Conecta con nosotros

Mercado

La camada de 2014, lista para renovar: quiénes lo harán

Cada año un grupo de jugadores es elegible para la rookie scale extension. Varias incógnitas: la mayor, Joel Embiid.

Digital Plume Hunter

Cada año una nueva camada de jugadores enfila su último año de contrato «rookie» y durante la offseason sus equipos deben barajar si renovarles o no. Este año es el turno del prometedor y de momento decepcionante Draft 2014, encabezado por el mayor rompecabezas: Joel Embiid.

 

Cómo funcionan las renovaciones

El uno de julio marca el inicio de la «offseason» y, podemos decir, el comienzo de la nueva campaña. Desde ese momento los jugadores elegibles para renovar según la escala rookie ya pueden negociar con sus franquicias. El día límite es el 31 de octubre.

En este caso se trata de los jugadores que entran en su cuarto y final año de contrato. La mayoría son primeras rondas, aunque hay excepciones, ya que deben tratarse de hombres que firmasen su acuerdo en la offseason de 2014. Dichas renovaciones, de llevarse a cabo, entran en vigor para la siguiente campaña. Es decir, para la 2018/2019.

¿Y qué pasa con los jugadores que no firman una extensión? Terminarán contrato y serán agentes libres restringidos el próximo verano. En ese momento pueden negociar con cualquier franquicia, pero sabiendo que su actual equipo puede igualar las ofertas que firmen. Y en el caso de no llegar a ningún acuerdo siempre pueden recurir a la normalmente poco efectiva qualifying offer.

Antes de empezar con el tema a tratar, una lista de los jugadores del Draft 2014 que no pueden firmar una extensión:

  • Nikola Jokic: firmó su contrato rookie en 2015 (elegible en 2018)
  • Dario Saric: firmó su contrato rookie en 2016 (elegible en 2019)
  • Bogdan Bogdanovic: firmó su contrato rookie en 2017 (elegible en 2020)
  • Tyler Ennis: declinado su cuarto año
  • Adreian Payne: declinado su cuarto año
  • James Young: declinado su cuarto año
  • CJ Wilcox: declinado su cuarto año
  • PJ Hairston: declinado su tercer año
  • Jordan Adams: cortado
  • Mitch McGary: cortado

 

Un Draft cargado de talento y decepciones

LeBron James, Carmelo Anthony, Hakeem Olajuwon o Blake Griffin. Estas eran las comparaciones que recibían algunos de los mejores prospects antes del Draft 2014. Cierto es que dos de ellos no han conseguido llegar a esas cuotas por lesiones (Jabari Parker y Joel Embiid) pero esta camada es de momento una decepción.

Más allá de los nombres más sonados, donde también se incluye Andrew Wiggins, otros desilusionan tras mostrar grandes cualidades. Dante Exum, Nik Stauskas, Noah Vonleh, Doug McDermott o Adreian Payne no alcanzan el techo que se les suponía y ya entran en su cuarto año en la liga.

Las lesiones y el bajo rendimiento, no la falta de talento, hacen que el Draft 2014 nos deje un sabor amargo. Sin lesiones, jugadores como Embiid, Parker o incluso Exum estarían de sobra establecidos en la mejor liga del mundo. Pero la realidad es la contraria. A pesar de todo, el actual mercado les brinda la oportunidad de conseguir lucrativos contratos. Unido también al miedo de las franquicias a no tener bases jóvenes para el futuro.

 

Lotería del Draft

Es realmente complicado fijar el valor de mercado de un joven de entre 20 y 23 años. Más aún cifrar su posible renovación en la NBA actual. Ya no solo influye la subida salarial, sino el margen de cada equipo, posibles movimientos, visión futura que tiene la franquicia sobre el jugador… Estimaremos las cifras, que apuntan a provocar escalofríos. Los jóvenes en estas situaciones de extensión suelen salir caros.

 

1.- Andrew Wiggins (Minnesota Timberwolves)

El «swingman» de los Wolves ya acordó una extensión este verano por 150 millones y cinco años. Pese al alto techo que muestra, Wiggins es un jugador con graves carencias defensivas y con mucho por demostrar aún. Un jugador con mucho futuro, pero que dista de merecerse una renovación así por rendimiento.

