Conecta con nosotros

NBA

Denver Nuggets no termina de carburar

Rotación corta y sobredosis interior. ¿Han comenzado bien los de Colorado?, ¿son fijos para los Playoffs?

La pasada temporada, Denver Nuggets quedó fuera de Playoffs tras un balance de 40-42. En una conferencia tan disputada como es el Oeste, clasificarse para la postemporada requiere casi rozar la excelencia. No obstante, los de Michael Malone se consagraron como uno de los equipos ofensivos de mayor calidad. «Top 5» en anotación y en ‘rating’ ofensivo, pero un coladero atrás. Los Nuggets eran muy divertidos de ver. Y todo parecía indicar que este año, con la incorporación de Paul Millsap, serían mucho más entretenidos y, por supuesto, difíciles de defender.

Quizás las expectativas fueran algo altas, pero da la sensación de que la franquicia de Colorado no ha demostrado lo que es capaz. Con 8-5 en el balance no es reprochable que la plantilla está dispuesta a luchar cada partido para acceder a Playoffs tras cinco temporadas con largas vacaciones. Pero ha dejado de mostrar esa seña de identidad que plasmó el curso pasado. Del tercer puesto en anotación, se sitúa en el undécimo este año. Defensivamente, sí han mostrado una mejoría clara que, manteniendo una buena anotación como hacen, debería situarles en la parte cómoda de la conferencia e incluso de la liga. Pero no es así, pese a que conceden menos puntos que el pasado año (111.2 por 105.2), su ‘rating’ defensivo sigue siendo bastante malo, actualmente el decimoctavo de la liga.

Nikola Jokic Denver Nuggets

Alex Güell (The Wing)

Denver Nuggets: rotación escasa e interior

La rotación de los Denver Nuggets consta de 9 jugadores si hablamos de minutos productivos. Nikola Jokic y Gary Harris son los jugadores que más tiempo pasan en cancha, seguidos de Millsap y Wilson Chandler. Sus dos mejores jugadores, interiores, tienen sustitutos en esta rotación. Plumlee y Faried forman parte de esos 4 jugadores que se encargan de dar vida desde el banquillo. En un reparto de minutos tan corto, parece ilógico que haya dos jugadores interiores con una participación tan normalizada (Faried promedia menos de diez minutos por encuentro, pero se incluye en los nueve elegidos).

Esta planifiación de plantilla no parece la más adecuada si además se tiene a Wilson Chandler o el propio Juancho Hernangómez que pueden arañar ciertos minutos como ala-pívot en un formato más abierto del equipo. De esta manera, los jugadores llegarán a final de temporada justos de gasolina para el tramo final, y eso puede pasar factura en la que será (o debería ser su pelea): la lucha por los últimos puestos de Playoffs contra unos sorprendentes Memphis Grizzlies, Pelicans o Jazz, entre otros.

 

La ausencia de un base real

Hasta el momento, Jamal Murray como titular y Emmanuel Mudiay se reparten los minutos de manera equitativa en el puesto de base. Dos jugadores jóvenes, talentosos, pero sin una verdadera capacidad directora que ejercer al frente de un equipo. Estadísticas en mano, Jokic es el mejor asistente de los Denver Nuggets esta temporada, que motivado por su posesión del balón y deliciosa visión de juego, se puede entender. Pero ninguno de los dos bases supera los cuatro pases de canasta por encuentro, y es una cifra demasiado baja que refleja la poca capacidad de asumir que tienen. Es por eso que la franquicia debió moverse mejor y tratar de conseguir a Eric Bledsoe, una referencia exterior que complementara a las dos estrellas presentes en la pintura como Jokic y Millsap, y que se marchó a Milwaukee a cambio de muy poco. Con Jamal Murray con un perfil más de escolta que de base, son muchas las cábalas que Arturas Karnisovas, actual GM de los Denver Nuggets, podría hacer.

Kenneth Faried traspaso Denver Nuggets

Howcheng (CC)

Si algo tiene este equipo es jugadores con los que negociar. Con la residual aportación de un jugador muy aprovechable como Kenneth Faried, un combo de «Mannimal» y uno de estos jóvenes bases, o incluso Will Barton, que está rindiendo a buen nivel desde el banquillo, podría hacer aterrizar a un «playmaker» que tome las riendas del equipo. Mientras tanto, habrá que depender prácticamente de la lucidez de un Jokic que cada noche nos deleita con acciones extremadamente creativas para un jugador de sus características físicas. La última, este «alley-oop» desde medio campo al propio Faried, como si fuera fácil (Vía NBA).

 

¿Mimbres de Playoffs?

Cuesta justificar si esta plantilla tiene lo necesario para alcanzar la postemporada o no. Tiene talento, juventud, descaro en su juego y un líder en proceso de explosión total. Sin embargo, no podemos restar la dependencia de estos Denver Nuggets a lo que haga el resto de sus oponentes en la Conferencia Oeste. En este comienzo, ha dejado mucho mejor sabor de boca Memphis Grizzlies, prácticamente dados por muertos desde que el proyecto pareciera desquebrajarse con la marcha de Zach Randolph; New Orleans Pelicans, que cuentan con la mejor pareja de la liga y están a la espera de Rajon Rondo; o Portland Trail Blazers, que aún manteniendo su bloque del año pasado espera la consagración de Jusuf Nurkic como referencia interior para mejorar el resultado de la pasada temporada, cuando fueron barridos por los Warriors a las primeras de cambio.

Quizás falten pocos movimientos para que esta franquicia sea un fijo en Playoffs. A pesar de la calidad individual, la versatilidad presente en otras plantillas no se aprecia en la de Denver Nuggets. Un exceso de hombres altos y de perfil interior (Jokic puede ser temible desde lejos y Millsap ha empezado muy mal) limita demasiado las combinaciones tácticas que Michael Malone debería poder realizar. Además, el problema en el puesto de base, que aprueba raspado y necesitará algo mucho mejor para ser competitivos, debería solucionarse pronto, más aún cuando se disponen de muy buenos activos para sacar algo de calidad a cambio.

 


 

La competición es muy larga y el proceso de adaptación merece tenerse en cuenta a estas alturas, pero sobre el papel se aprecia que el proyecto necesita dar ciertos retoques a un bloque que realmente juega bien al baloncesto. Anota, corre, comparte el balón y divierte al aficionado. Pero muchas veces, con eso no basta para competir con los más grandes.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This