Conecta con nosotros

NBA

Brooklyn Nets y el trasfondo de la lesión de Jeremy Lin

Jeremy Lin incurrió contra Indiana en una lesión que bien podría acarrear diferentes consecuencias para los neoyorquinos.

La NBA ha visto cómo el “hype” se transformaba en molestia tras dos simples jornadas, las cuales han devuelto el tono agridulce del verano al comienzo de la mejor liga de baloncesto del mundo. Tres lesiones devastadoras, una en pretemporada (Dante Exum) y dos en los primeros días de competición (Gordon Hayward y Jeremy Lin) ponen triste a cualquier fan del baloncesto.

Tras discutir el caso del jugador de los orgullosos verdes en el día de ayer, venimos a analizar las consecuencias mayores que el ex de Lakers, Knicks, Hornets y Rockets puede causar, involuntariamente, a la franquicia de los Brooklyn Nets con su rotura del tendón rotuliano derecho que le hará perderse toda la campaña. Antes de nada, pongámonos en contexto con objeto de tomar una perspectiva del asunto.

Los neoyorquinos comenzaban el «training camp» y la pretemporada con ilusiones renovadas y, sin exagerar, aguardando emocionados unos resultados decentes por primera vez en tres campañas. Seis caras nuevas, entre las que destacaban la de D’Angelo Russell y Allen Crabbe, compartirían proyecto con un Jeremy Lin que quedaba como único líder tras la marcha de Brook Lopez. Tras un récord de 3-1 en pretemporada, que daba aún más esperanzas a la organización, se comenzó el curso esperando ver florecer la sociedad Lin-Russell. Pero no tendremos la oportunidad, al menos este año.

A falta de pocos minutos para el final del último cuarto en el Brooklyn Nets @ Indiana Pacers de anoche, Jeremy Lin aterrizó mal tras una penetración a canasta. Tan mal como este vídeo, sus palabras (I’m done, I’m done) y su posterior expresión demuestran.

 

Desventajas en pista y en el vestuario

Jeremy Lin ha sido llamado a liderar a Brooklyn desde que llegó al equipo el año pasado. Un Brook Lopez con poca experiencia en ese apartado dejó vía libre al jugador de ascendencia asiática para alzarse como figura en el vestuario. Este año, rodeado de jóvenes, llegaba su oportunidad de resarcirse tras perderse 46 partidos la pasada campaña. Parece que finalmente no será así. No obstante, ya ha dicho Sean Marks, “General Manager” de la franquicia, que el “guard” seguirá teniendo funciones de líder pese a no jugar. No sería la primera vez que le viéramos a pie de pista, con su americana, sus gafas de pasta y una libreta apuntando conceptos del juego para ayudar a su equipo.

En pista, su baja significará todavía más para el conjunto neoyorquino. Un jugador que la pasada temporada obtuvo un récord de 13 victorias y 24 derrotas en los partidos que jugó, y sin el cual su equipo solo pudo cosechar 7 victorias y 38 derrotas, encuentros que Lin se perdió por lesión.

Esta campaña, Kenny Atkinson parecía decidido a probar la asociación Lin-Russell, que no había comenzado bien la pretemporada, pero que simplemente, prometía. El excelente trabajo que desempeñó Jeremy en Charlotte al lado de Kemba Walker jugando “off ball” no fue cosa de un día. Ayer, primer partido en el que la asociación funciona (48 puntos, 9 asistencias entre D’Lo y Lin), tuvo que llegar el chasco.

 

Jugadores que solicitan la vacante

Esta lesión, aunque cueste decirlo mirando hacia Brooklyn, no es el fin del mundo para ellos. No en un equipo plagado de “combo guards”. Si bien es cierto que prácticamente el segundo mejor jugador de todo el conjunto se pierde el año, esto no significa que dicha posición no pueda cubrirse. Especialmente si cuentas con los jugadores adecuados.

Caris LeVert

Es el primer candidato para cubrir la baja. Solo tiene 23 años, es su año “sophomore” y posee una versatilidad característica. Gran parte del uso de balón que Lin deja vacante caerá en sus manos, delegando en él una amplia responsabilidad en la organización y, por qué no, anotación, visto de lo que es capaz.

