Conecta con nosotros

NBA

Cómo funcionan el nuevo Blake Griffin y los Pistons

El inicio de Blake Griffin en Detroit es emocionante. Desgranamos su juego en este videoanálisis.

Blake Griffin fue sorprendentemente traspasado por los Clippers

Apenas lleva tres partidos, pero Blake Griffin ya es la estrella de estos Pistons. Les falta mucho en la plantilla y aún así las sensaciones son muy buenas. La impresión es que Stan Van Gundy sabe ya cómo explotar a Griffin mejor que los Clippers en todos estos años.

Veamos su papel y el rendimiento del equipo

 

La gran estrella, Blake Griffin

Su línea estadística no es, ni de lejos, la mejor. Promedia 20,3 puntos con el eFG% más bajo de toda su carrera, 9.3 rebotes y 6 asistencias. Ahora, ¿qué nos dicen de verdad los números? Estamos ante la que puede ser la mejor y más divertida versión de Blake Griffin.

El ex de Clippers llega a este equipo para relanzar un ataque muy malo hasta su traspaso. Precisamente en ese tramo de 49 encuentros los Pistons eran el décimo peor ataque de toda la NBA con 104 puntos por cada 100 posesiones. Este mismo ratio ofensivo alcanza los 112 puntos en los tres encuentros con Blake Griffin.

Algo que Doc Rivers no explotó por tener a Chris Paul y por su mal diseño ofensivo era la versión más generadora de Griffin. Algunos piensan que su nivel más sobresaliente llegaría si rechaza totalmente la generación y se centra en la finalización, pero ese no es el Griffin de estos años. El 23 de los Pistons es uno de los interiores más hábiles desde el bote y el pase, capaz de crear desventajas jugada tras jugada. Y eso aprovecha Stan Van Gundy.

Es clave el tiro exterior. El curso pasado ya enseñó su potencial como triplista y este curso lo confirmó en Los Angeles. Será básico en Detroit que mantenga un buen nivel de lanzamiento y en estos primeros partidos le vemos lanzando a niveles similares, aunque con porcentajes algo inferiores (de 34% a 31%). También sea dicho, lanza más triples sobre bote y en situaciones complicadas.

Como generador le vemos en su mejor nivel. Si bien aquí, la estadística de uso de balón engaña. Blake Griffin siempre ha tenido mucho peso finalizador/creativo en los Clippers, pero ahora en Míchigan su carga pasa a la creación. Solo en cuatro de sus ocho temporadas NBA -tres de ellas, sus tres primeras- lanzaba menos que en estos partidos con los Pistons.

La muestra es muy pequeña, pero todo apunta a que se explotará como nunca su versión creativa. Registra, de largo, su mejor porcentaje de asistencias (29,1%).

Sin Reggie Jackson a su mejor nivel -y lesionado en estos momentos- Blake Griffin toma el papel de generador principal, como ya hemos dicho. Una de sus mejores armas es lanzar los contragolpes desde el rebote, una de sus especiales. Es élite de la NBA en este aspecto y sus primeros partidos lo demuestran.

Teníamos muchas ganas de ver esto.

Desde dónde Griffin se muestra totalmente destructivo es en los unos contra unos. Los aclarados de Blake Griffin rara vez terminan mal para él: es un mismatch continuo. Los Pistons buscan el cambio defensivo si hiciese falta y el cyborg busca la salida. Saca faltas, encuentra buenos pases, tiros fáciles… Veremos muchas isolations para Blake Griffin.

 

Andre Drummond conecta mejor que DeAndre Jordan

Era algo que suponíamos cuando se anunció el traspaso y, de nuevo, con una muestra muy pequeña, la conexión emocional y táctica de ambos jugadores es especial. Los mejores años defensivos de DeAndre Jordan daban un sustento de primer nivel a Blake Griffin. Los problemas llegaban en ataque.

Jordan no tiene rango de tiro, no es un habilidoso pasador, ni dispone de movimientos al poste. Andre Drummond tampoco tiene tiro, pero lo compensa con una maravillosa capacidad de lectura y pase y unos movimientos al poste que mejoran año tras año.

Precisamente el nivel defensivo (y los tiros libres) lastraba a Drummond durante estos años de carrera, pero esta temporada le dio la vuelta a la situación. Ya sabemos que es el mejor reboteador de la liga y, este curso, también es el ancla defensiva que pedíamos. Su defensa mejora con la llegada de Blake.

 


 

Es importante destacarlo de nuevo: la muestra es mínima, apenas tres encuentros. El objetivo de este artículo es analizar el tipo de Blake Griffin que propone Stan Van Gundy y qué podemos esperar de estos Pistons. Respecto a lo primero, revolución total la adición y rol de Griffin para el estilo de un Van Gundy que siempre apuesta por un interior rodeado de tiradores.

Respecto a lo segundo, vemos otros Detroit Pistons. La rotación pierde calidad en el exterior con la marcha de Avery Bradley. Hay un problema evidente en el puesto de base y en las alas. Reggie Jackson no convence y está (de nuevo) lesionado y Stanley Johnson mejora pero su lanzamiento exterior continúa siendo inefectivo. Ish Smith, Luke Kennard, Langston Galloway y Reggie Bullock aportan minutos de calidad, en especial el primero y el último, pero falta calidad.

Eso sí, la llegada de Blake Griffin ya supone un plus emocional para estos Pistons y se nota. Aterriza una estrella y se nota en la pista y en las sensaciones. Queda mucho, pero ojalá las lesiones respeten a Blake y Van Gundy pueda crear un equipo candidato alrededor de su pareja de All-Stars.

 

Foto: Scott Daniel Cooper | starting5online.com

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This