Conecta con nosotros

Mercado

¿Qué viene después del «invierno nuclear» de la NBA?

Muchas franquicias tendrán dinero disponible para ofrecer en una de las mejores agencias libres de los últimos años.

kyrie irving

Irving, ¿el mejor jugador que saldrá a la agencia libre?/Guillermo Mayol (The Wing)

El verano en la NBA ha sido uno de los más fríos de los últimos años, el derroche sin control en el 2016 (y en menor medida en el 2017) desembocaron en que muy pocos equipos tuvieron dinero en sus carteras, por lo que fueron pocos los jugadores que recibieron ofertas acordes a su verdadero valor de mercado; abundando los contratos de un año como para un all-nba como DeAndre Jordan y, para los que además están en un contexto físico dudoso, con salarios muy por debajo de lo que esperaban, como DeMarcus Cousins o Isaiah Thomas.

Los one-and-done llegan a la NBA: adiós a los contratos largos

Pero esta escasez no terminó de ser una sorpresa, fue ESPN la primera que acuño el término de nuclear winter en julio del 2017, algo que terminó siendo totalmente cierto. Sin embargo, después del frío siempre llega el calor y esto es lo que puede pasar en la agencia libre del 2019, de nuevo con muchas franquicias con espacio salarial para acometer grandes firmas que llegan acompañados de una de las clases de agentes libres más completa y extensa que se recuerda. ¿Gastarán con más cabeza o se volverán a ver contratos desorbitados a la clase media?

 

Estrellas, estrellas y más estrellas

klay thompson golden state warriors

Guillermo Mayol (The Wing)

Hay algunos jugadores que entrarán a la agencia libre con la seguridad de que, haya más o menos dinero disponible, ellos tendrán su buena parte del pastel gracias a su estatus de estrella; pero que no deja sorprender la larga lista de nombres que firmarán un nuevo contrato en unos 11 meses: Kyre Irving, Klay Thompson, Kawhi Leonard, Jimmy Butler, DeMarcus Cousins o Kemba Walker son algunos de los grandes nombres que tendrán estarán en contacto permanente con su agente mientras escuchan los cantos de sirena de sus equipos y de también otros deseosos de verles vestir su camiseta.

Pero lo más llamativo de todos estos nombres es que, a diferencia de Kevin Durant o de otros años, casi todos los agentes libres tops parecen tener su futuro lejos de sus actuales franquicias o, por lo menos, se pensarán el cambio de aires. Butler parece estar descontento en Minnesota, Walker podría buscar afuera la competitividad que no está encontrando en Charlotte, Thompson y Cousins no caben los dos a la vez en los Warriors… Si bien es cierto que la temporada es larga y todo puede cambiar, ahora mismo se prevé que más de una estrella cambie de casa el próximo verano.

Los motivos de Jimmy Butler para dejar Minnesota

Además, para sumar más millones a firmar, la explosiva camada de 2015 firmarán su primer contrato tras acabar los de novatos, ya sea renovando o como agentes libres restringidos, pareciendo hecho que los Booker, Porzingis o Towns firmen extensiones por el máximo o casi.

 

La clase media, el verdadero peligro

Guillermo Mayol (The Wing)

Mirando dos años atrás, podemos comprobar que el verdadero problema de ese derroche que hubo no fueron las grandes estrellas con contratos de unos 30 millones anuales de media, sino la gran cantidad de jugadores que no lo eran pero que consiguieron adelantar la Navidad unos meses viendo como conseguían contratos con salarios de 18 a 20 millones por año estando muy lejos de merecerlos, ocupando el espacio salarial sin aportar lo equivalente sobre el parqué.

En esta camada, tenemos una serie de interesantes jugadores que pueden ser la solución a muchos de los problemas de las franquicias pero que, si acaban siendo sobrepagados por la dinámica del mercado, volverían a cometer exactamente el mismo error que hicieron hace dos años.

En este listado, el más interesante es Khris Middleton, un foward siempre cumplidor tanto en la ofensiva como en la defensiva con buena muñeca que, en 2016, podría ser candidato a un máximo como lo fueron Hassan Whiteside o Harrison Barnes; pero que para conseguir una plantilla más sostenible debería situarse por debajo de la escala de los 20. Otros jugadores que podrían tambalear el equilibrio salarial serían los Enes Kanter, Tobias Harris o Tyreke Evans, jugadores de buena producción pero no lo suficiente como para cobrar un pastizal simplemente porque, simplemente, los equipos lo tengan.

