Conecta con nosotros

Draft NBA

Darius Bazley quiere marcar el rumbo: del instituto a G-League

Tras romper su compromiso con Syracuse puede marcar un precedente.

La NCAA siempre ha sido una liga controvertida. Mucho se ha hablado durante los años de la necesidad de pagar a los jugadores por la cantidad de dinero que generan. Es por esto que, recientemente, ha comenzado a surgir un pensamiento entre los jóvenes prospects de High School: usar otros medios para acudir a la NBA. Esta vez, Darius Bazley, podría sentar un precedente yendo a la G-League.

 

¿Cuáles son las vías para llegar a la NBA?

Es bien sabido que la NCAA no es la única forma de llegar a la mejor liga del mundo. Sin embargo, es cierto que la competición universitaria es el mayor escaparate que todo prospect puede tener, pues supone una etapa de formación técnica y táctica que en otros lados pudieran no tener.

Pese a ello existen jugadores que optan por diferentes vías. Un ejemplo muy claro es Brandon Jennings, el cual hizo las maletas rumbo a Italia en vez de acudir a la universidad. Otras alternativas han sido China, con Emmanuel Mudiay como máximo exponente, y Australia, la cual está dispuesta a convertirse en una alternativa muy seria para los jóvenes.

Sin embargo, ningún jugador había optado directamente por la G-League (anteriormente denominada D-League) nada más salir del instituto. Los dos jugadores más conocidos que pasaron por ella antes del Draft fueron casos totalmente diferentes.

En primer lugar, P.J Hairston, acudió a esta liga (Texas Legends) tras salir mal parado en North Carolina. En segundo lugar, Thanasis Antetokounmpo, hermano de Giannis Antetokounmpo, escogió la G-League (Delaware 87ers) como vía de acceso tras iniciar su carrera en Grecia.

 

Darius Bazley entrenando en el McDonald's All American

247 Sports

Darius Bazley y una historia de baches

Este interesante alero ha sufrido un ciclo de lo más turbulento, repleto de pasos en falso y cambios de decisiones. Darius Bazley es un jugador que ha pasado por diferentes institutos y equipos del circuito AAU, lo que marca ya de por sí cierta inestabilidad. Pero esto no es todo, su proceso de recruit también ha estado repleto de cambios.

En agosto 2016 se comprometió a jugar con Ohio State, pero tras los problemas con el banquillo de los Buckeyes y algunas dudas del jugador decidió romper este compromiso en abril de 2017 y volver a abrir su proceso de reclutamiento. De este modo llegarían ofertas de Florida, Maryland, Louisville y la que finalmente sería su universidad: Syracuse.

Los Orange se habían hecho con uno de los diez mejores jugadores de su clase, que acabaría jugando el McDonald’s All American 2018. Sin embargo, tras este partido tomó una decisión muy importante: romper su compromiso y acudir a la G-League. Puede parecer una decisión arriesgada pero el jugador lo tiene claro.

“Alguien debe prender la mecha y creo que yo voy a hacerlo.”

Declaraciones valientes las de un Darius Bazley que, tras lo mostrado en su etapa anterior al profesionalismo, parecía que necesitaba de uno a dos años en el baloncesto universitario para mejorar física, táctica y técnicamente.

 

¿Qué le ofrece la G-League?

En una liga en la que la mayoría de los jugadores pretenden conseguir un contrato NBA, parece complicado recibir toda la formación que necesitaría Darius Bazley. Sin embargo, jugar con profesionales puede ser muy positivo para el exjugador de Syracuse, teniendo un ritmo de partidos mucho mayor y compartiendo pista con jugadores que han tenido minutos en la NBA.

Otro de los aspectos clave para Darius Bazley será su desarrollo físico, el cual será mucho mayor que si estuviera en la NCAA, pues contará con una serie de profesionales e instalaciones dignas de un equipo afiliado a la NBA.

Pero por encima de todo, lo que más puede interesar a este interesante alero, es cómo puede afectar a su stock. ¿Cuáles han sido los resultados hasta el momento? P.J Hairston consiguió ser primera ronda en 2014, concretamente un pick 26 que fue a parar a Charlotte Hornets tras un trade con Miami Heat, pero Thanasis Antetokounmpo no tuvo la misma suerte, siendo un pick 51 ese mismo año, elegido por New York Knics.

Darius Bazley llega a la G-League con un cartel mayor que el de ambos jugadores, sin problemas extradeportivos y mucho que ofrecer. Este movimiento, además, puede marcar un antes y un después en el proceso de reclutamiento y las bases de la NCAA. De este modo la expectación será máxima y el seguimiento que debería seguir será mayor de lo habitual. ¿Estará a la altura?

Comentarios

Más en Draft NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This