Conecta con nosotros

Draft NBA

Draft 2019: Las decepciones de la temporada

Grandes fracasos de jugadores que apuntaban muy alto en esta camada.

La temporada NCAA está llegando a su fin, el mes de marzo ha llegado y con él el aroma a Draft. Sin embargo, hoy toca mirar hacia atrás, al principio de temporada, para ver qué jugadores prometían mucho, pero que, tras esta campaña, han decepcionado. Os traemos una lista cargada de talento que no ha explotado en la temporada 2018-19. 

Decepciones del Draft 2019

Simisola Shittu, una de las grandes decepciones del Draft 2019 | Vanderbilt University

Simisola Shittu, una de las grandes decepciones del Draft 2019 | Vanderbilt University

Simisola Shittu (PF, Freshman, Vanderbilt)

Llegaba a la temporada 2018-19 como una de las grandes promesas del baloncesto canadiense. En una clase cargada de interiores, Simisola Shittu se proyectaba como uno de los mejores ala-pívots del Draft 2019. Al inicio las sensaciones eran positivas, la segunda espada de Darius Garland aprovechaba la influencia que generaba para trabajar él mismo. 

Sin embargo, la lesión de su compañero provocaría un punto de inflexión. Tocaba ser la nueva referencia y liderar al equipo hacia el March Madness, pues las expectativas eran bastante altas. ¿El resultado? Vanderbilt se ha convertido en el primer equipo en 65 años que no consigue ninguna victoria en el calendario de conferencia de la SEC. 

Aunque los fracasos sean siempre colectivos, Simisola Shittu ha sido una parte importante del mismo. Conforme llegaron las derrotas empezó a mostrarse irregular, a desaparecer durante ciertos tramos de partido y a no ejercer como el líder que debía ser. Sin Garland las defensas se cerraban más y un interior que trabaja principalmente el aro, con bote, vio como su falta de tiro exterior le condenaba a la frustración. 

Lo que parecía un pick de lotería o incluso top 10, acabará, muy probablemente, como un jugador que tenga que volver un año más a la universidad para hacerse un hueco en la mejor liga del mundo. Si se presenta, sería undrafted o una segunda ronda como mucho. 

 

Caleb Martin (SG, Senior, Nevada)

Nevada no ha conseguido consolidarse como esa gran aspirante del que se hablaba a principios de temporada. Están haciendo una temporada sensacional, siendo co-líderes de la Mountain West junto a Utah State y con solo tres derrotas en 31 partidos. Sin embargo,  nivel individual, no han conseguido demostrar tanto. 

Caleb Martin empezaba la temporada como un prospect de primera ronda. Un escolta-alero anotador, que podía tener un rol de microondas desde el banquillo para cualquier equipo que lo quisiera en el Draft 2019. El problema es que, más allá de anotar, no ha demostrado que pueda hacer mucho y la eficiencia no ha sido precisamente una virtud. 

Ha empeorado sus porcentajes en todos los registros y su selección de tiro se ha mostrado, como mínimo cuestionable. Es un jugador talentoso y una segunda ronda podría no ser una sorpresa, más aún con un buen March Madness, pero transmite más sensaciones como jugador de D-League que busca hacerse un hueco que de jugador NBA. 

Quentin Grimes, decepción mayúscula en el Draft 2019.

Quentin Grimes, decepción mayúscula en el Draft 2019. Foto vía Twitter: @KUHoops

Quentin Grimes (SG, Freshman, Kansas)

La irregularidad mató al jugador de Kansas. El que llegaba como un top 10 de la camada no ha conseguido establecerse como uno de los líderes de los Jayhawks en un año en el que el título era una aspiración real. Su gran inicio ante Michigan State nos hacía presagiar un buen futuro, pudiendo ejercer como un tirador de élite en un equipo que necesitara de jugadores off the ball. 

