Conecta con nosotros

Playoffs

Se acaba el ‘Dame Time’ y llega la ‘Holiday Season’

El base de New Orleans Pelicans establece su candidatura para tomar el rol de ‘jugador más infravalorado’.

Jrue Holiday logró volver a brillar en las canchas tras unos años un tanto oscuros. Guillermo Mayol (The Wing)

Damian Lillard, hombre cuyo potencial ofensivo dio origen a la mítica frase de ‘Dame Time’. Un francotirador con dotes de prestidigitador que año a año parecía quedar injustamente a la sombra de otros grandes nombres de la NBA. Tras una impecable temporada 2017-18 todo parecía indicar que Portland llegada a Playoffs con una fuerza que no había sentido en años, aunque poco duraron las sensaciones una vez iniciada la postemporada.

Ante los de Oregón se alzaba New Orleans Pelicans, el conjunto entrenado por Alvin Gentry que, tras la incorporación de Nikola Mirotic y la subida de nivel de Rajon Rondo, lograba olvidar la dolorosa baja de DeMarcus Cousins. A pesar de que conseguían el ansiado objetivo de clasificarse para Playoffs, pocas parecían las posibilidades de superar al equipo rival. No obstante, entre las grandes actuaciones globales se erigió un nuevo héroe: Jrue Holiday, jugador al que la vida no le ha puesto nada en bandeja.

 

Problemas de lesiones en años anteriores

El base de New Orleans Pelicans no ha tenido un camino fácil hasta conseguir redimirse con unos últimos meses de juego dignos de las mejores estrellas de la competición. Las lesiones en años anteriores le impidieron seguir progresando de la forma en la que prometía con Philadelphia 76ers, y los estudios sobre su condición física llegaron a sucederse de manera preocupante entre los medios locales.

En 2015, el blog TheBirdWrites, uno de los múltiples componentes de SB Nation, repasaba la cruda situación que había vivido Jrue Holiday entre las temporadas 2013-14 y 2014-2015. El base llegó a perderse un total de 91 partidos de las 168 posibles apariciones en partidos oficiales. Una fractura por estrés en la pierna derecha causaba molestias y recaídas que imposibilitaban el retorno en plena forma del jugador, algo que pudo haberse visto agraviado dados los múltiples informes que indicaron que durante la campaña 2012-13, siendo todavía jugador de Philadelphia, ya había sufrido molestias que, no obstante, no le echaron atrás en su empeño por jugar.

 

Una muy difícil situación familiar

El camino a recorrer por Jrue Holiday hasta su éxito actual, sin embargo, no ha pasado únicamente por sobreponerse a las dudas físicas, sino también a las dificultades familiares. El base decidió apartarse de las canchas a inicios de la temporada 2016-17 para pasar tiempo con su mujer, Lauren Holiday, la cual debía ser operada para poder extirpar un tumor en su cabeza. Dicho problema coincidía, además, con ella estando embarazada, algo que lógicamente complicaba los términos de la inevitable operación.

Los New Orleans Pelicans, como muestra de la gran familia que son, no dudaron en ofrecer un contrato de lo más generoso al jugador. De esta forma, Adrian Wojnarowski informaba el uno de julio de 2017 que el jugador y la franquicia habían llegado a un acuerdo por un total de 126 millones de dólares en cinco años, una cifra que dejaba bien claro la confianza que el equipo tenía en su base titular.

El pasado mes de marzo, Holiday se sinceraba acerca de todo lo que había vivido, en especial con el estado de su mujer, y cómo le había afectado en su día a día:

«Sentí mucho estrés, había mucha presión. Creo que dado la dinámica de mi familia, el hecho de cómo se construye nuestra fe, fue lo que nos llevó a superar todo eso. Siempre rezamos. Mi familia no paraba de rezar, especialmente por mi mujer. Con mi mujer viviendo algo así – estar embarazada y tener un tumor cerebral – me encontré en un punto en el que debí comenzar a confiar en otros«. 

