Conecta con nosotros

NBA

Carrera por el MVP: ¿alguien podrá con James Harden?

James Harden va lanzado a por su primer MVP de la NBA. Sin embargo, en 2018, le ha surgido oposición: Stephen Curry. ¿Será el año definitivo de ‘La Barba’?

lesion de james harden houston rockets Mike D'Antoni

Año 2015. James Harden hacía su mejor temporada como jugador de la NBA y acababa con 27.4 puntos, repartiendo siete asistencias y cogiendo 5.7 rebotes. Esa campaña suponía su ‘career high’ en: puntos, rebotes, asistencias, robos y faltas provocadas. De esta forma, James Harden, se metía de lleno en la lucha por su primer MVP de la NBA. Muy probablemente, con esos números, le hubiese dado de sobra para llevarse el trofeo en otras temporadas. Sin embargo, su gran año coincidió con la explosión definitiva de Stephen Curry.

El bueno de ‘Don Stephen’ acabó con 23.8 puntos, un 48.7% en tiros de campo, 44.3% en tiros de tres puntos, capturando 4.3 rebotes y dando 7.7 asistencias. Dígitos extremadamente buenos que ponían en jaque el MVP de James Harden. Otro problema que tenía ‘La Barba’ fue que esa campaña estuvo marcada por la explosión de los Golden State Warriors, uno de los mejores proyectos de la historia, que empezaba a dejar su sello en la NBA. Y sí, el capitán del barco era él, Stephen Curry. Este hecho, sumado con la buena prensa que se ganó el ‘30’ de los Warriors y el temporadón que hizo, fueron suficientes para quitarle un MVP que según él “merecía al 100%”.

Si el MVP se redujese simplemente a la pura estadística, James Harden tenía muchos motivos para reclamar ese premio. Sin embargo, el premio va más allá de los números, el trofeo premia al jugador más valioso de la temporada y los expertos decidieron que nadie más que Curry se lo merecía. La crítica se puso del lado de Steph y ganó con cierta solvencia las votaciones. ¿Justo? Según James Harden, no.

«Soy el mejor jugador de la liga. Yo creo eso. Sé que fui el MVP. Le doy crédito a los Golden State Warriors por un año increíble. Tenían un equipo increíble, cuerpo técnico, todo. Pero ese premio significa el más valioso para su equipo. Terminamos segundos en el Oeste, lo que nadie pensó que íbamos a hacer a principios de año, incluso cuando todo el mundo estaba sano. Ganamos nuestra división, donde cada equipo llegó a los Playoffs. Hay tantos factores que lideré en la temporada: puntos totales marcados, minutos jugados… Como dije, no le quitaré nada a Steph, pero sentí que me merecía el MVP».

Scott Ripley Flickr

De esta manera, Stephen Curry, le quitaba un MVP a James Harden y se hacía con el primero de su carrera deportiva. Además, los Warriors se acabaron haciendo con el Anillo y pasaban a la historia de la NBA. En cuanto al siguiente año, no hubo rival, y Curry se hizo con el MVP de manera unánime y tras hacer una campaña absolutamente de locos. Nadie le podía discutir ese MVP a un jugador que impresionó a toda la liga. Y de esta forma llegamos a la temporada pasada. Otro trofeo que estuvo muy discutido y que separó a la NBA en dos bandos. Los de James Harden y los de Russell Westbrook. Aunque, finalmente, el promedio de triple-doble de Russell Westbrook acabó declinando la balanza a su favor y el de los Thunder se acabó llevando el premio.

Así pues, si hacemos recuento, Harden podría haber conseguido dos MVP’s de la NBA. Es más, si hacemos una media de sus dos temporadas en las que quedó segundo, sus números son absolutamente estratosféricos. James Harden ha promediado en sus dos años de ‘no’ MVP estos números: 28.25 puntos, 6.9 rebotes y 9.2 asistencias. Pero la cosa no queda aquí, y es que hace dos temporadas quedó noveno en la carrera por el MVP firmando unos números de 29 puntos, 6.1 rebotes y 7.5 asistencias.

Todo esto hace innegable que James Harden lleva tres años a un nivel excelso y con unos números de otro mundo. No sería extraño, ni digno de llevarse las manos a la cabeza, que James Harden llevase a estas alturas dos MVP’s. Sin embargo, el destino no lo ha querido que sea así. ‘La Barba’ va a por el MVP más fuerte que nunca y está a un nivel que muy pocos pueden seguir. Con el ecuador de la temporada ya encima, surge una pregunta clara, ¿alguien le puede discutir el MVP este año?

