Conecta con nosotros

Playoffs

Chris Paul pierde peso en el ataque de Houston ante los Warriors

El point-guard por excelencia juega sus primeras Finales de Conferencia y lo hace a un nivel bajísimo. ¿Qué le ocurre?

Uno de los mejores bases que jamás ha conocido el baloncesto tenía una gran laguna en su currículum. Chris Paul nunca había disputado unas Finales de Conferencia y ante Utah Jazz, en su mejor oportunidad de alcanzarlas, vimos un juego exquisito por parte del playmaker.

Tanto es así que fulminó a los mormones con 41 puntos, 10 asistencias y 7 rebotes. Ahora, con los Warriors enfrente, la historia es bien distinta.

 

Chris Paul vive más apartado del balón

Mike D’Antoni ha expresado en más de una ocasión lo que siente por James Harden y Chris Paul. Dos jugadores que le han permitido perfeccionar sus ideas ofensivas sobre el baloncesto y que le llevan a pensar, como declaró recientemente a ESPN, que hubiese hecho tirar más a Steve Nash en su día de comprender bien el baloncesto.

El motor de la ofensiva de Houston nace de las manos de Harden y Paul. Se intercambian el rol de generador para romper en el uno contra uno -dónde rara vez no encontrarán superioridad tras un bloqueo- y desde ahí distribuir o anotar. Pero, ¿qué pasa con Chris Paul en las Finales de Conferencia?

Las estadísticas muestran lo que en los partidos es evidente: Chris Paul tiene menos peso en la generación y menos tiros en ataque. En la serie contra Utah fue básico para tomar el mando de Houston cuando Harden descansaba o no conseguía puntos, por lo que tomaremos esta serie como referencia.

El ataque de D’Antoni en estos Rockets es característico por la cantidad de tiempo que tienen el balón Harden y Paul, básicamente todo el rato. Pero en esta serie, y a diferencia del enfrentamiento contra Utah Jazz, CP3 tiene menos tiempo de posesión.

Lo mismo ocurre con los lanzamientos, donde en Semifinales de Conferencia se marchaba a los 19 intentos con un 48’4% en tiro y ahora se queda en 15’7 y un escaso 40’4%.

Todo ello para 17’3 puntos (¡en 15’7 tiros!), 8’3 rebotes, 4’3 asistencias y 2 pérdidas por partido, además de un 25% en triples. Cualquiera diría que esta es la línea estadística de Chris Paul en Finales de Conferencia.

 

¿Qué le ocurre a Paul?

Algunos hablan de que Chris Paul pueda estar lesionado y que, por eso, no consigue alcanzar su mejor nivel. Sin duda sentirá molestias, pero al igual que prácticamente cualquier jugador a estas alturas de temporada, y viene de realizar una de las mejores noches de su carrera.

En ataque le vemos desaparecido, aunque al menos en defensa deja huella. Está muy activo y sin miedo de defender, por ejemplo, al indefendible (sí, Kevin Durant). De hecho, en el Game 3, algunos le acusan de pasividad o cierta lentitud a la hora de defender a Curry en su mágico tercer cuarto -cierto es que tuvo algunas desconexiones impropias- pero su nivel atrás roza la excelencia, más cuando es ante estos Warriors.

 


 

La realidad es que la sensación que desprende Chris Paul desde el bote es diferente a la que desprendía contra Utah o contra Minnesota. De ser el organizador por excelencia, el control cerebral más clásico, a un dominio algo patoso e incluso desacertado en la toma de decisiones.

Si Chris Paul no está lesionado, ¿entonces qué le ocurre? Puede que sea decisión de Mike D’Antoni darle menos peso, al fin y al cabo en Houston tiene medido cada tiro y cada pase que dan al milímetro, pese a que sorprendería que fuese decisión de D’Antoni.

Sea por molestias o decisión técnica, Chris Paul pesa mucho menos de lo que debería en estas Finales de Conferencia, por muy buen trabajo que consiga en defensa. Es la primera vez que llega en su carrera hasta este punto y, de momento, no demuestra la categoría de jugador que siempre ha demostrado en los momentos decisivo.

Houston necesita al mejor Chris Paul si quiere tener opciones ante los Warriors. Sin él, el milagro es utopía.

Comentarios

Más en Playoffs

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This