Conecta con nosotros

Mercado

Los Brooklyn Nets, empleando su espacio en pos de su futuro

Analizamos las posibilidades de los Nets de complementar su proyecto con otra gran pieza como Otto Porter o Kentavious Caldwell-Pope.

Otto Porter parece ser el objetivo número uno de la presente Agencia Libre para los Brooklyn Nets - Keith Allison (CC)

Otto Porter parece ser el objetivo número uno de la presente Agencia Libre para los Brooklyn Nets – Keith Allison (CC)

La Agencia Libre dará comienzo mañana en la mejor liga del mundo. Esa época del año donde todos los equipos, desde el primer clasificado hasta el último, pujan por piezas en la agencia libre, y cada uno de ellos con un fin, ya sea ultimar la rotación de banquillo de un equipo contender para el anillo, o firmar ese jugador joven que complemente el quinteto de una franquicia en reconstrucción.

Más bien en esta última opción se encuentra el equipo protagonista de esta pieza, los Brooklyn Nets. Los neoyorquinos parecen tener claros sus objetivos en esta Agencia Libre, los cuales analizaremos más adelante, aunque en primer lugar vamos a discutir la situación actual del “roster” de los Nets.

 

Actualidad del roster de los Nets

A cambio de hospedar el gran contrato de Timofey Mozgov, Brooklyn ha conseguido a ese joven con potencial de lotería del Draft que nunca tuvo (D’Angelo Russell), eso sí, pagando un precio considerable (Brook Lopez expiring). La situación del equipo se presenta interesante de cara a la reconstrucción con la adición del ya comentado base y Jarrett Allen, pívot joven y defensivo en el Draft.

Además de esto, los jóvenes jugadores Caris LeVert, Rondae Hollis-Jefferson e Isaiah Whitehead, con los cuales Brooklyn contaba ya en plantilla, contribuirán a conformar el núcleo joven que espera crecer hasta el año señalado, 2019.

Los Nets siguen dando forma a su vestuario antes de entrar en la Agencia Libre. Ayer mismo se hicieron efectivas las opciones de equipo poseídas sobre Sean Kilpatrick y Joe Harris, dos “guards” más. Sin embargo, la franquicia todavía debe presentar su decisión sobre las opciones, también de equipo, de otros tres jugadores: Spencer Dinwiddie, Archie Goodwin y Quincy Acy. Si el conjunto acepta todo, se sobrecargaría, más de lo que está, de jugadores que pueden disputar las posiciones de uno y dos.

D'Angelo Russell es el nuevo faro de los neoyorquinos - Keith Allison (CC)

D’Angelo Russell es el nuevo faro de los neoyorquinos – Keith Allison (CC)

Pese a que la posibilidad de que Brooklyn comience la temporada con muchos jugadores de este corte es alta, la “front office” ha tenido una respuesta más que obvia el ser preguntada al respecto. Desde la rueda de prensa donde se presentaron Timofey Mozgov y D’Angelo Russell, Kenny Atkinson y Sean Marks, caras visibles y representantes máximos del conjunto, han decidido abogar por la ‘teoría del mejor jugador disponible’. Dejamos las declaraciones y pasamos a analizarlas:

Kenny Atkinson: No creo que estemos en una posición donde debamos preocuparnos por necesitar una posición. No podemos. No estamos ahí todavía. Se trata del mejor jugador disponible.

Sean Marks: Nunca lo hemos mirado de la manera: ‘necesitamos esta posición particular’. Estamos todavía intentando conseguir lo mejor disponible, adquisición de talento. Kenny y el staff han hecho un gran trabajo encajando a los chicos.

Según su plana mayor, Brooklyn seguirá en la misma línea del año pasado, donde el talento prima sobre todo lo demás. Se va a intentar conseguir lo mejor disponible, encajando aquí solo objetivos realistas, como Otto Porter o Kentavious Caldwell-Pope.

Con una cantidad cercana a 30 millones (34 según Eric Pincus a falta de decisiones en opciones de equipo) para libre uso, Brooklyn podría dar la bienvenida a cualquiera de estos jugadores, aunque no a los dos la vez. Ambos pedirán contratos máximos  o muy cercanos a dicha cifra, y tienen sitio en la filosofía y plantilla de los Nets.

 

Otto Porter

En primer lugar, Otto Porter se coloca como la opción principal de la postemporada Net. Es el más joven de los dos además de que parece haber explotado su potencial esta temporada. Brooklyn necesita tamaño y físico en las alas, tras la reconversión de Rondae Hollis-Jefferson a la posición de cuatro que tantos beneficios ha proporcionado a la alineación de “small ball” de los Nets. Otto Porter cumpliría estos requisitos, además de contar con una habilidad que toda franquicia NBA en la era moderna que vivimos desearía: su tiro de tres.

