Conecta con nosotros

NBA

¿Por qué los Milwaukee Bucks han despedido a Jason Kidd?

El poco progreso en uno de los proyectos con más futuro ha acabado con la paciencia de la gerencia.

Giannis Antetokounmpo era uno de los jugadores más dolidos con la ausencia de Jason Kidd.

Giannis Antetokounmpo era uno de los jugadores más dolidos con la ausencia de Jason Kidd. Keith Allison (CC)

Sin duda alguna una de las noticias de la semana ha sido el despido por parte de los Milwaukee Bucks de Jason Kidd. El joven entrenador estaba camino de completar su cuarta temporada en la franquicia pero los agridulces resultados de este año han llevado a la directiva a sustituirle por el entrenador interino, Joe Prunty.

Todo el que haya visto jugar a Jason Kidd sabe de su talento para ver el baloncesto como nadie y del potencial que tiene como entrenador, pero aún así no ha conseguido cuajar en ninguna de sus dos experiencias. En los Nets formó parte del fracaso estrepitoso del proyecto con Pierce y Garnett. Su papel no fue malo pero el récord de 44-38 y las sensaciones que dejaba el equipo en la cancha estuvieron muy lejos de las altas expectativas.

Con su llegada a los Bucks en 2014 parecía que había encontrado la estabilidad, con incluso dos clasificaciones a los Playoffs. Pero el hecho de que uno de los proyectos con más futuro de la liga se mantenga un año más estancado ha sido causa suficiente para que le señalen donde está la puerta. Hoy, desde este artículo, trataremos de analizar con más detalle las causas del despido de Jason Kidd.

 

¿Cuáles eran los problemas de los Bucks de Jason Kidd?

Keith Allison (CC)

Los Milwaukee Bucks ocupan actualmente la séptima posición del Este con un récord de 24-22. Un equipo con jugadores como Antetokounmpo, Bledsoe, Middleton en el quinteto titular y Brogdon, Snell, Dellavedova o Teletovic en el banquillo, sin ninguna duda podría estar más arriba.

El principal problema del equipo durante la temporada ha sido la defensa. Son la quinta peor franquicia en Defensive Rating (111.35), algo que con los jugadores recientemente mencionados y John Henson es difícil de entender. Kidd no ha sabido encontrar un sistema del que sacar ventajas con Anteto, de la misma forma que por ejemplo Kerr encontró la tecla para convertir a Draymond Green en el eje de su defensa.

Con una defensa tan desastrosa al nivel de la de los Kings, Cavs, Suns y Magic, los Bucks necesitarían un ataque de élite para compensar. Lógicamente este hecho no se ha dado. Solamente hace falta ver dos partidos de la franquicia para observar que toda la ofensiva giraba en torno a Giannis Antetokounmpo. Muchos pueden pensar que es algo normal debido al talento del griego, pero viendo los jugadores que le rodean es fácil ver que Kidd tampoco encontró la forma de aprovechar el potencial ofensivo del equipo.

Keith Allison (CC)

Lógicamente Antetokounmpo ha de ser el centro y el líder del ataque de los Bucks. Sus capacidades para dirigir el ataque y anotar ante cualquier tipo de rival le convierten en alguien único, pero no está solo. Los de Milwaukee cuentan con amenazas en el exterior como Bledsoe o Middleton. Estos jugadores están rindiendo a un buen nivel, pero teniendo a un jugador como Anteto que acapara tanta atención defensiva y abre tantos huecos, su rendimiento tendría que estar un escalón por encima.

Los Bucks tienen armas de sobra para montar un ataque mucho más efectivo y complejo. No tienen necesidad de depender de un solo jugador. Su poderío físico les permitiría ser un auténtico torbellino en el contraataque y la capacidad organizativa del griego junto al buen hacer en el exterior de sus compañeros, son razones suficientes para que fuesen uno de los ataques más efectivos del Este.

 

Rotaciones peculiares y posible conflicto con Jabari Parker

Keith Allison (CC)

Cuando la defensa de un equipo es nefasta y el ataque no es lo suficientemente efectivo como para contrarrestarla, se tiene un problema. Lo peor de todo es que este no era el único con el que contaba Jason Kidd en los Bucks. La plantilla de la franquicia es extensa y hay una gran cantidad de jugadores que han jugado pocos partidos rindiendo bien y aún así no se les ha vuelto a ver el pelo.

Mirza Teletovic, Sterling Brown, Jason Terry, Rashad Vaughn, Gary Payton, Sean Kilpatrick, todos ellos nombres que han ido jugando minutos perdidos por la temporada y que, hayan rendido bien o no, no han vuelto a tener oportunidades. Esto es una situación que crea un clima extraño. Nadie duda quiénes son los 8-9 jugadores importantes en los Bucks pero no está claro cuáles son los que cierran la plantilla.

Jason Kidd no ha sabido encontrar esos hombres que aporten desde el banquillo de manera consistente y una de las razones es la falta de continuidad de algunos jugadores. Cualquier jugador al final necesita confianza y con un reparto tan general de los minutos es complicado que estos progresen.

Por último quedaría hablar de Jabari Parker. Tras el despido de Kidd algunos medios americanos están afirmando que la relación del «coach» con Parker no era buena. Jabari está recuperándose de su segunda lesión grave pero en principio está llamado a ser el compañero de Anteto que lleve a los Bucks a la gloria. Una mala relación con uno de los pilares del proyecto es un problema para la franquicia y ha podido suponer un factor más para el despido de Jason Kidd.

 


 

La etapa de Kidd en los Bucks ha llegado a su fin. Su rendimiento ha dejado un sabor muy agridulce y la sensación de que a pesar de no haber hecho un trabajo horrible no ha sido capaz de exprimir un grupo cargado de talento. Quizá el mayor punto positivo del entrenador era su gran relación con Antetokounmpo, el cual informan que está destrozado. Aún es joven pero el tiempo pasa y el equipo no consigue encontrar la estabilidad con un coach. Veremos si en los próximos meses logran dar con la tecla o se ponen más cerca de acabar desperdiciando un auténtico diamante.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This