Conecta con nosotros

Mercado

Austin Rivers, un arma «two-way» para los Houston Rockets

¿Encajará un perfil más bien anárquico junto a James Harden y Chris Paul, dos amasadores con mucho minutaje?

Los Houston Rockets no quieren volver a hablar de crisis una vez han conseguido remontar un mal inicio de temporada; ya están en zona de Playoffs y dejando mejores sensaciones en cada partido. Pero ahora que no podrán contar con Chris Paul durante varios partidos.

Morey ha decidido mejorar el nivel en la posición de base del roster con la firma de Austin Rivers, recién cortado por los Phoenix Suns tras el traspaso de Trevor Ariza y libre tras no acabar de concretarse su firma por los Memphis Grizzlies.

El base aterriza a Texas por el mínimo salarial con una situación interesante. Por un lado, las opciones de Brandon Knight de tener un protagonismo real después de su largo periodo de inactividad por problemas físicos se han reducido (como poco) y, segundo, habrá que ver como entra Austin Rivers en el vestuario de los Rockets teniendo que volver a convivir con Chris Paul. Y es que no podemos olvidar que, en su momento, salieron varias informaciones de una posible mala relación que desembocó en la marcha de CP3 precisamente a los Houston Rockets.

 

¿Encaja Austin Rivers en este equipo?

Cuando saltó la sorpresa de que los Suns habían dado a un Ariza muy pretendido por varias franquicias por Kelly Oubre, ya que Rivers no entraba en sus planes, varios equipos se interesaron por el ex-Duke. Por necesidad, los nombres de los Detroit Pistons, los New Orleans Pelicans y los Memphis Grizzlies salieron rápidamente. Fueron los de Tennessee los que, en principio, se habían adelantado a los demás para que Rivers liderase una segunda unidad que estaba algo coja solo con Mack, que está yendo de más a menos. Sin embargo, el acuerdo nunca llegó y Austin Rivers siguió buscando destino.

Finalmente, han sido los Houston Rockets los que han convencido a Rivers; unos Rockets que también andan escasos de rotación en los puestos exteriores y más con la lesión de Paul.

Austin Rivers puede ser un buen activo para Mike D’Antoni ahora mismo, un buen ejecutor (aunque nada fiable desde el triple) con el que James Harden tendrá menos responsabilidades de generación. Además, sin ser excelente, es un defensor apañado que proteja a La Barba y aporte minutos más solventes que de calidad, pero útiles al fin y al cabo.

El ex de Wizards, Clippers y Pelicans mejora claramente el banquillo de los texanos en este puesto, por lo que a nivel deportivo, incluso sin ser un «base tipo» para el estilo que despliegan, es una buena incorporación para unos Houston Rockets que tendrán que remar mucho para asegurar los Playoffs; y ya no hablemos de una buena posición en ellos.

Los Rockets vuelven a ser el equipo más eficiente

 

¿Y cuándo regrese CP3?

Los actuales Rockets se estaban sosteniendo gracias a Harden y a un Gordon que hacía a veces de acompañante y a veces de base, con algo más de 10 minutos de presencia del recién regresado Knight. Ahora, es presumible que Rivers le quite esa presión y esa gran carga de minutos a los actuales titulares. Sumando sin dificultad más de 20 minutos en pista.

Sin embargo, un base suplente no es tan necesario con Paul, Harden y Gordon, pudiendo rotarse entre ellos sin muchas complicaciones. Pese a ello, Austin Rivers ha firmado por lo que resta de temporada —aunque no es muy complicado cortar un mínimo salarial—, así que tendrá que ganarse unos minutos que van a estar muy caros y que lo serán más todavía cuando se vayan acercando los momentos cruciales de la temporada.

¿Puede aportar Rivers con pocos minutos? Sus ya siete temporadas como profesional invitan a pensar lo contrario, que solo cuando tiene muchos minutos consigue ser un factor diferencial para su equipo (con algunos partidazos como el de hace un año con los Clippers), por lo que tendrá que adaptarse a tener un rol minoritario.

Además, Austin Rivers ha cosechado fama de ser un compañero difícil de tratar y que no facilita una buena química de vestuario. Y es que aunque damos por hecho que los Rockets no han hecho este movimiento sin saber de primera mano como es la relación del base con Paul, tampoco sería de extrañar que los problemas sí apareciesen (o volvieran a aparecer) en algún momento de la presente campaña.

 


 

Austin Rivers, Brandon Knight y Michael Carter-Williams como bases suplente de los Rockets es algo que suena mejor por lo que podrían haber sido que por lo que están siendo, ejemplificando algunos de los problemas que han tenido en Houston estos meses.

En esta situación, Rivers solo puede ser una mejora instantánea o un jugador cortado, sin dar la sensación que pueda aportar con un rol muy pequeño. Por eso, viendo el poco impacto que tendría un mal acoplamiento, solo se puede calificar esta firma de decisión de bajo riesgo para unos Houston Rockets que están obligados a revertir ahora sus pecados estivales.

Comentarios

Más en Mercado

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This