Conecta con nosotros

Mercado

Danilo Gallinari, con el futuro muy difuso

Danilo Gallinari tiene muchas opciones de salir de los Nuggets y hay varios equipos en los que podría recalar.

Howcheng (CC) (modificado por Alex Güell)

Ya es de dominio público que Danilo Gallinari, sin duda alguna uno de los miembros más importantes en el pasado reciente de los Denver Nuggets, no tiene del todo claro su continuidad en la franquicia de Colorado. Pese a llevar todo el año diciendo que a él le encanta la ciudad y que se siente cómodo en este proyecto, las tornas han cambiado, y el alero italiano tiene en mente cambiar de aires.

La primera medida que tomó fue rechazar la “player option” que tenía, que implicaba su estancia en el equipo por un año más, cobrando unos 16 millones de dólares, cifra similar a la de los últimos años. A partir de ese momento, los rumores sobre su futuro, que ahora mismo es incierto, se han disparado, colocándole en varias franquicias interesadas en la contratación de un alero de perfil anotador. Está ante la oportunidad de firmar el mejor contrato de su carrera, y seguro que, fiche por quien fiche, se embolsará una cantidad que oscile entre los 20 y los 25 millones de dólares anuales. La cuestión ahora es dilucidar qué franquicia puede ofrecerle las condiciones que él busca.

 

Posibles destinos

La permanencia en Colorado sigue siendo posible, aunque ya ha asegurado que no es su primera opción, sino que está igualada con otras posibilidades que está barajando. El italiano conoce la franquicia, y el núcleo seguirá siendo el mismo que el de esta temporada, por lo que el proyecto podría seguir evolucionando a buen ritmo. Los Nuggets son el único equipo que puede firmar al alero por cinco años, frente a los cuatro que podrían otros equipos. Aun así, es obvio que Gallinari no confía al 100 por cien en que este equipo pueda pelear a corto o medio plazo con las potencias de la Conferencia Oeste, y él quiere llegar lejos en “Playoffs”. Además, en 2018 finalizan contrato Nikola Jokic y Gary Harris, piezas angulares del proyecto, y darle a Danilo Gallinari 24 o 25 millones podría atar las manos de la directiva a la hora de renovar a activos más importantes o de atraer una verdadera estrella, y, por ejemplo, Chris Paul anunció que los Nuggets son uno de los equipos con los que planea reunirse este verano.

El rival más directo de los Cleveland Cavaliers en el Este, los Boston Celtics, son otro de los equipos en los que puede recalar Gallinari, aunque depende mucho de lo que pase en el Draft, donde tienen la opción de elegir a Tatum, que puede realizar las mismas funciones que el alero en el apartado anotador, y en la agencia libre, donde Gordon Hayward es el principal objetivo de la franquicia de Massachusetts. Necesitan un perfil anotador, y Danilo Gallinari podría ayudar mucho en ese aspecto, ya que en los pasados Playoffs la capacidad de anotación se vio muy afectada negativamente con la baja de Isaiah Thomas.

En Florida también esperan poder hacerse con los servicios del alero italiano, ya que ambos equipos han demostrado interés en su contratación. En Miami, buscan volver a la élite de la Conferencia Este, y seguro que Gallinari es un objetivo viable para Pat Riley, especialmente si Gordon Hayward, seguramente el único alero entre los agentes libres que supera a Danilo Gallinari en calidad como jugador, acaba en otra franquicia. El otro equipo del soleado estado de Florida también estaría interesado, como se vio en la famosa pizarra que se filtró por error, en la que se veían los objetivos de Orlando Magic para este verano. Aquí, Gallo sería uno de los jugadores claves, y una de las principales opciones de ataque, con un posible estatus de estrella que parece haber perdido definitivamente en los Nuggets, donde lleva jugando desde 2011.

Otro destino posible sería Los Angeles Clippers, que llevan tiempo buscando un alero de perfil eminentemente ofensivo, algo que concuerda con las características de Danilo Gallinari. Hay que tener en cuenta que el fracaso del proyecto a la hora de plantar cara a los equipos más poderosos de su conferencia hace que el futuro de las estrellas de la franquicia, Blake Griffin y Chris Paul, sea verdaderamente un misterio, y su marcha, pese a ser la posible clave para la llegada del alero italiano, sobre todo en temas de salario, también podría provocar un giro de 180 grados en el rumbo de la franquicia angelina, dejando un panorama muy distinto al que hay en la actualidad.

Como últimas posibilidades estarían los equipos cuyos aleros, que resultan ser los respectivos mejores jugadores de cada equipo, como son Paul George en Indiana Pacers o Gordon Hayward con Utah Jazz. Si finalmente buscan nuevos destinos, podrían intentar la contratación del alero italiano, que, aunque en un escalón inferior a los mencionados, puede servir perfectamente para mantener cierta continuidad en las susodichas franquicias.

 

Impacto en Denver

Si finalmente abandona la franquicia de los Nuggets en busca de otros proyectos, la situación en el Pepsi Center sería la de transición, ya que se marcharía uno de los referentes de los últimos seis años, y la batuta de mando sería asumida de manera inamovible por los jóvenes talentos, con Nikola Jokic y Gary Harris como estandartes. El espacio salarial que deja puede ser la clave para poder firmar a una estrella de más calibre que permita soñar con estar en la pelea con San Antonio Spurs o Houston Rockets para ser los aspirantes a arrebatar el trono a los todopoderosos Golden State Warriors, o, en caso de que salga mal y, además de no volver a firmar al italiano, no se cubra su hueco con algún jugador de cierto renombre, quedarse sin un referente ofensivo y en el vestuario, esperando a una evolución acelerada de los miembros con menos experiencia de la plantilla para subsanar ese problema, como podría ser el caso de Juancho Hernangómez o Malik Beasley.

El mayor afectado por una hipotética marcha de Danilo Gallinari sería Wilson Chandler, que pasaría a ser una referencia dentro y fuera del campo, si finalmente no se marcha. El estadounidense estuvo involucrado en rumores de traspaso en febrero hasta el último momento, y mostró su descontento con su situación en el equipo en reiteradas ocasiones, pero pasar a ser el alero titular de forma indefinida podría suponer la motivación que necesita para quedarse y ser un líder. En el apartado ofensivo, Chandler no es tan versátil como Gallo, y tiene un estilo de juego más alocado. También es más capaz de crear su propio tiro, sin depender tanto del “catch and shoot”, y estando motivado es un jugador que puede realizar grandes actuaciones. En el apartado defensivo se ve la gran diferencia entre ambos, y es que Wilson Chandler tiene más aptitudes físicas y, sobre todo, más actitud, lo que le convierten en un alero mucho más completo que el italiano, pudiendo ser una jugada maestra de cara al futuro de los Denver Nuggets.

Comentarios

Más en Mercado

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This