El tiempo nos quitó esa ilusión y volvimos a ver a un Quentin Grimes que despuntaba a ráfagas. Partidos muy malos con algunas exhibiciones, una combinación que generaba demasiadas dudas de cara al Draft 2019. Y todavía fue a peor con el calendario de conferencia, consiguiendo superar los 10 puntos en solo tres ocasiones. 

Podríamos hablar de Grimes como la gran decepción de este Draft 2019, pues se esperaba que fuera una pieza clave de un equipo que fue desmontándose con las lesión de Udoka Azubuike y la sanción a Silvio de Sousa. Ni quitando a jugadores con galones dentro del equipo, ha podido ser lo que se esperaba de él. Solo un milagro en el March Madness podría devolverle a las aguas del Draft. En caso contrario, un año más en la universidad es prácticamente una obligación. 

 

Eric Paschall (PF, Senior, Villanova)

Los Wildcats se coronaron como campeones el año pasado tras dominar la NCAA. Partido a partido demostraron que fueron el mejor equipo y eso provocó las salidas de sus pilares: Jalen Brunson, Donte DiVincenzo, Mikal Bridges y Omari Spellman, pusieron rumbo al Draft de la NBA. Así pues, Eric Paschall se quedó en Villanova y las expectativas eran altas, debía ser el líder. 

Los mocks lo situaban en la primera ronda del Draft 2019, mayoritariamente entre el 20 y el 30. Un ala-pívot que podía jugar abierto, atacar espacios, trabajar en defensa, parecía un jugador que sí o sí tenía que llegar a un equipo competitivo.

Sin embargo, empezó a demostrar que podía ser poco más que un glue guy. Villanova jugaba por una parte y Eric Paschall por otra, generando unas dudas respecto a su futuro NBA que acabaría pagando. A día de hoy es casi imposible verlo en un mock de primera ronda y los que apuestan por él en segunda, lo hacen para la segunda mitad de la misma. Un gran ejemplo de cómo desaprovechar los tiempos puede suponer una diferencia importante en tu futuro profesional. 

 

Kentucky Wildcats, un caso aparte

Los Wildcats son un equipo que siempre va de menos a más, se construye con el tiempo y en marzo siempre acaba dando guerra. Es parte de la esencia del One and Done de John Calipari. Sin embargo, este año hemos tenido auténticas decepciones en Kentucky y han tenido que ser los veteranos los que tiren de un carro que normalmente es empujado por la sangre joven. 

Una de las grandes decepciones ha sido la de Immanuel Quickley. El base pasó por las categorías inferiores de USA a buen nivel y hasta la reclasificación de Ashton Hagans, apuntaba a ser el base titular de Kentucky. Comenzó la temporada como tal, pero la falta de agresividad y una sobriedad excesiva en su juego, lo relegaron al banquillo. 

Otro jugador que está siendo suplente pese al potencial que se le atisba es E.J Montgomery. El jugador llegó a Kentucky tras romper su compromiso con Auburn y, hasta la llegada de Reid Travis vía transfer, apuntaba a ser una de las referencias por dentro. Rol de sexto hombre, pero poco impacto, diluyéndose durante la temporada. Un jugador que apuntaba a top 20 del Draft, deberá esperar un año más para dar el salto, pues a día de hoy no tiene asegurado ni ser drafteado. 

Y para acabar con los Wildcats, otra gran decepción, Nick Richards. Tras un año de aprendizaje en los Wildcats, su temporada sophomore apuntaba a esperanzadora. Buenas sensaciones durante la pretemporada y un perfil físico que podía causar estragos en la SEC. Sin embargo, su falta de rendimiento en pista y el buen hacer de Reid Travis y P.J Washington, le han vuelto a condenar al ostracismo. Recuerda mucho a Marcus Lee, jugador que tuvo que salir de los Wildcats rumbo a California cuando ya estaba todo perdido para él. 

Comentarios

Más en Draft NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This