 

El cara a cara Holiday – Lillard

El impactante 4-0 de New Orleans Pelicans a Portland Trail Blazers ha sido, muy probablemente, uno de los momentos más importantes en la carrera de Jrue Holiday (incluso el que más), y dicho resultado deriva en gran medida de su tremenda labor frenando a Damian Lillard. El padre del ‘Dame Time’ se encontró ante un rival que le anuló por completo, tal y como muestran los datos del emparejamiento en NBA Stats.

Como podemos apreciar únicamente hubo tres emparejamientos de atacantes de Portland con defensores de NOLA en los que se superara el promedio de 30 posesiones por partido. Con 37.5, el duelo entre los bases fue la secuencia más repetida de todas, y ella derivó en una completa masacare por parte del jugador de Pelicans. 5.5 puntos, 2.3 asistencias y 2 pérdidas con un 25% en tiros de campo y un 26.7% en tiros de tres eran los guarismos que Jrue Holiday permitía a Damian Lillard en promedio durante dichas posesiones.

Y es que a pesar de que el base de New Orleans logró contar con un papel tremendamente destacado a nivel ofensivo, con 27.8 puntos y 6.5 asistencias en una efectividad del 56% en tiros de campo y el 35% en triples, fue su impacto defensivo el que en gran medida determinó la balanza del lado de los suyos. De ahí que su entrenador, Alvin Gentry, no dudara al tacharlo de mejor jugador two-way de toda la competición:

Por contra, y para subrayar todavía más el increíble despliegue que realizó Jrue Holiday en la primera ronda de los Playoffs, observamos el escaso trabajo que Damian Lillard llevó a cabo para con el base de Pelicans:

De las 37.5 posesiones nos vamos a únicamente 13.3, y lo cierto es que a pesar de las pocas ocasiones en que se dio el emparejamiento, casi logran anotarse los mismos puntos (4.8), aunque esta vez con un acierto en tiros de campo del 69%. No solo fue el volumen de unas dimensiones masivamente reducidas, sino que además la efectividad aplicada por uno y otro contrasta de una forma muy notable.

 

Y si Holiday sigue a este nivel… ¿qué?

Dentro de la alegría que debe producir a Pelicans ver cómo un hombre por el que tanto han apostado consigue poco a poco volver a la forma que en cierta medida llegó a prometer, esto puede causar ciertos problemas de cara al futuro. El más inmediato de todos, indudablemente, es el que concierne a la figura de DeMarcus Cousins, hombre que estaba siendo el gran protagonista del año en el equipo junto a Anthony Davis hasta el momento de su dura lesión.

En este punto las dudas son completamente comprensibles; Cousins ha sufrido un tipo de lesión que en multitud de ocasiones acaban mermando notablemente el posterior impacto de aquellos que la sufren. En el otro lado tenemos a un Holiday mejor que nunca a absolutamente todos los niveles, pero resulta difícil visionar un futuro en el que Pelicans decida no apostar por un jugador siempre considerado como uno de los mejores interiores de la competición. Veremos qué ocurre en el verano, pero desde luego la franquicia no se encuentra en un punto de fácil solución.

¿Qué harán los Pelicans con DeMarcus Cousins en verano?

 


 

Cada año la NBA nos deja con algún tipo de sorpresas, y ciertamente este año ha estado plagado de todas ellas. En una temporada en la que novatos como Donovan Mitchell, Ben Simmons o Jayson Tatum han logrado llevarse grandes portadas, Jrue Holiday ha logrado demostrar que pese a todo sigue siendo un jugador capacitado para rendir como los mejores de sus compañeros de profesión.

Los Playoffs restantes así como los movimientos de las otras 29 franquicias determinarán en gran medida el camino a seguir para New Orleans Pelicans, y la realidad es que a pesar de los delicados asuntos que tendrán por tratar, a día de hoy se encuentran un punto increíblemente positivo.

Comentarios

Más en Playoffs

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This