Conecta con nosotros

NBA

Brad Stevens y el reto de ser favorito

Sin lesiones, sin LeBron en la conferencia y con un equipo plagado de estrellas, Brad Stevens solo tiene una tarea.

Kyrie Irving y Brad Stevens en el NBA London Game – Alex Güell (The Wing)

“Sí, podemos ganar a los Warriors a siete partido” decía Kyrie Irving. “Vamos a jugar las NBA Finals, cualquiera con sentido común diría eso” aseguraba Jaylen Brown. “Podemos competir contra cualquier equipo a siete partido” Tatum y la lista sigue: Morris, Smart, Rozier… solo Hayward y Horford se han mantenido al margen. Los Celtics saben que son el mejor equipo del Estearguably el segundo mejor equipo de la liga. Y que quedarse a las puertas de las finales de la NBA por tercer año seguido sería, ahora sí, un fracaso.

¿Pero qué opina Brad Stevens? Partido a partido, día a día. Se aleja de la presión, se distancia del favoritismo y no quiere la etiqueta de mejor equipo de la conferencia. Aunque lo sean, por bastante además. “Toronto va a ser un gran rival, fueron primeros del Este el año pasado y se han reforzado con Kawhi Leonard”. Balones fuera.

Bienvenidos a los nuevos Celtics de Kyrie Irving y Gordon Hayward

Stevens siempre ha sido underdog

Entre 2010 y 2011, los Bulldogs de Butler jugaron dos veces el National Championship Game, contra Duke y UConn respectivamente. Dos powerhouse del baloncesto universitario contra la cenicienta en 2010, una universidad con solo cinco presencias en el Madness antes de Stevens. Por supuesto, Butler nuBnca fue favorito aunque se quedó a un triple de Hayward de hacer historia en su primer año; imposible ante Kemba Walker en 2011.

Años más tarde, ya en la NBA, Stevens dejó para siempre el sentarse en un banquillo poco conocido para tomar las riendas de la mejor franquicia de la historia: los Celtics le daban el timón de la reconstrucción post-big-3. Un equipo con Rajon Rondo y Jared Sullinger como mejores jugadores que convirtió en dos años y medio en los Celtics de Isaiah Thomas y Al Horford. Pero ni con esas: la conferencia seguía siendo propiedad de LeBron, inquebrantable en su trono en el Este. El resto, aspirantes, nunca favoritos. 

Para 2017, Stevens se coló en las Finales de Conferencia pese a tener a Isaiah Thomas lesionado y ser “el peor seed #1 de la historia” según algunos expertos. Los Cavs abusaron con un 4-1 y +100. En 2018, ahora sin Kyrie Irving y Gordon Hayward, volvieron a las Finales contra LeBron y le exprimieron al máximo. Llegaron a estar 2-0 arriba, 3-2 y jugaron el séptimo en casa. Pero LeBron todavía reinaba por aquel entonces en el Este.

En total han sido cuatro finales, dos de NCAA y dos de conferencia en la NBA en las que Stevens nunca ha salido a pista como el rival a batir. Pero este año, por primera vez en su historia, los Celtics son el enemigo número uno. Son a quien en la bahía vigilan y esperan en Junio, a quién Philadelphia y Toronto miran con recelo y el resto del Este espera derrocar. Son una dinastía a punto de firmar el contrato.

brad stevens

Brad Stevens en su primera rueda de prensa durante el Media Day | Pablo Espinosa (The Wing)

¿Podrá Brad Stevens con la presión?

No será manejar los egos, porque solo Kyrie Irving se ve como un reto ante su contract-year. No será manejar los minutos porque el banquillo sabe que es banquillo, los titulares saben que son titulares y por si acaso, Ainge le ha echado un cable: “Algunas veces yo creía que era mejor que Larry Bird, entonces alguien tenía que venir a hablar conmigo y calmarme. Este año haré lo mismo”. ¿Cuál es entonces el gran reto de Stevens?

Manejar la presión. Claro, conciso y directo. Saber que tiene el mejor equipo, porque lo sabe. Preparar mentalmente a su equipo para afrontar un reto que debe ser asequible por plantilla: ganar el Este, plantarse en las NBA Finals. Batir a LeBron era un reto que movía a ciudades enteras –podemos preguntar en Toronto–, pero sin James, sin ese desafío, toca motivar a un equipo que ya estuvo a un cuarto de jugar las finales.

A favor, un equipo todavía joven y con aspiraciones: en la actual plantilla, aunque todos han jugado finales de conferencia [a excepción de Hayward y los rookies], solo Kyrie y Baynes saben qué es jugar unas NBA Finals y ganarlas [y perderlas]. Hay hambre, hay un proyecto inmejorable y una gerencia que confía en Brad más que en nadie. El reto, jugar como si todavía no se hubiera ganado nada. Y la pre-season ya ha sido un aviso.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This