Conecta con nosotros

Mercado

Chris Paul, un máximo y la incertidumbre de Clint Capela

El pívot suizo parece descontento con las ofertas de HOU y la QO entra en juego seriamente.

clint capela

Clint Capela, uno de los grandes caramelos de esta agencia libre, no encuentra la oferta que buscaba.

Clint Capela, el pívot suizo que se convirtió en la gran revelación de Houston Rockets, no parece haberse encontrado con el mercado NBA que deseaba. Todavía sin haber alcanzado un acuerdo ya sea con Houston Rockets u otro equipo, las primeras negociaciones para renovar con el equipo de ‘La Barba’ no parecen haber llegado a buen puerto.

La situación económica de Houston Rockets es considerablemente delicada, en especial tras el monstruoso contrato que firmaron a Chris Paul. El veterano base se llevó un buen puñado de millones de dólares, de entre los cuales unos cuantos debieron en realidad pertenecer al interior. Ahora, la postura entre ambas partes parece estar en un punto muerto, con la Qualifying Offer entrando seriamente en juego.

 

Unas negociaciones «decepcionantes»

El medio Sportando informó recientemente que el jugador y su equipo profesional encontraron como «decepcionante» la primera oferta presentada por Houston Rockets, que habría consistido en un 60×4. Tras conocerse la reacción del jugador, este recibió la llamada de múltiples equipos que le aseguraron la intención de ofrecerle un contrato por el máximo salarial para el próximo verano, lo cual nos traslada al siguiente punto.

Hasta 10 equipos distintos contarían con el suficiente espacio salarial para ofrecer un contrato máximo (vía Spotrac).

Aparentemente, el jugador estaría considerando la posibilidad de aceptar la Qualifying Offer. Pese a que esta a nivel económico dista bastante de sus expectativas económicas, permitiría la opción de contar con total libertad en el próximo verano. Al fin y al cabo, parece ser que muchos equipos no le han presentado acuerdos lucrativos por miedo a que Houston pueda igualar, algo que no ocurriría en la agencia libre de 2019.

Como era de esperar, Houston Rockets decidió apostar por el ‘win now’ al afrontar la renovación de Chris Paul, pero las consecuencias podrían llegar incluso antes de lo previsto. ¿Debieron los de Texas pensarlo dos veces antes de acordar el monstruoso contrato del veterano base?

 

El ‘Leviatán’ de Chris Paul

Todo el mundo sabe ya que Chris Paul y Houston llegaron a unos términos que les vinculaban a largo plazo, pero, ¿cómo son estos?:

Por si el resultado de la firma no apretaba lo suficiente el cinturón al equipo durante el presente año, este además resulta ser uno que escala con el paso de las temporadas. El primer efecto del mismo ha sido la marcha de Trevor Ariza a Phoenix Suns por 15 millones de dólares durante un solo año, un contrato que bajo ningún concepto podía igualar HOU teniendo en cuenta sus objetivos.

Si Clint Capela opta por aceptar su QO, los Rockets deberán decir definitivamente adiós al interior tan solo un año después. Pese a contar solamente con siete contratos garantizados, Houston aspiraría en el mejor de los casos a establecerse en la suma de -16,5 millones de dólares ‘disponibles’ en cap space para el verano 2019-2020.

 

Bloque mantenido… ¿o destruido?

El objetivo primordial de Houston Rockets para este año era mantener el bloque que logró desafiar al monstruo en el que se ha convertido Golden State Warriors. Las principales bases del equipo giraban en torno a excelentes jugadores de rol comandados por dos ball-handles élites de la NBA: Chris Paul y James Harden. Sin embargo, a pesar de la renovación de CP3, el futuro puede no ser tan brillante para el equipo como se esperaba.

¿Cómo puede afrontar Houston Rockets la marcha de Ariza?

La salida de Ariza y potencial abandono de Capela marcarían la marcha de dos piezas cruciales para el equipo en prácticamente un abrir y cerrar de ojos. Otra de las claves, Eric Gordon, entrará en su último año de contrato junto a Ryan Anderson durante la temporada 2019-20. Pese a que ello supone una gran descarga salarial para la 2020-21, a raíz de los acuerdos de James Harden, Chris Paul y P.J. Tucker contarán con casi 90 millones de dólares garantizados en sus libros de cuentas.

Si bien es cierto que se proyecta que el límite salarial aumente gradualmente, nada garantiza que lo haga de la forma en la que lo esperan los directivos. De hecho, los efectos del verano 2016, en el que se proyectaba un mucho más amplío límite salarial que el actual, siguen atormentando a algunos conjuntos (como los mismos Rockets con Ryan Anderson). Es por ello que en este punto el futuro a corto y medio plazo de HOU es todo un misterio pese a su posición de poder.

 


 

Parece mentira cómo de pasarse a hablar de una posible llegada de LeBron James para completar el desafío definitivo de GSW, nos encontremos ahora ante un proyecto en más apuros de los que parece. Houston podrá seguir rindiendo este año, pero las dudas en relación a sus alternativas para próximas temporadas se harán cada vez mayores.

Asumiendo que las informaciones hasta la fecha sean ciertas y que Clint Capela se decante finalmente por aceptar su QO, los de Texas posiblemente se encuentren pensando en el verano de 2019 si realmente tomaron la decisión acertada en su momento.

 

Foto: Scott Daniel Cooper / starting5online.com

Comentarios

Más en Mercado

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This