 

Las player options, un primer indicativo

Phoenix Suns

Keith Allison (CC)

Mientras que nosotros estamos intentando suponer qué pasará en la próxima agencia libe, seguro que los agentes deportivos están investigando con muchos más medios y fuentes para conseguir averiguar con más exactitud cuales podrían ser las futuras intenciones de las office de la NBA respecto a su estrategia de gasto. Este trabajo de los agentes lo podremos ver en el momento que varios jugadores que tienen en su poder la decisión de salir o no al mercado gracias a las opciones de jugador que tienen en sus acuerdos. Si hay una mayoría que deciden convertirse en agentes libres mejorando todavía más el nivel de esta agencia, puede ser una señal de que los jugadores y sus agentes esperan que vuelva a haber una lluvia de millones descontrolada; mientras que si se mantienen reticentes y deciden quedarse con lo seguro podría significar que prevean un control de los equipos y ciertas reticencias a gastar más de lo necesario.

Jeff Teague (19 millones), Jonas Valanciunas (17), Julius Randle (9), Harrison Barnes (25) y, sobre todo, dos veteranos como Goran Dragic (19, saliendo a la agencia con 33) o Marc Gasol (26, saliendo a la agencia con 34 si no la acepta) son algunos de los casos que nos podrían ayudar a saber la sensación que tienen los jugadores respecto al mercado del 2019.

 

RFA, ¿manteniendo las reticencias?

Guillermo Mayol (The Wing)

El último elemento del próximo mercado son los agentes libres restringidos, aquellos que han acabado su contrato de novato y que sale al mercado con la condición de que su antigua franquicia tiene derecho a igualar cualquier oferta que el jugador acepte y quedárselo con las mismas condiciones. En los dos últimos mercados, hemos visto como salvo excepciones (como los Knicks con Tim Hardaway Jr. o la táctica de los Nets de ofrecer grandes salarios para intentar hacerse con Otto Porter Jr., Allen Crabbe o Tyler Johnson) los agentes libres restringidos han acabado o renovando con sus equipos o aceptando las ofertas cualificadas para ser totalmente libres al año siguiente porque el resto de franquicias, aunque pudieran estar interesados, no acaban de animarse a ofrecer nada a estos jugadores porque, debido a la falta de dinero, lo más probable era que sus propuestas fueran igualadas ya que no tenían margen para sobrepagar a nadie lo suficiente para poner a sus equipos de orígenes en un dilema.

Recuperar el dinero podría significar que algunas franquicias tiendan a arriesgarse más, ofrecer este dinero a jugadores más jóvenes, más prometedores y que quizás no tendrían tantas reticencias a firmar por equipos ahora mismo menos competitivos. Terry Rozier, Frank Kaminsky, Justin Winslow, el ROY Malcom Brogdon o Kelly Oubre son solo algunos de los varios candidatos a típicos por los que algunos equipos nos dejarían con la boca abierta cuando leeamos el tweet de Woj o Charania informando de la cantidad de millones por los que han firmando.

No obstante, en esta situación en concreto sí que creo que es muy posible que los equipos directivos se miren con mucho ojo cuanto ofrecer y, sobre todo, se intentarán aprovechar que muchos de estos RFA están en algunos de los equipos que todavía tendrán poco o nada espacio salarial para el futuro.


Aparte de los ya nombrados, otros jugadores como Spencer Dinwiddie, Wesley Matthews, Thaddeus Young, Nikola Mirotic, Nik Vucevic, Ricky Rubio, Eric Bledsoe, Rudy Gay o Markieff Morris también serán agentes libres con la esperanza de firmar el mejor acuerdo posible en una agencia libre que lo más seguro es que vuelva a ser de récord y con la que más de uno podrá acabar con una gran sonrisa en la boca viendo el nuevo contrato que van a firmar.

Todavía pasan muchos meses, habrá algunos que se caigan y otros que aparezcan, pero lo único seguro es que los equipos tendrán dinero, habrá muchos buenos jugadores disponibles y solo queda ver cómo se responde a esta pregunta: ¿Aprenderán de sus errores con los Noah y compañía o volverán a tropezar con la misma piedra?

Comentarios

Más en Mercado

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This