 

La temporada de James Harden

Como ya he comentado anteriormente, el año de James Harden está a altura de muy pocos. A día de hoy está promediando más de 30 puntos cada noche y es líder de unos Houston Rockets que se encuentran segundos en la Conferencia Oeste con un balance de 38–13 (.745). El estilo de Mike D’Antoni ha llevado al ‘13’ a niveles superlativos y con el bajón de los Cleveland Cavaliers se han posicionado como el principal opositor al Anillo para los Golden State Warriors.

jrg1975

Harden está llevando sus registros a la perfección y son pocos los datos que no alaben su candidatura hacia el MVP. En este momento se encuentra en ‘career high’ en puntos, promedia casi dos robos por noche y solo un año ha tenido mejores porcentajes en tiros de campo y en triples.La Barba’ está convirtiendo (junto a Westbrook) el arte hacer un triple-doble en algo habitual y sus números no han sufrido pese a la llegada de ‘CP3’. El ‘13’ acabó el mes de noviembre (en el que jugó 13 partido) promediando 34.9 puntos. Él lidera la liga en anotación (31.5 puntos por juego) y ocupa el tercer lugar en asistencias (9.1 apg). Pese a esto, el MVP no solo está basado en los números individuales, sino que también colectivos.

La red tejida por Mike está funcionando a perfección y el ataque de su equipo está posicionado como el segundo mejor de la NBA. Promedian cada noche 114 puntos por partido, un registro anotador que cuesta mucho seguir e imprime un ritmo frenético. Hablando de ritmo, los Rockets, han llevado el juego a otra dimensión. Los de Houston ahora mismo cuentan con un PACE de 100.84, un registro que contrasta mucho con el de otros equipos como los Dallas Mavericks (96.89). Tan solo los Warriors pueden presumir de anotar más puntos por cada cien posesiones que los Rockets. En Houston tienen un OFFRTG de 112.5 y tiene como principal culpable a James Harden. Con el candidato a MVP en cancha estos registros suben y su equipo es capaz de conectar 114.9 por cada 100 posesiones en las que está en pista.

Otro aspecto a destacar son las asistencias. Harden ha convertido en hábito buscar al jugador desmarcado y abierto. Hecho que se refleja en el número de asistencias que reparte por partido. Cuando él está en pista reparte casi el 50% del total de las asistencias totales del equipo (45.8%). Para que os hagáis una idea: el de Stephen Curry es de 27.7 AST%. Todo esto es un fiel reflejo de lo importante que es James Harden para estos Houston Rockets. Convirtiéndose en el jugador más valioso de uno de los equipos más valiosos. Con todo lo dicho: ¿hay alguien capaz de discutirle el MVP?

 

Stephen Curry lidera la oposición

La historia dice que hacer un gran primer ecuador de ‘RS’ no te garantiza ganar el MVP de la NBA. Porque son muy pocos los casos que pueden presumir de tener hecho el trofeo antes de que se coronase al ganador de la Super Bowl. Lo que sí que está claro está claro es que James Harden está liderando la lista por el MVP y así lo ha confirmado tras firmar el ‘extraño caso’ del triple-doble con 60 puntos. Todo esto invita a pensar que este año va a ser muy difícil negárselo (como en años anteriores) pero todavía no está todo el pescado vendido.

Que no haya una unión inquebrantable por Harden tiene un culpable, Stephen Curry. El base de los Golden State Warriors se encuentra en un momento de forma espléndido y ha pasado de una semana a otra, de ser cuarto en la carrera por el MVP, a ponerse segundo. Sus números son muy buenos: 27.7 puntos, 6.5 asistencias, 5.1 rebotes y está siendo el jugador más determinante del mejor equipo de la liga. Tras volver de su lesión se ha puesto el mono de trabajo y está liderando a los Warriors en este 2018. Cuando Curry llega a estos niveles de confianza se hace muy complicado pararlo.

Sin embargo, este 2018 está siendo el principal culpable de que los números de Curry sean tan monstruosos. El base promedió durante el primer mes del nuevo año 29.5 puntos (51.4 por ciento de lanzamientos y 46.3 por ciento de triples), 6.7 asistencias y 5.1 rebotes por juego. Llevó a los Warriors a hacer un balance de 11 victorias y tres derrotas durante ese mes y fue dos veces Jugador de la Semana de la Conferencia del Oeste. Parece que tan solo de seguir en estos registros superlativos será capaz de generar una alternativa que no sea James Harden.

Si realmente Stephen Curry quiere ir a por el MVP de este año deberá mantener estos registros de locos. Aunque parece que James Harden no quiere soltar el pie del acelerador y que se le vuelva a escapar otro trofeo. Lo que está claro es que se va a hablar mucho de la candidatura de Steph. Principalmente porque a la propia NBA le interesa que haya lucha y se hable del premio. A todo esto hay que sumarle que Curry está poniendo mucho de su parte para que así sea. El tiempo dirá quién se llevará el MVP y si es necesario tirar de ‘foto finish’ para saber el ganador. Lo que está muy claro es que a día de hoy es un monopolio del escolta, que solo (hasta hora) Stephen Curry puede amenazar.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This