A un conjunto que está el cuarto en la NBA en triples intentados por partido (31.6), pero el vigésimo sexto en porcentaje de tiros de tres anotados (33.8%), sin duda un jugador que anota el 43.4% de los tiros desde más allá del perímetro que intenta le encajaría perfectamente en su quinteto titular. Además de esto, el de St. Louis ha sido el mejor de su equipo en ratio ofensivo (129), y cuenta con un aceptable 108 en ratio defensivo. No tiene utilidad realzar una comparación por años dado que esta ha sido una temporada donde sus prestaciones se han incrementado casi exponencialmente, dando lugar a mejoras en prácticamente todas las estadísticas de su juego.

Hay que añadir que, a sus 24 años recién cumplidos, posee la juventud, que parece casi un requisito para unirse a los nuevos Brooklyn Nets de Sean Marks, que aboga por el talento a edades tempranas para formar una base que permita despegar a la franquicia en 2019 con plenitud.

El único problema del jugador es su irregularidad. Otto Porter estuvo bastante bien en la primera parte de la temporada, promediando 14.6 puntos y 6.7 rebotes por partido, junto a 1,5 robos, además de plasmar unos maravillosos 53.4% en tiros de campo y 46.6% desde el perímetro en 34 minutos por noche. No obstante, el rendimiento del alero decayó tras el “All Star” (10.8 puntos, sin llegar al 50% en TC ni al 35% en T3, y 5.7 rebotes en menos de 30 minutos por concurso). En “Playoffs” remontó de nuevo, pero su tiro de tres no se recuperó, quedándose en un corto 28.2%. En definitiva, cabe destacar que el jugador es irregular, y aunque demuestra potencial, no parece haber explotado del todo. Veremos si Kenny Atkinson consigue aprovechar todas sus herramientas, en el caso de hacerse Brooklyn con él.

 

Situación de Washington

Los Washington Wizards parecen haber dejado claras las cosas tras la reciente encrucijada que se presentó en su franquicia. Esta encrucijada se formó en torno a las declaraciones John Wall hace tres días sobre Paul George. Concretamente, manifestó que a su equipo solamente le faltaba un empujón. Según el base All Star, tienen al point guard que quieren, también al escolta, incluso al ala pívot y a su cinco, pero Paul George lo haría muy bien en la posición de alero. No quita méritos a Otto Porter, aunque se excusa en que George podría defender a LeBron James.

Sin embargo, recientemente The Undefeated ha dado a conocer una información relativa a la franquicia de la capital: a las 12:01 del día que da comienzo a la Agencia Libre, harán una oferta e igualarán todo por Otto Porter, reafirmando su postura y compromiso con el alero.

Eso sí, una cosa es lo que se diga, y otra lo que de verdad ocurra. Washington tiene comprometidos 91 millones (99 es el límite del “salary cap“) en nueve jugadores para la próxima temporada, pero son tres sus agentes libres restringidos, y dos en concreto los que han sido muy importantes para ellos: el ya mencionado Otto Porter, y el tirador Bojan Bogdanovic, que hizo un gran trabajo en la segunda parte del pasado curso con su nueva franquicia al dejar a los Nets. También cuentan con dos contratos no garantizados, que sumarían cerca de dos millones y medio si fueran aceptados dentro del equipo. Son los de Ochefu y McClellan.

En definitiva, Brooklyn pone a los Wizards bajo presión reafirmando una vez más su estrategia de la pasada campaña, ser agresivos con los contratos a jugadores. Si Washington desea retener a Otto Porter, mínimo se plantarían en 111 millones de dólares garantizados para la siguiente campaña con solo diez jugadores en plantilla, teniendo que firmar todavía una pieza más que fuese importante para su banquillo. Recordemos que el límite para el impuesto de lujo se encuentra en los 119 millones.

Al hacer esta oferta, los Nets dejan en una situación comprometida a los Wizards. Lo que está por ver es si terminará saliendo bien para ellos, dado que la pasada campaña ni Tyler Johnson, ni Allen Crabbe, e incluso Donatas Motiejunas, pudieron acabar en el equipo dado que sus respectivos equipos igualaron las ofertas presentadas por los Nets. Eso puede cambiar este año, viendo las situaciones de los conjuntos que Brooklyn ‘ataca’.

 

Kentavious Caldwell-Pope

Kentavious Caldwell-Pope es una opción más remota. Si bien es cierto que se rumoreaba ya desde el comienzo de la pasada temporada, desapareció, entre comillas, como opción, al mismo tiempo que Otto Porter encandilaba a la afición de los Washington Wizards con sendas actuaciones.

KCP encaja a la perfección en Brooklyn por su perfil 3&D especialista en defensa y con potencial para ser una gran amenaza ofensiva. En Detroit, sin embargo, esperaban que este pasado curso fuera la reivindicación del de Georgia, pero pasó sin pena ni gloria como una campaña más en su corta carrera.

