Conecta con nosotros

Mercado

Derrick Rose se reencuentra con Thibs, ¿mejoran los Wolves?

Jimmy Butler, Taj Gibson, Tom Thibodeau y Derrick Rose. Los cuatro, juntos de nuevo. Pero, ¿es positivo para Minnesota?

derrick rose

Derrick Rose, en un partido de los Cavs ante los Bulls | Erik Drost (CC)

Pocos días después de que llegasen ciertas dudas acerca de su futuro a corto plazo en la NBA, Adrian Wojnarowski anuncia el próximo destino de Derrick Rose: se unirá a Tom Thibodeau, Jimmy Butler y Taj Gison en Minnesota.

 

El reencuentro

Más allá del análisis del movimiento, aquí el factor emocional es fundamental. Quién no añora aquellos maravillosos Bulls del Derrick Rose MVP, el Jimmy Butler primigenio, el Taj Gibson siempre (y todavía) combativo e incluso el Joakim Noah decisivo. Tres de estos cuatro jugadores, los mejores de aquel proyecto dejando de lado al francés, se reúnen.

Y lo hacen bajo la tutela de Tom Thibodeau. El entrenador dispone de nuevo de tres de sus más queridos hombres, aunque uno de ellos es una sombra destrozada de lo que era y otro se alza en su lugar. Ahora “el MVP” es Jimmy Butler, mientras que será Derrick Rose el que tenga que aceptar un papel secundario.

Más uno tendrá que contener las lágrimas. Precioso y muy emotivo reencuentro.

 

¿Qué rol tendrá Derrick Rose?

Es realmente complicado de decir, aunque más complicado incluso es encajarle en este equipo. La exigencia física y defensiva de Thibs, la falta de tiro exterior, el exceso de amasadores de balón y los problemas en el puesto de base dejan un contexto terrible para Derrick Rose.

Y, de nuevo, el factor emocional es básico. Rose vuelve con aquellos con quienes mejor versión mostró y seguro le darán un punto extra de confianza. Tampoco parece, o al menos no debería, ser titular. Desde la lesión de Butler ese rol lo ocupa Nemanja Bjelica con buen desempeño (10 puntos, 7’8 rebotes y 36% en triples en 36 minutos).

Exigencia física y defensiva: Thibodeau explota a sus jugadores principales en el parqué, más ahora con Butler de baja. Los cinco titulares habituales superan los 33 minutos de media y ningún suplente alcanza los 20. Unos niveles a los que Derrick Rose ni debe ni puede llegar.

También demanda un gran trabajo defensivo, donde Rose pasa (por la destrucción de su cuerpo) de ser élite a una debilidad. Aquí no mejora a ningún jugador de la plantilla y son la quinta peor defensa de la NBA.

Falta de tiro exterior: los Wolves son el segundo equipo que menos triples lanza y anota en la NBA, además de hacerlo con uno de los diez peores porcentajes de la liga. ¿Mejora Derrick Rose el espaciado del equipo? Para nada, de hecho lo empeora.

Problemas en el puesto de base: Jeff Teague es la decepción de la temporada para los lobos y Thibs no da minutos a Tyus Jones. Y lo cierto es que Derrick Rose tampoco debería quitarle minutos a Jones, aunque las rotaciones de Tom solo las entiende él.

 


 

El fichaje de Derrick Rose supone un valor emocional salvaje para el seguidor NBA, en especial para aquel que se deleitaba con los Bulls de comienzos de década. Pero poco más. Rose llega lastrado, en el momento más bajo de su carrera y no soluciona los problemas que tiene. De hecho los potencia.

Un ritmo excesivamente lento, demasiados amasadores de balón a los que se suma él mismo, sin tiro, sin defensa… Y todo ello con el factor reencuentro como un arma de doble filo: la confianza de Derrick Rose aumentará, pero también las expectativas al verle de nuevo con los que un día le hicieron brillar.

Puede que nos encontremos ante la última aventura de Derrick Rose en la NBA.

Comentarios

Más en Mercado

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This