Conecta con nosotros

Playoffs

Del Game 7 al 4-0: las opciones de los Cavs para Las Finales

LeBron en modo destructor, Love de vuelta y el séquito, on fire. Pero Boston planea su mejor defensa, ¿quién pasa?

Cleveland alcanza las Finales de Conferencia Este por cuarto año consecutivo, las octavas seguidas para LeBron. Tras sufrir más allá de lo previsto ante Indiana y llegar incluso al Game 7, ahora todo son sonrisas y felicidad tras el 4-0 a los Raptors.

Pero, ¿hasta qué punto han mejorado los Cavs? Analizamos sus Playoffs hasta el momento y lo que les queda.

 

De la pésima imagen, a resurgir

Los Pacers creyeron en su estilo, creyeron en su estrella y creyeron en su bloque. Pero sobre todo, basaron su trabajo en la defensa. Los Cavs viven y mueren en la ofensiva: si les minimizas tienes mucho ganado, pero si se entonan disponen de uno de los mayores arsenales de la NBA.

Durante la primera ronda de Playoffs, la defensa de Indiana fue la tercera mejor, la tercera que menos puntos concedía por cada 100 posesiones (103), solo por detrás de Warriors y Jazz. Y en sus mejores partidos, el ataque llegaba tras excelentes defensas.

El ataque de Cleveland se sostentaba en LeBron James. La primera serie que gana en su carrera en la que ningún compañero alcanza, ni siquiera, los 20 puntos en un partido. Los Cavs vivían del hero-ball, todas las posesiones eran para LeBron, aunque, ¿quién se la iba a jugar sino?

Sin embargo, cuatro partidos después de esa desastrosa serie, los Cavs parecen un equipo renovado. Se basan en las mismas ideas, pero las desarrollan en la dirección adecuada. Veamos qué ha cambiado tras la desastrosa serie contra Indiana en la que, por cierto, fueron peor equipo que los Pacers.

 

Lo bien que le han venido los Raptors a Love y los Cavs

Que Cleveland se llevase el primer partido fue una sorpresa mayúscula. Estos Raptors son, o eran, diferentes a los que habíamos visto otras temporadas. Un juego más horizontal, generoso y con una defensa mejorada, además del mejor banquillo de la competición.

Dominaron el Game 1 en Canadá durante toda la noche, pero tiraron su ventaja en los minutos finales. Un partido en el que LeBron no brilló y en el que, de nuevo, se vio muy solo. Pero ese encuentro fue el detonante, sirvió para que los Cavs recuperasen la moral.

Y el primero de ellos fue Kevin Love. Involucrado desde el primer momento en el Game 2, en el que terminó con 31 puntos y 11 rebotes, termina las Semi-Finales de Conferencia elevando su nivel de juego hasta lo que se espera de él noche tras noche como segundo de LeBron.

Pero no es el único. Korver mantiene la eficiencia y aumenta su producción; JR Smith controla sus disparos a bocajarro y pasa de casi siete triples intentados por encuentro con un 31% ante Indiana, a 3’3 intentos con un insostenible 77% en triples.

Jeff Green, como anotador de banquillo (12’3 puntos en 23’8 minutos); George Hill, desde la defensa, el control del juego y la agresividad, ahora sin molestias físicas como en Primera Ronda; y Tristan Thompson, en el rol de especialista en trabajo sucio, de menor impacto que hace unos años, pero mucho mayor que el de hace unas semanas.

Toronto era el rival perfecto para crecerse y Cleveland lo ha conseguido.

 

Juegan a lo mismo, pero desarrollan mejor las ideas

Cómo digo, estos Cavs cargaron todo su peso sobre LeBron cuando Indiana estaba enfrente. Ante los Raptors la historia cambió. Vimos un equipo que, pese a que su base siguió siendo, y será, el uno contra uno de James, pasó más y mejor el balón.

De promediar 241 pases en Primera Ronda, tercera marca más baja para los 16 equipos que había, a los 254 de Semis, de nuevo tercera marca más baja, pero con equipos que saben circular el balón. El dato más relevante es pasar de 17’1 asistencias, a 24’3.

Y es que si los Cavs fueron uno de los peores ataques de la Primer Ronda, anotando 103 puntos por cada 100 posesiones, los Raptors les permitieron marcharse hasta los 121’5, la mejor marca (y por mucho) de la temporada.

 

¿Pueden repetir todo esto ante Boston?

La clave de la eliminatoria está en el ataque de Cleveland y la defensa de Boston, ese es el emparejamiento que decidirá quién visita Las Finales. La defensa de Cavs es inexistente y el ataque de los Celtics es, por las bajas, uno de los más limitados. También destacar que los Cavs han tenido minutos atrás excelentes con LeBron y Green como falsos interiores, lo que les da la versatilidad necesaria ante un equipo como Boston.

Brad Stevens tejerá su mejor telaraña para minimizar a LeBron James; Kevin Love pasa de Ibaka y Valanciunas, a Al Horford, el mejor pívot en estos Playoffs; y el excelente tiro exterior de los Cavs, equipo top 10 en intentos y acierto, se enfrenta a la mejor defensa del tiro exterior de la NBA (dejan al rival en un 33% de media).

 


 

El primer factor que debe controlar Cleveland es el balón. Están jugando a un ritmo muy lento, el más bajo en Semis (93’8 posesiones por partido), para que su defensa sufra menos y evitar pérdidas (equipo con % de pérdidas más bajo en Semis, 8’2).

Después, LeBron se enfrenta al mayor y más duro rival que ha tenido jamás en su carrera en el Este, y lo hace sin factor cancha, otra clave de la eliminatoria. Love tiene que involucrarse desde los primeros cuartos y atacar sin miedo a Horford. Y los escuderos exteriores deben ayudar a la circulación y saber cuándo atacar la pintura, dónde más sufre Boston.

Los análisis apuntan a Boston y la experiencia a Cleveland. Pero aquí nunca apuesto contra el Rey, no mientras no tenga a los Warriors enfrente. Me mojo por un 4-2 para Cavs, aunque para conseguirlo los de Ohio precisan mantener ese estado de gracia que les han facilitado los Raptors.

Preciosas y muy apretadas Finales de Conferencia. ¿Cuál es vuestra apuesta?

Comentarios

Más en Playoffs

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This