Conecta con nosotros

NBA

Los Clippers del ‘small ball’: Gallinari jugará de pívot

Analizamos los pros y contras del nuevo rol del italiano. ¿Lo aprovechará como oportunidad para brillar?

Danilo Gallinari - Africa

Nuevos tiempos en Los Angeles, esta vez sin tener que nombrar a LeBron y compañía. Los Clippers también se encuentran en una situación de total remodelación ante el punto y final de su más reciente historia, aquel equipo ya extinto en el que Chris Paul, Blake Griffin y Deandre Jordan quedaron a las puertas de ser un ‘Big Three’ de élite.

Ha sido con el adiós de este último con el que el libro se ha cerrado definitivamente y Doc Rivers, autor del mismo, se embarca en una nueva historia que acaba de empezar con un giro de acontecimientos realmente inesperado: el rol de Danilo Gallinari.

Los antiguos Clippers: Chris Paul y Deandre Jordan

Keith Allison (CC)

La salida de DJ a Dallas dejó a la franquicia angelina sin jugadores de élite contrastada. En contra, la casi desaparición del mapa en el salvaje Oeste; a favor, ningún tipo de presión para la plantilla, un grupo de jugadores que no generan especial ilusión pero que darán mucha guerra, y eso pasa por encontrar la fórmula idónea con los ingredientes que tienes.

En una temporada entendida como de transición para los Clippers, cuyo nombre se vincula más al próximo mercado de agentes libres que a este curso en sí, es labor de su entrenador la de optimizar sus recursos al máximo nivel para conseguir dar la cara cada noche. Esos recursos aparecen en forma de exteriores con mucho talento y capacidad defensiva y aleros polivalentes. Con la cantidad justa, la fórmula puede dar mucho de sí.

Comenzando por el puesto de base, las esperanzas están puestas en que su rookie, Shai Gilgeous-Alexander, se desarrolle al máximo esta temporada donde tendrá margen para equivocarse y crecer mejor que en ningún otro lugar. De perfil defensivo, el canadiense tendrá como mentor a un perro de presa como Patrick Beverley, uno de los bases más incómodos de tener enfrente. A su otro lado, la magia y el desparpajo de Milos Teodosic, cuya conjunción con los dos anteriores se convierte, sin hacer apenas ruido, en un cóctel que genera cuanto menos curiosidad por ver cómo funciona.

Gilgeous-Alexander, Los Angeles Clippers

FanRag Sports

En las alas comienza el verdadero cambio que Doc Rivers planea para estos nuevos Clippers. La gran temporada de Lou Williams no pasa desapercibida y formará parte del ‘backcourt’ principal, en cuanto a su posible -y siempre fructífera- salida desde el banquillo y su obvia alineación en los momentos calientes de los partidos. Avery Bradley vive otra realidad muy distinta. El ex de los Pistons afronta su primera temporada al completo en la franquicia tras tan solo seis partidos disputados el pasado año, donde su entrenador dejó entrever que su participación en la rotación es muy importante (27 minutos por encuentro). Y es aquí donde se plantea el primer “problema”. ¿Tiene hueco Bradley en el quinteto? Rivers piensa que sí.

Con la sobrecarga de bases de calidad y sus diferentes perfiles, la posición de escolta queda algo saturada. Sabiendo de la importancia de Lou Williams y el talento contrastado del propio Bradley, el problema de la rotación no solo se resolverá con el papel de líder de banquillo que siempre ha llevado tan bien el actual Sexto Hombre del Año. Tal como afirmó el entrenador de la franquicia, Bradley jugará muchos minutos como alero, saneando así la reducción de minutos como ‘2’ y dándole la importancia que merece en la plantilla. Pero como si de un efecto dominó se tratara, si mueves una ficha, otras también acaban haciéndolo. Con la idea de tres “bajitos” en las posiciones exteriores, se plantean dos variantes a analizar.

Un ‘center’ y cuatro exteriores

Esta alternativa es la que automáticamente pensamos si le echamos una ojeada al ‘roster’ de los Clippers. La posición de pívot está bien cubierta por Marcin Gortat y Boban Marjanovic, dos jugadores de gran envergadura que se encargarían de ocupar la zona al completo y de pelearse contra el ‘frontcourt’ rival. El polaco aprovecharía esta vertiente del juego gracias a su buen hacer con los pies en el poste; Marjanovic, quizás con menos aptitudes individuales -sí existentes- que su homólogo, sacaría ventaja de su altura y ocupación del espacio y viviría cómodamente gracias al rebote.

Marcin Gortat ficha por Los Angeles Clippers

Keith Allison (CC)

A su alrededor, contamos con la premisa de los tres pequeños a la que añadimos un ‘4’ abierto, posición en la que se desenvuelve a las mil maravillas Tobias Harris, probablemente el jugador franquicia de estos Clippers actualmente. Sus 19 puntos y 6 rebotes de media la pasada temporada le valieron para ser casi All Star, cumpliendo con creces la papeleta de sustituir a Blake Griffin al mando del equipo. En el banco estaría Danilo Gallinari, cuyo talento no encontraría espacio de importancia en este planteamiento, limitado a cubrir minutos como ala-pívot o bien desplazándose al ‘3’ cuando se busquen quintetos más altos. Hoy en día, tal como avanza el baloncesto, esta opción no pinta bien para el italiano.

