Conecta con nosotros

Especiales

El despido de David Griffin y el déjà vu de la marcha de LeBron

Un movimiento que parece irrelevante puede ser el primer temblor que precede a un terremoto. Cuáles son las consecuencias del despido de Griffin.

Keith Allison (CC)

Las “sources” anunciaban hace menos de 24 horas que David Griffin, “General Manager” de los Cleveland Cavaliers, y la franquicia de Ohio separaban sus caminos. Una no renovación que en este caso es un despido. Una marcha forzada desde la cúpula de los Cavs. No, no por LeBron James, por Dan Gilbert, el James Dolan de Ohio.

 

El peor momento posible

Después del 4-1 en Las Finales ante uno de los mejores equipos de la historia de este deporte, el objetivo para los Cavs era muy claro: reforzarse para vencer a los Warriors. La plantilla debe perfeccionarse con la meta de tumbar al equipo perfecto. A la plantilla de los dos últimos MVPs, el Defensor del Año, uno de los mejores sextos hombres y el escolta 3&D por excelencia.

Griffin parecía tener este propósito grabado a fuego. Él es el verdadero creador de los Cavs campeones. Los Cavs que desafiaron a la historia para levantar un 3-1 en contra. Los Cavs que, contra toda apuesta, levantaron el trofeo Larry O’Brien ante unos Warriors que necesitaron reforzarse con Kevin Durant para volver a tumbarles.

El GM pasó su último día como GM, sin saber que sería el último al frente de las oficinas de Akron, buscando la manera de vestir a Jimmy Butler con la elástica de los Cavs. Y cerca estuvo. Los fuentes más fiables indican que un traspaso a tres bandas estaba prácticamente cerrado. Butler jugaría en Cleveland; Kevin Love, en Phoenix; y el pick cuatro de los Suns se iría a la ciudad del viento. Rumor desmentido más tarde desde Arizona.

Además Griffin también había enganchado a los Pacers para negociar por Paul George. ¿El punto? Griffin había entendido que para destruir a los Warriors necesitan más versatilidad. Necesitan polivalencia, perfiles que sumen en ataque y en defensa. Pero, ¿y ahora qué?

A Griffin le acompaña en su marcha Trent Redden, su mano derecha y segunda persona con más experiencia y sabiduría para los movimientos. Solo se queda Koby Altman, asistente del GM, más joven y falto de años en las oficinas. Sin embargo será Altman quién dirija a los Cavs hasta que se encuentre un nuevo GM.

Es decir, los Cavs despiden a Griffin, un GM consolidado, para dejar a un inexperto ejecutivo al frente de una franquicia que pide a gritos refuerzos. Porque LeBron James pide a gritos refuerzos. Los pide desde el momento en el que le susurró a Kyrie que volverían a Las Finales. Con el único objetivo de destruir la “Golden Democracy”.

 

Dan Gilbert, el James Dolan de Ohio

De entre los propietarios de la NBA, esas figuras que deberían limitarse, salvo Mark Cuban, hay varios que por diferentes motivos no reciben el reconocimiento que merecen. Reconocimiento negativo, por supuesto. ¿Cuántas veces escucha hablar bien sobre un propietario? Muy pocas. Los buenos propietarios son los que hacen poco ruido. Aquellos que permiten actuar a los que saben de baloncesto. Repito, con la excepción del genio de los Mavs.

Podría mencionar al maravilloso Robert Sarver, dueño de los Suns, entre otros, pero este capítulo tiene protagonista: Dan Gilbert. El polémico propietario de los Cavs ha mostrado siempre que los ejecutivos deben estar con él en las decisiones que tome. Si no pasa como con Griffin. Y es que el motivo de su despido no es otro que no compartir la misma visión de la plantilla que Gilbert. Recalco que Griffin estaba cerca de traer a Butler a los Cavaliers.

No solo Gilbert ha despedido a un GM infravalorado, un ejecutivo que ha hecho una labor que roza la excelencia en las oficias de Cleveland. Tarea siempre menospreciada por el aficionado y esa broma que muchos toman como dogma de “LeBron es el GM de los Cavs”. Le ha despedido cuatro días antes del Draft y, sobre todo, sin consultar a LeBron James.

La última vez que Gilbert hizo lo que le dio la gana y construyó la plantilla a su gusto, los habitantes de Cleveland terminaron quemando camisetas con el dorsal 23. No se si les sonará aquel verano. Amargo en Ohio y dulce en Miami.

 

Una decisión que no pasa por LeBron James

Por muchas Finales que pierda, LeBron es uno de esos jugadores que se cuentan con los dedos de las manos. Un jugador de calibre histórico. Cuando tienes una leyenda en activo en tu plantilla las decisiones deben comentarse con ellos primero. Como si el Barcelona contratase un entrenador sin conocer la opinión de Leo Messi.

La realidad es que James siempre ha abogado por Griffin. Defendió que se merecía la renovación y que era el verdadero creador de los Cavs campeones. Sin embargo y tras todos los rumores, de parte de Adrian Wojnarowski, casi nada, que indican que LeBron podría marcharse en 2018, Gilbert decide tomar la decisión de despedir a Griffin sin comentársela a su estrella.

Un seguidor de los Cavs ya comentaba en Twitter: “Te echaremos de menos en 2018, LeBron”.

Y es que la pregunta que nos hacemos todos es qué buscarán ahora los Cavaliers en verano. Sabemos lo que quería Griffin y sabemos que Gilbert no estaba de acuerdo. Mientras, en el horizonte, la posibilidad de una nueva salida de LeBron amenaza más real que nunca. Gilbert ha hecho un primer movimiento que aleja al alero de Ohio; mientras, en Los Ángeles, el hipotético paradisíaco destino de LeBron, un equipo pagará a Jerry West cinco millones anuales para convencer a James de que vista otra camiseta. El mismo West que convenció a Kevin Durant para que jugase en Golden State.

El despido del infravalorado GM de los Cavs puede precipitarlo todo. Un movimiento que a ojos de un seguidor medio es irrelevante, pero que puede ser el primer temblor que precede a un terremoto. Y este podría ser de dimensiones históricas si finalmente LeBron James abandona Cleveland, su hogar, por segunda vez para jugar en la costa oeste americana.

Comentarios

Más en Especiales

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This