Conecta con nosotros

Mercado

Los Spurs eligen a DeMar DeRozan por el futuro de Popovich

La retirada de un entrenador HoF como Popovich se acerca y San Antonio morirá compitiendo.

demar derozan Toronto Raptors

DeMar DeRozan tiene un reto duro y apasionante en San Antonio | Keith Allison (CC) (modificado por Alex Güell)

La etapa de Kawhi Leonard termina en San Antonio. El heredero de Tim Duncan, el Elegido en la mejor organización de las últimas dos décadas en la NBA para ser su referencia en esta nueva era, pasa de la Luz al Lado Oscuro.

 

Qué consiguen los Spurs a cambio de Leonard

Kawhi Leonard San Antonio Spurs

¿Alguien pensaba que en San Antonio iban a regalar a Kawhi Leonard? Ha pasado más de un mes desde que el jugador pidió de manera oficial a la franquicia salir traspasado y cómo se han desarrollado los hechos muestra la pasta de esta franquicia.

Los Spurs han tratado de recuperar a Leonard y arreglar la situación, pero el jugador ha desechado esta opción desde el primer minuto y solo les quedaba el traspaso. Después de más de un mes de rumores y negociaciones, con múltiples equipos detrás (Lakers, Celtics o Sixers) le envían a Toronto.

Evidentemente los Spurs rompen relación con él y cualquier destino que Kawhi prefiera es, más que un posible nuevo equipo para Leonard, uno que RC Buford y Gregg Popovich rechazaran en las negociaciones. O como mínimo se lo pondrán más complicado. Hemos visto filtraciones en las que aseugraban pedir a dos jugadores de nivel y tres primeras rondas, precio elevadísimo incluso para Kawhi en este caso. Pero así son los Spurs, hasta que han conseguido lo que querían.

Desde Texas buscaban piezas para seguir compitiendo. La retirada de Popovich de la NBA está más cerca de lo que parece y podría darse el próximo verano. Un entrenador de Hall of Fame como Pops no va a usar su último o dos últimos años en una reconstrucción: quiere seguir ganando partidos y compitiendo en Playoffs.

Celtics y Sixers centraban sus ofertas en elecciones del Draft; los Lakers perdieron el interés en un traspaso y esperan firmar a Leonard en 2019; Portland dejaba fuera a Lillard y McCollum… De las ofertas que recibían ningún equipo daba a San Antonio una figura de la talla de DeMar DeRozan. Detrás de todas las críticas que generan sus Playoffs se trata de un All-Star y los Spurs son expertos en sacar el máximo rendimiento a sus jugadores.

Junto a DeRozan, un anotador excepcional, reciben al joven Jakob Poeltl, cuyo rol en la próxima temporada está por definir, y una primera ronda que a priori parece poco valiosa y está protegida. Si está entre los picks 21 y 30 de 2019 será de los Spurs, si es más alta se transformará en dos segundas. Pero cuando hablamos de elecciones es incluso más importante saber desarrollar y cuidar un talento que la necesidad actual de conseguir el mejor pick posible, y ahí no hay nadie mejor que los Spurs.

Además de Kawhi mandan a Danny Green a Toronto. Este 3&D ha experimentado un declive en su producción en los últimos años y se llevaba tiempo especulando un traspaso. Todavía es un jugador útil, pero era el momento para que San Antonio reciclase parte del proyecto.

 

Tienen trabajo con el descontento de DeMar DeRozan

Hay mucho que hacer en San Antonio. Este verano sufren cambios drásticos con las salidas de Tony Parker, Kawhi Leonard, Danny Green y Kyle Anderson. Llega la oportunidad para viejos conocidos como Marco Belinelli, para jóvenes talentos como Lonnie Walker o role-players interesantes como Dante Cunningham.

Pero sobre todo añaden un nuevo All-Star enamorado de la media distancia a la colección, y ya van unos cuantos. Este equipo en el Oeste tendrá una tarea complicadísima. Ganar el anillo es un objetivo demasiado ambicioso, sin duda, pero hay plantilla como para dirigir la reconstrucción y ser muy competitivos al mismo tiempo.