 

2.- Jabari Parker (Milwaukee Bucks)

Si con Embiid hay dudas, con Jabari igual. Nos sorprendió a todos con su atleticismo y sus recursos en ataque atacando el aro. Iba para «MIP» (Most Improved Player) la última temporada, sin embargo una segunda rotura del ligamento cruzado anterior le deja en el dique seco hasta febrero. Ha demostrado más que Wiggins, pero las lesiones no le dejan en paz. Los Bucks le renovarán por lo mostrado, aunque según se ha filtrado hoy busca el máximo salarial (146-175 millones).

 

3.- Joel Embiid (Philadelphia 76ers)

La gran incógnitca. Embiid arrasa cuando juega y ahí esta el problema, cuando juega. Apenas lleva 31 partidos en tres temporadas de profesional. Otro que buscará un máximo, ¿otro que puede terminar siendo un contrato tóxico? Hasta Greg Oden jugó más en sus tres primeros cursos. Todo apunta a Philly dándole un máximo.

 

4.- Aaron Gordon (Orlando Magic)

Entre las incongruencias de los Magic y lo verde que llegó a la liga, Aaron Gordon no termina de demostrar lo que vale. Este año parece que volverá a sus fueros y jugará como cuatro abierto, no como alero (error ponerle con otros dos interiores cerrados). Especialista defensivo con mucho por demostrar en ataque. Su renovación podría estar en torno a los 17 millones de dólares.

 

5.- Dante Exum (Utah Jazz)

Llegaba como la promesa que impulsaría definitivamente a los Jazz. Nada de eso. Una lesión le dejó fuera en su año «sophomore» tras una primera temporada con un impacto que iba más allá de los números. Tiene la oportundad esta temporada de realizar grandes actuaciones como líder de la segunda unidad, aunque será una renovación más baja: menos de 14 millones anuales.

 

6.- Marcus Smart (Boston Celtics)

¿Renunciaría a dinero para dar flexibilidad a los verdes? No se ha escuchado nada, por lo que no tiene pinta. Otro jugador cuyo impacto real no se refleja en los números. Pero en Boston conocen bien su valor: es un jugador que te hace ganar. Ha perdido peso en verano para estar a punto y su renovación podría alcanzar los 20 kilos.

 

7.- Julius Randle (Los Angeles Lakers)

Un «forward» diferente que explota bajo la tutela de Luke Walton. Julius Randle completó una muy satisfactoria temporada sophomore/tercera (en su verdadero año rookie tan solo jugó 14 minutos por lesión) y se mostró como un jugador multi-tarea: capaz de anotar, gran generador de juego desde el bote y excelente reboteador. Si mejora en defensa y tiro, sus dos agujeros negros, sería uno de los «all-around» más peligrosos de la NBA. La extensión, al igual que la de Smart, rozaría los 20 millones, aunque debería ser más baja.

 

8.- Nik Stauskas (Philadelphia 76ers)

Quizá la mayor decepción del Draft. Apuntaba a ser un excelente anotador exterior con capacidad para ejercer de generador principal del equipo a tiempo parcial y secundario a tiempo completo. Muy lejos de la realidad. Negativo en defensa y apenas ha mostrado este último curso sus recursos para acribillar el aro. Con la firma de JJ Redick y la presencia de otros jóvenes (Korkmaz y Cabarrot) lo más probable es que no le renueven.

 

9.- Noah Vonleh (Portland Trail Blazers)

Otra decepción de libro. En NCAA con Indiana mostró ser el mejor power-forward de la camada y en la NBA apenas pasa de jugador de rol. Es el que menos escaparate y opciones ha tenido de la lotería y en ocasiones deja flashes de su polivalencia. Sin embargo no muestra nada interesante. Con las llegadas de Swanigan y Collins parece quedarse sin sitio. Posiblemente no renueve.

 

10.- Elfrid Payton (Orlando Magic)

A muchos no les termina de convencer Payton como titular, pero es otro que no ha tenido un buen proyecto en Orlando como para mostrar sus dotes. Gran defensor y penetrador, tiene potencial para ser un all-around eficiente. Le ha tocado la posición más complicada de la NBA en su momento de oro. Renovará por una cifra similar a la de Gordon, puede que incluso algo más baja.

 

11.- Doug McDermott (Oklahoma City Thunder)

En Oklahoma no sobra el dinero ni los tiradores. El tiro de McDermott, uno de los mejores jugadores de la historia de la NCAA, se ve muy descompensado por su pésima defensa. Como jugador de rol es muy necesario para los Thunder, pero no le ofrecerán una renovación elevada. Puede que incluso ni se interesen en él con Abrines y el rookie Terrence Ferguson.

 

12.- Dario Saric (Philadelphia 76ers)

Lo comentado en el punto anterior. Saric firmó su contraro rookie en 2016, por lo que no es elegible para renovar hasta 2019.

