Conecta con nosotros

Mercado

Los Cavs traspasan a media plantilla: ¿decisión acertada?

Desde Ohio animaron el deadline con sus locuras. Los Cavs sacaron a seis jugadores y analizamos si mejoran.

LeBron James Cleveland Cavaliers

LeBron James dirigirá a unos Cavs renovados | Erik Drost (CC)

Los Cavs necesitaban un lavado de cara urgente antes del cierre de mercado y, sorprendentemente, lo consiguen. La situación era crítica y deciden renovar prácticamente por completo la plantilla. Pulsan el ‘reset’ con el objetivo de disputar Las Finales y convencer a LeBron James.

 

Larry Nance y ¿Clarkson?

El primer traspaso que comenzaba la absurda tarde que nos regalaban los Cavaliers lo realizaban con los Lakers. Sí, Magic dijo que habían cambiado de planes, pero se presentó la oportunidad y no dudó.

Isaiah Thomas, Channing Frye y la primera ronda de Cleveland de esta temporada (protegida a lotería) viajaban a Los Angeles, mientras Jordan Clarkson y Larry Nance Jr lo hacían a Ohio. La llegada de Nance es muy bienvenida. Primero, porque apenas alcanza los 3,4 millones de salario en las dos temporadas de contrato que le restan y, segundo, porque es una fuente de energía, rebote y sacrificio a favor del equipo.

Interior inteligente, joven, atlético y con vínculo emocional hacia Cleveland por su padre. Buen bloqueador y cierto rango de tiro. Si ya gustaba en Lakers, en los Cavs llamará la atención más que nunca. Uno de esos imprescindibles para cualquier conjunto.

Hacerse con Nance implica dar a Frye y una primera ronda con esa protección. Pero entonces, ¿para qué Clarkson? El base, más que solucionar, radicaliza ciertos vicios del equipo de Tyronn Lue. Económicamente empeora el panorama de Cavs con sus 12,5 y casi 13,5 millones hasta 2020 y, además, ni tiene tiro de tres ni es buen defensor.

Cierto es que mejora las prestaciones de Derrick Rose y Dwyade Wade como base suplente, pero en este movimiento los Cavs sobrepagan demasiado. O eso o bien querían librarse de Isaiah Thomas, con evidentes problemas desde que comenzó a jugar, o el valor del base estaba por los suelos. O las dos.

 

El maravilloso trade a tres bandas

Aquí es cuando el asunto se puso caliente y nos frotamos las manos. Tras el movimiento de Isaiah los Cavs necesitaban más movimientos y se olía la sangre. Habían comenzado y no iban a parar. Y entonces apareció el traspaso con Kings y Jazz, en el que los Cavs son los claros ganadores.

Derrick Rose, Jae Crowder e Iman Shumpert salían con una segunda ronda y a cambio llegaban George Hill y Rodney Hood. Es decir, un jugador con problemas de fit y cuya fiabilidad por lesiones es de las peores de la liga (Rose), un jugador llamado a ser clave en la temporada y que era quizás la mayor decepción (Crowder) y, por último, un jugador fuera de la rotación (Shumpert).

La conclusión es simple: Cleveland saca tres jugadores de poca relevancia y recibe a Hill, el guard que mejor encaja -sobre el papel- con LeBron James y Hood, infravalorado anotador exterior y correcto defensor.

Ah, por cierto, el traspaso para Utah nos gusta y lo desmenuzamos aquí pero, ¿los Kings? Parece que tras un par de meses de buenas decisiones vuelven a sus viejos hábitos.

 

Los Cavs mejoran, ¿suficiente?

Koby Altman habló tras los movimientos y dijo que el objetivo era ser más jóvenes y atléticos. Perfecto, meta alcanzada. La media de edad de los jugadores traspasados supera los 30 años y los que llegan están en los 27. Los Cavs son más versátiles, tienen más energía y tiro exterior. Es evidente que los cambios de cromos son buenos

El problema reside en que faltan principalmente dos elementos: potencia para cerrar el aro y una segunda estrella sobre el balón. Todos los equipos de élite cuentan con presencias poderosas que protegen su pintura (Green/Durant, Horford, Valanciunas/Ibaka, Capela), menos los Cavs. Nance mejora lo que había, pero no basta. La defensa apunta a otro aspecto y saldrá de esa infame posición de situarse entre las diez peores de la NBA, aunque tampoco les dará para ser una defensa de élite.

Con la salida de Thomas se pierde, por mucho que reste atrás, al único jugador junto a LeBron que puede alternarse el balón en los momentos calientes. Love juega off ball y luego pasamos a jugadores de rol. Falta un segundo apoyo. Todos los equipos grandes tienen, mínimo, un segundo gran jugador al que dar la pelota en los momentos clutch, menos este.

La integración de Isaiah deja mucho que desear. Ni él ni Crowder han encajado en estos Cavs en ningún momento y su rendimiento y declaraciones, como las del agente del enano, lo confirman. Una lástima.

 


 

La gestión de Cleveland en el traspaso de Kyrie Irving es penosa. En su momento parecía un excelente movimiento y daba recursos maravillosos a estos Cavs, pero si una franquicia falla desde arriba es imposible funcionar. Lo positivo para ellos es que quién nos iba a decir hace 24 horas que sacarían a jugadores decepcionantes para traer a otros que encajan a la perfección sobre el papel. Y sin tocar el pick de los Nets, bravo.

Más allá de todo análisis la primera prueba es darles tiempo y ver cómo funcionan. Traspasan a seis jugadores –lo de Wade estaba previsto para que volviese a Miami– y adquieren a cuatro. Mucho por ajustar y conocer.

¿Están por debajo de los Warriors? Por supuesto, al igual que cualquier equipo. Es imposible competir en su liga privada. Pero al menos con estos movimientos Cleveland rompe esa penosa situación en la que estaban, se dan una oportunidad de -con un LeBron imperial- buscar otro milagro y, se quede o no el Rey, son más jóvenes y atractivos que ayer.

Y de nuevo, gracias a los Cavs por alegrarnos el cierre de mercado. No hubiese sido lo mismo sin vosotros.

Comentarios

Más en Mercado

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This