Conecta con nosotros

Draft NBA

Anthony Davis: “El gigante que no lo era”

Un recorrido a la historia de Anthony Davis desde sus comienzos en Chicago, hasta su presente en los New Orleans Pelicans.

161107 NOP at GSW

 

“Ey Andrés, tenés que ver un chico que juega en Kentucky, es una bestia!! Va a ser uno de los mejores jugadores de la NBA en un tiempo”… esas fueron las palabras de mi amigo Matías Bottallico. Aquel niño era Anthony Davis, un pívot de porte defensivo con movimientos fluidos y mucho potencial… MUCHO.

Realmente la primera vez que lo observé detenidamente no me maravilló, veía el potencial, pero no creía que su juego se iba a desarrollar en tan poco tiempo. Ni si quiera él pensaba que iba a crecer físicamente cómo lo hizo, pasando del  1.88 mts de sus 15 años, a los 2 metros de sus 17 o a los 2.11 de sus 19 para seguir en espiral ascendente.

 

 

 

Antes de ser una estrella de la NBA y uno de los pívots más dominante del basquetbol mundial Anthony Davis era un desgarbado niño que desplegaba su juego muy alejado del aro en su Chicago natal.

El haber jugado en posiciones exteriores durante su paso por la Perspectives Charter School de Chicago le permitió mantener mucha fluidez, sobre todo con su crecimiento tan acelerado en su año «junior», cuándo ya superaba los 1.93 metros.

Durante su año senior dominaba las canchas del estado fácilmente, con una diferencia física muy notoria y realizando un juego completo en ambos aros. Lo que más sorprende al ver los vídeos de esa época es su capacidad de pase, algo que no ha desarrollado durante sus primeros años como profesional.

Kentucky no dudó mucho en ir en busca de tamaño jugador, más teniendo en cuenta su evolución durante los años de preparatoria.

Calipari lo reunió con un núcleo de talento bastante variopinto entre los que se encontraba, Terrence Jones, Michael Kidd-Gilchrist  y el Teague “malo”: Marquis Teague.

El dominio fue abrumador, con un 38-2 y 16-0 en la conferencia, arrollaron con todo lo que se le pusiera en frente y colocaron a Anthony Davis claramente como el prospecto número uno para el «Draft» siguiente.

Intimidación, es la palabra que hay que utilizar para su paso universitario, con partidos que superaban los siete tapones, corriendo la pista como un alero y volcando todo lo que pasara por el radio cercano al aro.

No hubo ninguna duda de quién iba a ser drafteado por, los hasta ese entonces, New Orleans Charlotte (suena raro hasta leerlo).

 

 

El nativo de Chicago llegaba a la NBA con estadísticas de doble doble y una capacidad innata para la defensa, todo el potencial estaba puesto en ver cómo se podía desarrollar en ataque.

Su primera experiencia con profesionales fue en los juegos Olímpicos de ese año, al ser llevado por “coach K”, para compartir una de las mejores selecciones estadounidenses que se recuerden en los últimos años, con jugadores como: Kevin Love, Lebron James, Carmelo Anthony, Kobe Bryan, Chris Paul, etc

Nada mal para arrancar, con el reconocimiento de la élite de la liga que se llenaba la boca hablando de un chico que prometía, ya desde ese entonces, ser un jugador distinto.

Para hablar de su carrera en la NBA hay que comenzar por lo ineludible, sus lesiones. «The Brow» no ha podido jugar una temporada completa desde que llegó a la liga. Problemas físicos de diversa índole y gravedad lo han apartado del campo de juego, prácticamente unos 15 o 20 juegos por temporada.

Aunque no las ha habido de gravedad como para dejarlo en el “dique seco” (siempre quise poner esto), le llevaron a no completar una temporada en su totalidad. Los números hablan por sí solos, 75 partidos el curso pasado es su máxima.

A lo largo de estos cinco años ha evolucionado constantemente, sobre todo en el apartado ofensivo. Ampliación del rango de tiro a la línea de tres puntos (con bajo porcentaje 29%) pero introduciendo muchísimas variables en el juego de cara al aro y, sobre todo, en el uno contra uno, donde por momentos se vuelve imparable.

Ha firmado partidos realmente bestiales desde el punto de vista estadístico, y si no es más eficiente, es debido a que tiene que cargar con muchísimas responsabilidades en los dos costados de la cancha (uno de los usage más altos de la liga).