 

El ‘Plan Gallinari’ de los Clippers

En vista de que el rendimiento de Harris ha sido muy bueno, resulta complicado que Doc Rivers decida cambiar su actual situación si ya ha tenido éxito. Malas noticias para Gallinari, que se ha visto obligado a coexistir con el ex de Pistons dejando una sensación de poco provecho de sus cualidades. Es aquí donde el entrenador hará su jugada maestra y tratará de que su equipo se adapte al cada vez más común ‘small-ball’. Y toda esta propuesta gira en base al italiano, que sería alineado como pívot. Parece una locura, pero para eso estamos en The Wing, para ir un paso más allá y analizar qué tiene de bueno y qué tiene de malo este novedoso planteamiento del cuerpo técnico de los Clippers.

Al imaginarnos esta idea, lo primero que aparece es la parte mala. ¿Gallinari de pívot? Suena mal, incluso a despropósito se le emparejamos con Andre Drummond, Deandre Jordan, Joel Embiid… Sin embargo, este plan no tiene por qué ser algo a utilizar durante los 48 minutos y contra todos los equipos. Ante este tipo de interiores, Gortat y Marjanovic partirán como baza principal. Pero este ‘small-ball’ puede ser un as en la manga muy interesante, donde sí es verdad que los de Rivers sufrirán mucho en el aspecto defensivo bajo el aro y tanto el italiano como Harris tendrán que ponerse las pilas con los rebotes si quieren que el plan salga bien. Respecto a los exteriores, sus similitudes físicas permiten cambios continuos entre ellos y versatilidad defensiva, con especialistas como Beverley y Bradley, y aprendices como Gilgeous-Alexander. En ese sentido, los Clippers van a ser muy duros de roer,

Ahora vamos con la parte buena. Son muchos los equipos que están optando por esta “alerización” del juego y alineando quintetos mucho más bajitos y versátiles, donde el concepto “positionless” está de moda: todos pueden ocupar muchos puestos. Sin ir más lejos, la intención de LeBron James de jugar como pívot en los Lakers o las declaraciones de Scott Brooks, técnico de Washington Wizards, sobre usar a Otto Porter como pívot en momentos puntuales (vía Washington Post). Por otro lado, jugadores como Al Horford, Anthony Davis, Draymond Green o Kevin Love son, sobre el papel, defendibles por Danilo Gallinari, en cuanto a movilidad y posición en cancha se refiere. El italiano puede hacerles frente tanto en el poste bajo como en la línea de tres, algo muy de agradecer en los sistemas actuales: que tu ‘5’ defienda en cualquier lado de la cancha. Al igual que en ataque, la presencia de alguien con muy buen tiro exterior obligará a los pívots rivales a salir de la zona constantemente y liberando espacio para que los pequeños penetren con buenas opciones de anotar. La tendencia al triple del italiano es notable y lo puede convertir en un arma muy peligrosa si no es bien cubierto por sus oponentes.

Otro aspecto a tener en cuenta es la motivación de ‘Gallo‘. Bajo este sistema, se dejará de lado ese solapamiento con Tobias Harris y les permitirá disputar muchos minutos juntos. Por fin, sus estadísticas no se pisotearán y buscarán el mejor de los resultados cada uno. El italiano podría superar los 30 minutos por noche si este plan fructifica. Doc Rivers ya apuntó en uno de sus entrenamientos que su quinteto inicial sería Beverley – Williams – Bradley – Harris – Gallinari (vía Jovan Buha), y así lo practicó en las siguientes sesiones, donde la idea está encaminada a la agresividad y a la salida de contraataque donde los cinco jugadores pueden conducir el balón en transición.

 


 

Esta novedosa idea para los nuevos Clippers no puede tapar las carencias de un equipo cuyo verdadero momento es el próximo verano, donde se encuentran entre los máximos aspirantes para hacerse con los servicios de Kawhi Leonard, además de seguir activos en la lucha por conseguir a Jimmy Butler en los próximos días. En la franquicia son conscientes de que están abiertos al mercado y que su éxito a largo plazo pasa por la elección del alero de los Raptors, pero a día de hoy, el equipo es el que es y con el carácter ganador de su entrenador encontrarán la manera más adecuada a sus características de pelear cada noche.

Lejos de estar en las quinielas de equipo de Playoffs, sí se espera que este equipo de mucha guerra y compita, más aún si el ‘Plan Gallinari’ sale bien y sorprende a más de uno en esta liga. Por lo pronto, figuran como una de las franquicias más llamativas de cara a la nueva temporada. Tiempo al tiempo.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This