Allen Crabbe

El otro aspirante a ser titular como escolta. El segundo mejor tirador de tres de la pasada campaña espera hacer valer su amplio contrato en Brooklyn, con rol aumentado y tiros extra. La lesión de Lin, aunque esté mal decirlo, proporcionará unos minutos más a Crabbe que le vienen bien para demostrar su valía.

Allen Crabbe podría ser el titular tras la lesión de Jeremy Lin

La única incógnita es su encaje en el quinteto titular (hasta ahora Lin-Russell-Carroll-RHJ-Mozgov) si solo reemplaza a Lin, puesto que la organización de balón queda un poco mermada con Russell como único armador puro. Por ello, se abre la posibilidad de dejar a DeMarre Carroll como sexto hombre y que ambos, Caris LeVert y Allen Crabbe, sean titulares

Por otro lado, también existen jugadores que tendrán que dar un paso adelante como son Sean Kilpatrick y Spencer Dinwiddie, ambos con tareas extra en anotación y organización respectivamente. El “overbooking” de “combo guards” en Nueva York no parece tan grave ahora.

 

Consecuencias en términos extradeportivos

La lesión de Jeremy Lin no solo influye en el futuro de la franquicia por los ya comentados temas del liderazgo, influencia en pista y crecimiento de otros jugadores. También están los temas contractuales y de traspasos, en los cuales un jugador que encaraba un ‘potencial’ último año de contrato influye bastante.

El base graduado en Harvard se encuentra actualmente en el segundo año del contrato de $36 millones por tres temporadas que firmó con los Nets. El detalle que se nos escapa, y por el cual hemos llamado potencial a este año anteriormente, es que el curso que viene Lin posee una opción de jugador de 12 millones de dólares.

Esta cláusula podría haber supuesto una mayor flexibilidad en las cuentas de los Nets, y ampliaba considerablemente el terreno en el que Sean Marks podría actuar, hipotéticamente, la próxima “offseason”. Todo esto, obviamente, considerando que Lin preferirá cobrar 12 millones el año que viene a intentar firmar por una cantidad mayor de 10 sin jugar una temporada entera y sin que los equipos tuvieran constancia de su nivel de juego.

La situación es la que es, y deja a los Nets con pocas opciones en la próxima postemporada. El momento de actuar parece trasladarse a 2019, cuando DeMarre Carroll, Jeremy Lin y Trevor Booker terminan contrato, y los neoyorquinos recuperan el control sobre todas sus elecciones de primera ronda.

Y hablando de “picks”, Lin merma otra clara posibilidad de la gerencia. Poniéndonos algo especulativos, Brooklyn podría haber considerado traspasar al jugador por una primera ronda, de la que carece este año y la cual necesita para seguir añadiendo juventud a su proyecto, en este, último año de lotería del Draft.

Otra elección de Draft, que Brooklyn no controla pero en la cual sí influye, es la que los Cavaliers poseen este año. Hoy es más valiosa que ayer, y Cleveland suspira tras ver a los Nets sumergirse de nuevo en las últimas posiciones de un débil este.

 


 

Se ha hablado mucho de que esta es la pretemporada más corta de la historia NBA, de los descansos entre partidos que la organización está intentando equilibrar y la pesada carga de minutos que termina acarreando lesiones y desechando espectáculo a finales de cada campaña. Nada de esto influye cuando la mala suerte entra en escena. Y es lo que ha ocurrido ayer con Lin, antes de ayer con Hayward y hace unos días más con Exum.

Para Brooklyn esto no es el fin del mundo, ni mucho menos, ya que el desarrollo de los jóvenes sigue siendo una de las principales tareas a definir, y esto ‘favorece’ de alguna manera dicho objetivo. Por otro lado, sí que elimina en gran medida las posibilidades de los Nets de meterse en “playoffs” en el débil este, y aumenta las opciones de éxito de los Cavaliers en el traspaso que involucró a Kyrie Irving. El tiempo dirá en lo que realmente esta rotura de tendón rotuliano terminó influyendo.

 

Scott Daniel Cooper / starting5online.com

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This