La franquicia no pudo rodearlo de manera adecuada, ni desde el banquillo con un cuerpo técnico a la altura, ni con sus compañeros (ya hablaremos del experimento Cousins).

Solo pudo acceder a los playoffs en la temporada 2014-15, para caer en primera ronda ante quien sería el campeón (Golden State Warriors), pero dejando una muy buena sensación de competitividad, que no pudo replicar en las dos temporadas siguientes.

 

 

La sensación que tenemos muchos, es de ver un jugador de altísimo nivel, encerrado en un proyecto que hace lo imposible por tratar de generar «algo», desde un mercado muy chico, en un contexto salvajemente competitivo como es el Oeste.

El Anthony Davis jugador, no tiene discusión desde ningún punto de vista, su comportamiento es intachable, y se ha entregado todo el tiempo por la franquicia.

Segundo en «defensive ratio» entre los que juegan más de 30 minutos: 102.5; segundo en bloqueos por partido: 2.2 y con un equipo que no lo acompaña en sus menesteres. “La ceja” se las ingenia para, dentro de un conjunto que está en la cola de la liga, mostrar su costado más eficiente.

Pero su aporte no solo es en su costado del campo, si no que también hace lo suyo en el contrario. Anota 28 puntos por partido, con un porcentaje de campo del 50% y un «true shooting» del 58% con un rango de tiro que va desde cercanías del aro, a la línea de 7.25 metros (aunque en esta no destaque).

Lo sorprendente de Davis, es que en uno de los peores equipos de la liga sus niveles de eficiencia son muchísimo más altos de lo que tendrían que ser, teniendo en cuenta el contexto que lo rodea.

Su «usage» (porcentaje de posesiones que terminan con un lanzamiento suyo) es el segundo más alto entre los centers de la liga (con más de 30 mins por partido) y así y todo se las ingenia para tener un true shooting por encima del 55%.

Por último y en lo que destaca es en el PIE (impacto estimativo del jugador) con un 19.2% el más alto de la liga y compartiendo cancha con DeMarcus Cousins un cuarto de temporada.

 

Un proyecto osado: DeMarcus Cousins / Anthony Davis

DeMarcus Cousins 2K18 pareja Anthony Davis

DeMarcus Cousins llega a New Orleans para acompañar a Anthony Davis

Anthony Davis, no solo parece remar solo contra la corriente, si no que vemos un jugador de impacto estratosférico en una posición de competitividad nula. El traspaso que trajo a DeMarcus Cousins a Nueva Orleans, parece contradecir todo lo que el básquet moderno indica, ya que en un contexto de “pace and space”, se le pone un escollo, en vez de una solución.

La teoría indicaría en que hay que rodear a Davis de jugadores versátiles, con buen lanzamiento de tres puntos y dinámicos, para poder explotar la agilidad del pívot y su excelente timing defensivo y ofensivo. Los Pelicans le han puesto un facsímil con más talento ofensivo, pero limitado en movilidad y defensa. Los resultados iniciales parecen indicar que la teoría se aplica a la realidad, ya que solo han logrado empeorar lo que se tenía.

Las alineaciones bajas que reinan, destruyen este proyecto de “torres gemelas” que parece más cercano a los años 90 que al básquet de hoy. Han tenido todo un verano para trabajar, pero déjenme decirles algo… esto está destinado al fracaso, sobre todo con la agencia libre del ex Sacramento Kings a la vuelta de la esquina.

Anthony Davis se enfrenta a un desafío múltiple, en estos años por venir, tendrá que replicar lo que viene haciendo hasta el momento y sacar a flote un proyecto que parece ir a contra corriente de la liga.

La pregunta que todos nos hacemos es: ¿Cuánto tiempo Anthony Davis seguirá encerrado en NOLA? Por ahora el jugador parece estar comprometido al 100%, pero las frustraciones continuas en un Oeste que parece ser más competitivo que nunca, parecen ponerle una fecha límite.

El talento es indudable, estamos hablando del mejor pivot «two way» de la liga, demostrando unos niveles de eficiencia difíciles de igualar, el tiempo dirá si podrá complementar una carrera individual exitosa con lauros a nivel colectivo.

 

Foto: Scott Daniel Cooper Starting5online.com

Comentarios

Más en Draft NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This