada noche de partido —promedia 14.1— ni el inicio espectacular de mes de noviembre promediando 20 puntos. No, no está tanto en los números (aunque uno en concreto se debe analizar), sino que lo es por lo que muestra dentro de la pista más allá de lo «visible».

Andre Drummond, al que siempre se le ha recriminado su mala actitud defensiva, está mostrando su mejor versión como profesional. Por fin aprovecha su físico para marcar diferencias, no se deja ganar la posición contra su marcaje y se ve una mayor dedicación en el tema de las ayudas a sus compañeros, aspectos no fácilmente extrapolables a las estadísiticas.

Obviamente que no solo es por él; pero en un equipo donde se marcharon tres jugadores importantes para la defensa (Caldwell-Pope, Morris y Baynes) y solo llegó uno y exterior (Avery Bradley), Andre Drummond y su mayor trabajo defensivo es uno de los motivos más importantes por los cuales la defensa de los Detroit Pistons es, ahora mismo, una de las mejores del campeonato y, en concreto, está en el TOP10 de equipos que reciben menos puntos por noche —101.2—.

 

Los tiros libres

Aquí está la estadística que está volviendo locos a todos los aficionados de este deporte. Tanto es su efecto que merece un apartado aparte indiscutiblemente.

No es un secreto que Andre Drummond era un tirador pésimo desde la línea de personal. Como profesional, su mejor dato era el 41% en su año sophomore, con una media en su carrera de 38%, algo inaceptable para un jugador de su calibre.  Los rivales se aprovechaban de esto, parando el juego con el famoso hach-to-  y obligaron a Van Gundy, en momentos determinados, a prescindir de uno de sus mejores jugadores  en minutos importantes.

Ahora esto parece ser historia. A base de entrenamiento y un perceptible cambio de mecánica, el pívot estadounidense se está mostrando como un jugador bastante fiable. En lo que llevamos de temporada, Drummond promedia un 70% de acierto en tiros libres, una mejora bárbara y a la que no estamos acostumbrados.

 

Tobias Harris

En The Wing ya hablamos del alero/ala-pívot tras unos primeros partidos increíbles que le ponían en la quiniela de cara a estar presente en el próximo All-Star. Lo que podía haber sido cosa de unos  días se está manteniendo a lo largo de las semanas. Sigue cerca de los 20 puntos por noche y con una gran seguridad desde el triple. Por fin está funcionando la idea de SVG del pívot dominante y los tiradores a su alrededor.

Ya sea como alero o como ala-pívot, Harris está siendo un auténtico destrozo para los rivales y la primera espada ofensiva de los Detroit Pistons.

 

Avery Bradley

El gran fichaje de los Detroit Pistons de este verano. El escolta aterrizaba desde Boston para sustituir a Caldwell-Pope como escolta anotador/puntal defensivo exterior y está cumpliendo ambos papeles a la perfección.

Ya en los Celtics, Bradley ha demostrado ser uno de los mejores defensas de toda la NBA. En términos anotadores está en sus mejores guarismos con 16.3 puntos por noche, promediando un 42% en tiros de campo y 39% desde el triple. Además, en los dos partidos en noviembre ha conseguido 23 y 24 puntos con un 50% desde la línea de tres puntos.

Ya consolidado como anotador regular, su punto fuerte sigue siendo la defensa. Volverá a ser candidato, como poco, a entrar en los mejores quintetos defensivos de la NBA. Siempre es el marcador del mejor jugador exterior rival y vital a la hora de hacer ayudas y dos contra unos.

Los Detroit Pistons tendrán que rascarse mucho el bolsillo si este verano quieren retener a Bradley —agente libre sin restricciones— y, viendo como está yendo el equipo, mal harían en no hacerlo.


Los Detroit Pistons están en un momento dulce y deben aspirar a mantenerlo no solo durante toda la temporada, sino durante varios años con un proyecto de jugadores jóvenes y con talento. Renovar a Avery Bradley, la mejoría progresiva de Stanley Johnson, Henry Ellenson y Luke Kennard. 

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This