Conecta con nosotros

Mercado

DeAndre Jordan podría ser el pívot para Luka Doncic

El pívot tiene dudas sobre su futuro mientras los Mavs vuelven a emerger como candidato principal para ficharle.

Clippers deandre jordan

El futuro de DeAndre Jordan, ante su segundo culebrón con los mismos protagonistas.

En los próximos días, DeAndre Jordan tiene que tomar una importante decisión con respecto a su carrera. Más concretamente, el viernes tendrá que decidir si hacer efectiva la “Player Option” de 24.1 millones que tiene con Los Angeles Clippers para la próxima temporada 2018-19.

Se abren varios caminos al pívot de los californianos, ya sea vistiendo al menos una temporada más la camiseta de los Clippers, facilitando un traspaso para que el equipo no se quede de vacío, o simplemente optando por cambiar de aires este mismo verano como agente libre.

 

Dallas Mavericks entra en escena de nuevo

Todo el que lleve siguiendo la NBA los últimos años, tiene que recordar el caso DeAndre Jordan y Dallas Mavericks en el verano de 2015. El pívot era agente libre, viajaba a Dallas, dónde ya posaba en instantáneas con Mark Cuban y Rick Carlisle, los que iban a ser su jefe y su entrenador, pero un giro inesperado en ese momento, con lluvia de emoticonos y viajes express de los que eran sus compañeros en Los Angeles, hizo que el pívot acabase firmando un nuevo contrato con los Clippers.

Tres años después, los nombres de los Mavs y de Jordan vuelven a unirse, al menos en la rumorología. El pívot podría recalar en un equipo que va tomando forma de futuro con la buena entrada en la NBA de Dennis Smith Jr. la pasada campaña y la llegada del que es posiblemente el mejor jugador de la nueva camada de rookies, Luka Doncic.

Los texanos carecen de una referencia interior de garantías tras el (nuevo) fracaso de Nerlens Noel, y DeAndre Jordan podría ser el candidato para coger esos galones. Ahora faltaría ver si DeAndre quiere “arreglar” el estropicio que dejó en Dallas en 2015 y decide tomar la agencia libre, probablemente perdiendo dinero, ya que parece complicado que consiga otro contrato rondando esos 24 millones por temporada. Además, haciendo que los Mavs no tengan que dar nada a cambio para hacerse con sus servicios.

 

DeAndre Jordan y un posible «sign and trade»

Los caminos de DeAndre y los Clippers parecen condenados a separarse, lo antes posible. La franquicia está en una clara reconstrucción y en ella quiere (y debe) apostar por la juventud como bandera. No es que Jordan esté en el declive de su carrera, aún tiene 29 años (cumplirá 30 este mismo verano), pero los angelinos quieren apostar por jugadores más jóvenes.

La opción del “sign and trade” ha cogido fuerza en las últimas horas, según ha podido informar Marc Stein. De esta forma, DeAndre Jordan no dejaría la franquicia en la que ha jugado 10 años sin que llegase nada a cambio. Sería una forma de agradecer a la que ha sido su franquicia NBA toda la confianza que han depositado en él desde el principio y que el equipo que le quiera (seguimos con Dallas) tenga que negociar y traspasar algo a cambio a un equipo que sigue buscando piezas para su futuro.

 

Seguir y salir al mercado dentro de un año

La otra opción para DeAndre es ejercer esa “Player Option”, cobrar los 24.1 millones que le quedan en el contrato, y seguir en los Clippers la temporada 2018-19.

De esta forma, DeAndre podría revalorizarse, o devaluarse, en la próxima temporada y salir al mercado en la agencia libre del verano de 2019, pudiendo tantear y elegir su futuro pero dentro de un año. En los californianos seguiría siendo la referencia en la pintura, con Boban Marjanovic esperando su oportunidad desde el banquillo.

 


 

Sea como fuere, DeAndre Jordan tiene hasta el viernes para tomar “la decisión”, pero su etapa como jugador de los Clippers parece estar llegando a su final. Los Dallas Mavericks esperan, aunque después de lo visto en 2015, cualquier cosa puede pasar con los protagonistas de esta historia de un efímero amor de verano que acabó con el corazón texano roto, pero que dejó huella y que podría convertirse finalmente en un matrimonio. Parecen condenados a entenderse.

El traspaso entre Gortat y Rivers cambia el panorama radicalmente para el pívot, o mejor dicho lo deja visto para sentencia. No tiene espacio ya en un equipo abocado a la reconstrucción, así que sea cual sea el camino que tomen franquicia y jugador, este no empezará la temporada vestido con la camiseta de los Clippers. El divorcio, aunque amistoso, es evidente. Toca buscar nuevo hogar.

Foto: Scott Daniel Cooper / starting5online.com

Comentarios

Más en Mercado

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This