Conecta con nosotros

NBA

Los Charlotte Hornets no dejan brillar a Dwight Howard

Superman está haciendo su mejor temporada en estos últimos cuatro años.

Dwight Howard

Dwight Howard no está recibiendo toda la atención que merece. Guillermo Mayol (The Wing)

Actualización 22/03

El nivel de Dwight Howard está temporada es el mejor de los últimos años del pívot. En este artículo os contamos cómo su actuación de esta madrugada ante los Brooklyn Nets no es casualidad. Superman termina con 30 puntos y 32 rebotes, primer 30-30 desde Kevin Love en 2010 y segundo en 36 años, según Andrés Monje.

 

Tenemos que hablar de Dwight Howard. Superman está de vuelta y curiosamente en una temporada con bajas importantes en los interiores, el de los Hornets no se está llevando toda la atención que merece. ¿El motivo? Justamente lo que acabamos de decir, estar en los Charlotte Hornets.

Actualmente el equipo se encuentra en la décima posición del Este a seis partidos de los Heat, los octavos. Las posibilidades de conseguir clasificarse a Playoff cada día se reducen un poco más pero el equipo continúa luchando. El problema es que la plantilla no está funcionando y esa lucha recae de forma casi exclusiva en Howard y Kemba Walker.

 

Banquillo y defensa, los problemas de los Hornets

Dwight Howard

Guillermo Mayol (The Wing)

Solo ellos dos superan los 15 puntos por partido y a pesar de que cuentan con buenos escuderos como Batum, Marvin Williams, Jeremy Lamb y Michael Kidd-Gilchrist, el banquillo no pone las cosas fáciles. Un equipo que confiaba en jugadores como Kaminsky, Monk, Zeller o Carter-Williams para hacer una segunda unidad competitiva se ha chocado con la realidad.

La ausencia de verdaderos jugadores resolutivos que puedan salir desde el banquillo a solucionar un partido es una de los factores que hacen que el equipo no esté en Playoff. Pero no es el único. La defensa, tanto interior como exterior, deja mucho que desear.

Son actualmente el decimoctavo equipo en defensive rating de la liga (106.8). Tan solo dos equipos de PO tiene peores números defensivos que ellos. Los Wolves y los Cavs, dos franquicias con uno de los mayores potenciales ofensivos, así que digamos que se lo pueden permitir.

 

Dwight Howard brilla en la oscuridad

Con este panorama es difícil que se hable de ti y eso es justamente lo que le está pasando a nuestro protagonista. Pero si analizamos más a fondo su temporada vemos que es la mejor desde el año 2013-2014 en los Rockets.

Sobre todo esto ha quedado evidenciado a nivel ofensivo. Sus 16.5 puntos son la marca más alta de los últimos cuatro años y con 12.1 rebotes por partido continua siendo uno de los referentes de la liga. Cualquier otro jugador que promediase este doble-doble sería más valorado, pero no es el caso de Howard.

Su nivel defensivo está claro que no es el de antes pero en ataque está volviendo a ser muy dominante y un buen ejemplo son sus cinco últimos partidos. Con 24 puntos de media en estos partidos ha vuelto ha recordar al jugador que dominaba en 2010.

Esta claro que los rivales han ayudado. Nets, Suns, Hawks, Sixers y Pelicans no son los equipos más competitivos pero eso no quita el mérito de Superman. Desde el inicio de temporada ha rendido a un buen nivel pero sus últimas actuaciones, sobre todo los 33 puntos ante los Hawks, ya han comenzado a callar a sus haters, que no le faltan.

 

¿Qué futuro tiene en los Hornets?

Dwight Howard

Guillermo Mayol (The Wing)

Quizás el mayor problema que tiene Howard es su contrato. Más de 23 millones hasta 2019 es una cifra como para exigir más al pívot. Con ese salario tienes que ser una estrella y a pesar de que en ataque está cumpliendo, en la parcela defensiva le cuesta estar centrado durante tres partidos seguidos.

El proyecto de Hornets pende de un hilo. Tras enseñar la puerta a Kemba Walker y querer empezar una reconstrucción, ahora parece que reina la calma. Eso sí, una calma engañosa. Este verano Jordan tiene que tomar una decisión. El proyecto está completamente a la deriva y se necesitan cambios.

Una  solución puede ser traspasar a sus estrellas. Con Kemba Walker lo tienen fácil, pero con Dwight Howard, muy complicado. Pocos equipos se querrán comer los más de 23 millones de salario del pívot y eso es un problema para los Hornets. Howard ha encontrado la estabilidad en el equipo, pero dudo mucho que quiera pasar los últimos años de su carrera en un proyecto sin rumbo.

Por desgracia para él, parece complicado que salga y lo más seguro es que se vea obligado a brillar en la oscuridad un año más. Mucho tienen que cambiar las cosas para que su situación mejore y pueda a volver a ser valorado como merece. Suena irónico pero Superman necesita un milagro.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This