A sus 23 años, tiene mucho margen de mejora y encaja también en la filosofía de la juventud y talento de Brooklyn, pero está mucho más verde en ataque que el jugador de Washington Wizards. Ha caído en prácticamente todos sus guarismos con respecto a la temporada 2015-16, por lo que su producción ha disminuido y no ha conseguido encandilar a los conjuntos, que se lo podrían haber rifado en esta agencia libre. Al contrario, sus habilidades están en duda.

Realizando un breve repaso a sus estadísticas de esta campaña, no ha llegado ni siquiera al 40% en tiros de campo (39,9%), y se ha quedado en un 35% en triples, mejorando su registro del pasado año. Este es un aspecto interesante para Brooklyn, y no cumpliría sus requisitos al no mejorar su tiro y suponer una amenaza desde fuera y como anotador (solo 13.8 puntos por encuentro en 33.3 minutos). Otro problema de Caldwell Pope es su estancamiento. Debajo colocaremos un par de tablas que indican su nula mejora por 36 minutos y por 100 posesiones, que dejan claro que solo ha mejorado y muy ligeramente en ataque, al desarrollar su producción en ratio ofensivo (aumento desde la 14-15, donde era bajo con 101, a 107 en los dos años siguientes) y asistencias (mejoras de más de 1 punto en ambas categorías). Su porcentaje de tiro ha ido oscilando, pero el de triple también ha ascendido.

 

Estadísticas por 100 posesiones

Año TC% T3% TL% Pérdidas Rebotes Asistencias Robos Tapones Puntos
2014-15 40,1% 34.5% 69,6% 1.9 5.1 2.2 1.9 0.4 20.9
2015-16 42% 30,9% 81,1% 1.9 5.1 2.5 2 0.3 20
2016-17 39.9% 35% 83,2% 1.9 5 3.9 1.8 0.2 20.9

 

Año Ratio Ofensivo Ratio Defensivo
2014-15 101 109
2015-16 107 107
2016-17 107 109

 

Estadísticas por 36 minutos

Año TC% T3% TL% Pérdidas Rebotes Asistencias Robos Tapones Puntos
2014-15 40,1% 34.5% 69,6% 1.3 3.5 1.5 1.3 0.3 14.5
2015-16 42% 30,9% 81,1% 1.4 3.6 1.8 1.4 0.2 14.3
2016-17 39.9% 35% 83,2% 1.2 3.5 2.7 1.3 0.2 14.9

 

Situación en Detroit

Para los Detroit Pistons, la situación de perseguir a su agente restringido o buscar una alternativa en la agencia libre es clave. Su posición de escolta titular depende de ello. El problema es simple: actualmente, los Pistons tienen garantizados casi 94 millones y medio de dólares a pagar entre nueve jugadores de su plantilla, contando la cantidad del “buyout” de Josh Smith, con la que cargarán hasta la campaña 2019-20.

La flexibilidad salarial para ellos no es mucha, contando que deben reforzar su banquillo y pensar en KCP para el próximo año. Sí que es cierto que sus otras piezas claves poseen contratos asegurados, por lo que su principal preocupación será esta.

Andre Drummond se lleva gran porcentaje del espacio salarial de los Pistons – Scott Daniel Cooper

En la temporada 2017-2018, el salary cap será de 99 millones, por lo que las opciones no son muchas. De igualar la oferta que seguramente realice Brooklyn, cercana a un máximo, Tom Gores (propietario de Detroit Pistons) debería abrir su billetera para pagar, ya que el impuesto de lujo se situaría en 119 millones de dólares. Sumando el contrato de 20 millones, más o menos, de KCP, y las piezas de banquillo, Detroit lo sobrepasaría. La única posibilidad es que se deshagan de algún jugador para contar con más flexibilidad.

Y, respondiendo a la pregunta que todos nos hacemos: sí, los de la Motown deben tenerle miedo a los Brooklyn Nets, dado que es un equipo que no tiene nada que perder hasta el año 2019. Los neoyorquinos tienen mucho espacio salarial disponible y pueden jugársela firmando un jugador como Caldwell-Pope. Poniendo como ejemplo la pasada Agencia Libre, si Brooklyn va a por un jugador, va con todo. Recordemos el simple ejemplo de la joyita de contrato que le dejó a Miami Heat, quien igualó por Tyler Johnson y debe preocuparse por pagarle casi 20 millones su sexto hombre.

Por último, destacar que estos dos nombres no serán los únicos objetivos de los Nets en la FA de este año. Hay que esperarse también la firma de algún que otro veterano, al igual que se hizo el año pasado, para que guíe con buena mentalidad a la joven plantilla que ostentan los neoyorquinos. Además, se ha rumoreado la posible llegada de algún interior. Kelly Olynyk, DeWayne Dedmon o Amir Johnson andan por los lares de la agencia igualmente, y los Nets cuentan con mucho espacio y pocos compromisos.

Foto: Scott Daniel Cooper / starting5online.com

Comentarios

Más en Mercado

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This