Conecta con nosotros

NBA

Dallas Mavericks, ¿equipo para soñar con Playoffs?

Los texanos se han reforzado, pero el precio a pagar por alcanzar la postemporada es uno muy alto.

Clippers deandre jordan

DeAndre Jordan es la figura que puede revolucionar las opciones de Dallas Mavericks.

Tras el largo verano que cada año nos deja la NBA, la temporada 2018-19 se encuentra ya a una distancia no demasiado perjudicial para nuestra salud. Los últimos meses nos han obsequiado con expectativas verdaderamente altas respecto a equipos como Los Angeles Lakers de LeBron, o los Boston Celtics y su estelar quinteto ya con la presencia de Irving y Hayward. Aunque si ampliamos un tanto más el espectro de observación… encontramos a Dallas Mavericks.

El conjunto de Texas, que se confirmó como uno de los peores equipos que nos había dejado la pasada temporada, ha sufrido un completo lavado de cara que, lógicamente, hace cambiar toda predicción con respecto a ellos. Pese a que no es posible considerar que se trate ahora de un equipo referencia en la Conferencia Oeste, ¿es descabellado tratar la posibilidad de que tengan ciertos números para alcanzar la postemporada?

 

Un pasito atrás, un gran paso adelante

Dallas Mavericks

Dirk Nowitzki se prepara para dar un claro paso atrás. Scott Ripley Flickr

Pese al ‘incidente’ que tuviera lugar entre DeAndre Jordan y precisamente Dallas Mavericks durante el período de moratoria de hace tres años, interior y franquicia alcanzaron finalmente un acuerdo durante este mismo verano. El que fuera hasta la fecha el pívot referencia de Los Angeles Clippers abandonaba el conjunto y dejaba atrás definitivamente la etapa de Big-Three que se formara con Blake Griffin y Chris Paul, ambos también fuera de la misma.

La firma de DeAndre Jordan con Dallas Mavericks implica que la posición de cinco titular tiene nuevo dueño y eso, al mismo tiempo, provoca que la legendaria figura de Dirk Nowitzki deba afrontar el que se espera sea su último año como profesional saliendo desde el banquillo. Harrison Barnes, como ya hiciera la pasada campaña, deberá ocupar la posición de cuatro ante la nueva versatilidad de la NBA, pasando así a formar pareja con el mencionado DeAndre Jordan.

Esta decisión técnica tendrá múltiples implicaciones, pero dos de ellas deberían repercutir de manera directa a nivel de rebote y defensa para con Dallas Mavericks. El conjunto texano estuvo entre los cinco peores equipos reboteadores de la liga durante la pasada campaña, mientras que ahora cuentan con un hombre capaz de bajar hasta 15 balones por partido él solo. De igual forma, pese a que los puntos permitidos al rival no se situaron en el ámbito negativo, Dallas contó con uno de los ritmos de juego más lentos, así que de haber aumentado las posesiones la situación podría haber cambiado de forma notable.

 

El novato ‘veterano’ y la promesa

Dallas Mavericks

Luka Doncic deberá demostrar que su fama europea son más que palabras. Javier Mendia García (CC)

Dennis Smith Jr. tiene aún mucho que pulir en su juego, pero el número nueve del Draft 2017 demostró que en Dallas tienen suficientes motivos como para mirar hacia el futuro con esperanza. El explosivo base dejó ciertos detalles de gran calidad a lo largo de la temporada, y para todavía mayor positividad Dirk Nowitzki mencionó recientemente que se le veía incluso mejor a nivel físico que la pasada temporada. Las esperanzas de Dallas pasan, en gran medida, por la habilidad del base para dar un notable salto en su segunda temporada.

A su lado precisamente encontramos una figura de la cual se espera un impacto más temprano que tarde, y esa es la de Luka Doncic. La ya histórica presencia europea del exjugador de Real Madrid ha recibido increíbles halagos de nombres como el de Jonathan Givony, la referencia mundial a nivel de Draft. Si bien es cierto que pedir que desde el primer año Doncic se convierta en una pieza clave para un conjunto que aspira a resurgir puede verse como algo un tanto injusto, la realidad es que sus múltiples temporadas compitiendo al máximo nivel europeo imposibilitan tener unas expectativas más bajas que estas.

Como es de esperar, Dallas Mavericks sueña con que las figuras de sus dos grandes promesas puedan coexistir, aunque para ello serán necesarios ciertos ajustes. Por parte de Luka Doncic, el cual brilla como principal generador, necesitará seguir puliendo su lanzamiento exterior por tal de adaptarse a los requerimientos de la NBA moderna. Dennis Smith Jr., por otro lado, deberá rebajar ligeramente su USG%, pues el 28.9 que lució en su temporada de novato supera con creces, por ejemplo, al 22.6 de la primera temporada de Derrick Rose e incluso al 27.2 de su segunda, donde su explosión al estrellato comenzaba a ser más palpable. Para ello será especialmente necesario que apueste por un mayor uso de situaciones de Catch&Shoot, aunque afortunadamente y pese a su baja frecuencia, se mostró acertado en este rol el pasado año (mejor marca en T3, con un 37% de precisión).

 

La dura competencia del Oeste

LeBron James provocará que la lucha por los Playoffs sea una aún más dura. Guillermo Mayol (The Wing)

Dallas Mavericks puede haber mejorado su juego interior con la adquisición de DeAndre Jordan. Dallas Mavericks puede haber mejorado su juego general con el añadido de la considerada como mayor perla de la historia en el baloncesto europeo. Dallas Mavericks, no obstante, no puede controlar el inmenso talento que alberga la Conferencia Oeste, una que año a año se muestra sobradamente como la más feroz de las dos líneas competitivas.

En caso de que no fuera suficiente contar con los monstruos en los que se convirtieron Houston Rockets y Golden State Warriors, LeBron James decidió que era momento de dar alas a Los Angeles Lakers. Esto, lógicamente, supone un nuevo rival directo para la lucha por los Playoffs. A los mencionados hay que sumarles, claro está, los siempre presentes San Antonio Spurs incluso tras el intercambio DeRozan-Leonard, o la figura de franquicias que sorprendieron muy positivamente como Utah Jazz, hallando su estrella perdida en Donovan Mitchell.

New Orleans Pelicans, Denver Nuggets, Minnesota Timberwolves, Portland Trail Blazers… en este punto, todo conjunto a excepción de Phoenix Suns y Sacramento Kings puede parecer un legítimo candidato a luchar por la postemporada, y eso no es bueno para Dallas Mavericks. El conjunto de Rick Carlisle posiblemente ande con las ilusiones más altas en mucho tiempo a día de hoy, pero por desgracia para ellos la luchar por los Playoffs apunta a depender más de agentes externos que no de sus propios esfuerzos.

 


En conclusión, queda claro que Dallas Mavericks y sus aficionados tienen motivos para pensar en positivo con respecto al futuro y presente de la franquicia, pero siempre con cautela. El conjunto competirá, de eso no hay duda, sobre todo si tenemos en cuenta que, como se ha mencionado, este año apunta a ser el último de Dirk Nowitzki. Los resultados competitivos serán una de las grandes prioridades y es posible que de encontrarse en la Conferencia Este su plaza para Playoffs fuera algo más clara, pero no es el caso. Aun así, nos encontramos ante un conjunto cuya temporada valdrá mucho la pena seguir de cerca.

 

Foto: Scott Daniel Cooper / starting5online.com

Datos extraídos de BasketballReference y NBA.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This