 

13.- Zach LaVine (Chicago Bulls)

Llega a Chicago desde Minnesota lesionado, pero lo hace como su futura estrella. Se marchará a más de 20 puntos por noche y los Bulls se verán obligados a renovarle por el máximo salarial. LaVine está en una posición muy buena para su crecimiento: mostrará todas sus habilidades y se embolsará un pastizal.

 

14.- TJ Warren (Phoenix Suns)

Si Warren tuviese tiro de tres estaríamos ante un muy buen jugador: se mueve excelentemente sin balón, es capaz de generarse sus propios tiros y es un buen defensor. Viene de hacer dos cursos realmente sorprendentes: el primero como principal anotador de la segunda unidad y el último como titular. Los Suns tendrá que pagarle algo más de su valor, por lo que su renovación puede estar por encima de los 15 millones de dólares.

161215 UTA at GSW-28

 

Otros jugadores destacados

No solo en la lotería hay promesas. Precisamente este Draft nos deja jugadores interesantes en la parte final de la primera ronda, al igual que algunos robos en la segunda. Vamos con los elegibles para extensión que más destacan del resto del Draft 2014.

 

16.- Jusuf Nurkic (Portland Trail Blazers)

El pívot explotó totalmente al llegar a Oregón. No le hicieron falta más de 20 partidos, después se lesionó, para causar un impacto muy positivo y visual en ambos lados de la pista. Doble-doble de promedio en casi 30 minutos por noche y el ancla defensiva que necesitan los Blazers. Nurkic merece un buen sueldo por lo que puede formar junto a Damian Lillard y CJ McCollum, aunque la comprometida situación salarial de Portland no acompaña. Una cifra que ronde entre los 17 y los 20 millones es lo que podría embolsarse.

Cierto es que puede haber incluso problemas en las negociaciones. Por un lado Nurkic encuentra en los Blazers la oportunidad que no tuvo en Denver, pero siempre se le ha recriminado una actitud de inmaduro y de «niño mimado».

 

19.- Gary Harris (Denver Nuggets)

Uno de los jugadores infravalorados de la NBA. Un «3&D» como mandan los cánones e indispensable para el futuro de los de Colorado. No hace falta decir mucho más, Gary Harris es un jugón. No nos debe extrañar que firme una cifra que alcance un máximo salarial.

 

20.- Bruno Caboclo (Toronto Raptors)

¿Qué pinta en esta lista un jugador que suma 23 apariciones en tres temporadas? Mucho. Caboclo tiene un potencial inquietante y este verano con Brasil (antes de ser expulsado de la selección) dejó actuaciones muy interesantes. Masai Ujiri ha renovado el desesperante proyecto de los Raptors con Lowry y DeRozan a la cabeza por tres años más. El brasileño Caboclo puede ser un as en la manga para ir formándose de cara a una más que probable reconstrucción. Firmaría muy a la baja, más conociendo las habilidades de Ujiri como GM.

 

23.- Rodney Hood (Utah Jazz)

El gran «beneficiado» de la salida de Gordon Hayward con permiso de Joe Ingles. El escolta quiere dejar a un lado a las lesiones y establecerse como la nueva referencia anotadora de perímetro de los Jazz. Gran defensor y anotador eficiente, que tendrá mucho más balón este curso. Ya se han filtrado novedades sobre las negociaciones de extensión entre Utah y Rodney, que firmará un lucrativo contrato superior a los 15 kilos anuales.

 

25.- Clint Capela (Houston Rockets)

Otro de los grandes infravalorados de la competición. Pívot moderno, eficiente y que encaja a la perfección en el sistema de Mike D’Antoni en los Rockets. Candidato al MIP para el nuevo curso y uno de los jugadores que debe tener más minutos – y dar un paso al frente – si los tejanos quieren tener opciones frente a los Warriors. Debería firmar más de 17 millones tranquilamente.

 

30.- Kyle Anderson (San Antonio Spurs)

Poco a poco «Slo Mo» ha ganado importancia en la rotación y confianza por parte de Gregg Popovich. Jugador inteligente y eficiente, se ensambla bien a los esquemas de los Spurs. Cierto es que este año debería ver como sus minutos bajan, por lo que su continuidad/renovación no está garantizada. RC Buford puede sacar una auténtica ganga aquí con otra renovación a la baja.

 

Foto: Scott Daniel Cooper / starting5online.com

Comentarios

Más en Mercado

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This