Deben trabajar por un lado en acoplar las piezas que ya estaban y las que llegan a los nuevos Spurs. DeMar DeRozan y LaMarcus Aldridge serán las referencias ofensivas, mientras que Dejounte Murray seguirá creciendo como especialista defensivo y debe buscar más protagonismo en ataque.

La plantilla es muy interesante, de hecho. Un quinteto Murray, Belinelli, DeRozan, Gay y Aldridge cuenta con jugadores de alta IQ y que dentro del sistema Spur puede defender a un nivel medio, medio-alto. Sobre todo el peso llega a la ofensiva, atrás siempre cumplen estén quienes estén. DeMar DeRozan será otro desahogo en un ataque que en los momentos complicados vive del mejor LaMarcus en mucho tiempo y de los últimos fogonazos de genialidad de Ginóbili. El escolta angelino trae muchos puntos bajo el brazo.

Gregg Popovich dispondrá, además, de una vasta rotación con diferentes opciones. Podrá jugar con más o menos tiradores, más o menos generadores, perfiles anotadores, small o big ball… Todo ello combinando veteranos, jóvenes y jugadores en sus mejores años. Rotación muy interesante para el ataque.

Aquí Jakob Poeltl puede ser la sorpresa. Se hablaba de Anunoby o Siakam en el traspaso y termina entrando el pívot. Sorprende teniendo ya a Aldridge y Pau Gasol, de hecho lo único que veo lógico es que Poeltl vaya a tener minutos en detrimento de Pau. Jakob ha sido uno de los mejores pívots suplentes de la NBA esta pasada temporada y solo tiene 22 años, aporta mucho rebote de ataque y en defensa tiene potencial para destacar. Una joya en las manos del equipo de trabajo de San Antonio.

Con DeMar DeRozan hay un apartado especial. Deben lidiar por una parte con la mente del jugador. DeRozan no quería salir de Toronto y se siente dolido, apuñalado por la espalda. Confió su corazón a una franquicia donde ha pasado nueve años, rechazó firmar con el equipo de su hogar (los Lakers) para renovar hace dos veranos y ahora le traspasan. Podemos compararlo con el traspaso de Isaiah Thomas a los Cavaliers de 2017.

Será fundamental Ime Udoka, ex-jugador y asistente de Popovich. Ya en su día fue vital para la reconciliación entre LaMarcus Aldridge y Popovich cuando el interior pidió el traspaso. Ahora puede ayudar a DeRozan para que en unos Spurs a los que usar muy poco el triple no les preocupa y que emplean más la media distancia.

El fit de DeRozan con los Spurs parece maravilloso. En defensa ha mejorado pero sigue con problemas, algo que un sistema tan bien construido puede subsanar, ya sea para que otros corrigan sus erores como para que él mismo mejore atrás.

En ataque sabemos que es uno de los especialistas de la NBA en la media y corta distancia, algo que a Popovich seguro le encantará. El sistema de los Spurs de los últimos años potenciaba a Kawhi Leonard como figura en aclarados y dejaba en parte de lado la circulación de balón. Este rol puede asumirlo a la perfección DeMar DeRozan, pero en Playoffs con los Raptors ha tenido serios problemas. Tiene la mejor oportunidad de su carrera para demostrar si es o no una verdadera estrella.

 


 

Desde las oficinas de San Antonio vuelven a hacer un movimiento maestro. Desde que en 2014 adquirieron a Austin Daye no habían realizado ningún traspaso por un jugador, ahora mueven a Kawhi Leonard. Les toca pensar en su futuro a corto plazo y disfrutar de los dos últimos elementos de sus años dorados: Popovich y Ginóbili.

Mientras tanto tendrán una plantilla de alto nivel con dos All-Star y hueco en los Playoffs, por muy salvaje que sea el Oeste. Los Spurs de Popovich y Buford son mucho más que Kawhi Leonard, mucho más, como han demostrado este mismo año.

Hace cuatro años, en 2014, los Spurs celebraran con champán su quinto título de la NBA. Kawhi era por aquel entonces su último truco de magia, el aprendiz más prometedor de su escuela de baloncesto y valores. Estaba destinado a ser el nuevo Tim Duncan, pero Duncan solo hay uno, y Leonard ha terminado convirtiéndose en Darth Vader.

 

Foto: Scott Daniel Cooper | starting5online.com

Comentarios

Más en Mercado

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This