Conecta con nosotros

NBA

Ball e Ingram se devalúan en la enfermería de los Lakers

Unos Lakers sentenciados tienen a Lonzo Ball y Brandon Ingram lesionados y sin poder demostrar su valía.

Que la temporada de Los Angeles Lakers es esperpéntica y un fracaso es una afirmación que muy pocos se atreven a negar a estar alturas de la temporada. El mal juego, los peores resultados, el nulo crecimiento de los jóvenes como Lonzo Ball, Brandon Ingram o Kyle Kuzma y la casi segura no presencia, una vez más, en los Playoffs ponen en duda el valor de todos los activos de la franquicia, incluso del propio LeBron James, que a nivel competitivo no ha conseguido causar efecto alguno en su primer año vestido de oro y púrpura, motivo por el que se está empezando a poner en duda su reinado, por lo menos, en esta temporada NBA.

TW Shootaround: ¿es LeBron James el mejor jugador de la NBA?

Ante este escenario, Los Angeles Lakers están dejando de lado las victorias conscientes de que con el nuevo sistema de lotería del Draft pueden conseguir una elección muy alta sin necesidad de estar entre los peores récords. Es por eso que, según varios periodistas, van a limitar los minutos de LeBron James en pista a 32 (actualmente promedia 35.4, la marca más baja de toda su carrera) y le harán descansar en los back-to-backs. Aparte de James, el conjunto angelino tendrá dos ausencias importantes para los últimos partidos; Brandon Ingram, con un problema grave y que tenía que parar sí o sí, y Lonzo Ball, dónde sí que hay más dudas sobre si necesita estar fuera de las pistas o aprovechan la tesitura para no forzar al base y que se recupere lentamente sin riesgos.

TW Podcast: los Lakers y el tanking, ¿debe volver jugar LeBron esta temporada?

Pero el problema va más allá del deportivo y el de salud (este último el más importante); sino que también complica la idea de futuro de los Lakers de cara a este verano, donde estos dos jugadores iban a ser protagonistas de las conversaciones con los Pelicans por Anthony Davis y que, si ya antes no sonaban excesivamente interesantes, ahora los de Nueva Orleans tienen un motivo más para dudar de la oferta de Magic Johnson, un ejecutivo cuestionado pese al aura de leyenda que lleva con él.

Sin embargo, toda esta crisis podría ser agua de borrajas si los Lakers en este descenso a los infiernos se hacen con un pick 1 o 2 en el próximo Draft, lo que significaría casi seguramente un Zion Williamson o RJ Barret que podrían ser el factor clave por encima de otras ofertas en cualquier movimiento.

 

Brandon Ingram, sin plazo de regreso

El caso más grave es el de Brandon Ingram. El foward ha sufrido una trombosis venosa profunda en su brazo derecho, confirmando su baja para lo que queda de temporada por la propia franquicia. Es decir, al jugador de 21 años se le ha formado un coágulo de sangre que debe ser tratado inmediatamente para evitar el riesgo de que este coágulo se suelte de la vena donde está, se mueva a través del torrente sanguíneo y que llegue a los pulmones, provocando una embolia pulmonar.

Estos tratamientos no acostumbran a tener un periodo de recuperación marcado y esto aumenta la expectación entorno a su figura: ¿se recuperará al 100% antes de la próxima temporada? ¿estará meses sin poder jugar? ¿tendrá que retirarse porque estos coágulos no desaparecen?

Evidentemente, lo único importante es que Ingram pueda estar sano, sea para jugar en los Lakers, en otro equipo o para tener una vida alejada del baloncesto profesional; pero este DVT (siglas en inglés de esta enfermedad) convierte al ex de Duke en una pieza de menos valor que hace unas semanas, si cuando Magic vuelva a llamar a los Pelicans no hay informes médicos favorables sobre el estado del jugador, los Lakers perderían a uno de sus activos más atractivos en una subasta que no esperará a nadie.

TW Podcast: Brandon Ingram nos deja muchas dudas

Además, Brandon Ingram deja de jugar cuando estaba en su mejor momento dentro de esa lenta mejora que se ve cada año, volviendo a mitigar cualquier pensamiento sobre su capacidad de convertirse, con galones, en una estrella de la NBA.

 

Lonzo Ball, ¿muñeco roto?

El problema del base es de tobillo y mucho menos relevante que el de su compañero Ingram; pero la sombra sobre el gran de los hermanos Ball no está en esta lesión en concreto, sino en la facilidad con la que se ha estado lesionando en sus dos años como profesional.

Aunque Lonzo Ball todavía es muy joven (21 años) y existen cientos de casos de jugadores que consiguen mitigar su facilidad para lesionarse con el tiempo, a la hora de moverlo es un factor que siempre se tiene en cuenta y que disminuye el valor de la gran promesa que pueden vender estos Lakers.

En concreto y si se confirma su no participación en lo que queda de campaña, el base no habrá llegado en estas dos temporadas a los 100 partidos disputados entre ambos con 52 como rookie y 47 como sophomore. Es decir, Lonzo Ball se ha perdido cerca del 40% de los encuentros por lesión, una cifra muy elevada para alguien del que se espera que sea importante dentro de un equipo.

Eso sí, el juego de Lonzo Ball sí que ha sufrido un upgrade en esta temporada asentándose como un base con capacidad de marcar la diferencia en defensa, además de estar con menos presión a la hora de tirar y aportando las virtudes generadores y reboteadoras que ya habíamos visto la temporada pasada. Pero… ¿de qué le podría valer a los Pelicans tener el talento si no lo pueden disfrutar por las lesiones?

La lesión de Lonzo Ball llega en el peor momento


Los Lakers no salen de un problema cuando les estalla otro; pero estas lesionados de dos de sus mejores jugadores jóvenes son uno de los más graves no solo por lo debilitada que les queda la plantilla actual, sino por las dudas que surgirán entorno a ambos tanto de cara a crear un roster en el futuro como para sacarlos en un traspaso, aunque un hipotético pick top en el próximo Draft cambiaría mucho la película.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This