Conecta con nosotros

NBA

La ambición de los Pacers, clave ante un verano prometedor

El cuadro de McMillan espera el periodo estival como si de un avituallamiento se tratase. Quieren llegar al siguiente nivel.

La temporada de los Indiana Pacers no puede calificarse, ni mucho menos, de fracaso. La derrota en el Game 7 ante los Cleveland Cavaliers no ha puesto punto y final a un proyecto. Solo ha dado luz verde a su comienzo.

Victor Oladipo y sus compañeros ya se han puesto manos a la obra con el trabajo de cara a la próxima campaña. Un “pick” 23, un 50 y la agencia libre con grandes cantidades de masa salarial serán las herramientas de los de Indiana para reforzar su núcleo duro. Son un equipo que sabe jugar al baloncesto y van a demostrarlo el año que viene.

 

El mérito de la temporada de los Pacers

Victor Oladipo, la estrella renacida de estos Indiana Pacers - Keith Allison (CC)

Victor Oladipo, la estrella renacida de estos Indiana Pacers – Keith Allison (CC)

El cuadro de Nate McMillan ha desafiado y derrotado a todas las casas de apuestas durante el curso 2017-18 de la NBA. La mayoría de expertos no colocaban a los Pacers en una posición tan alta en el Este, figurando en tierra de nadie en casi todas las predicciones.

Si introduces a Victor Oladipo, un gran grupo y un baloncesto más que potable en una coctelera, resulta este conjunto. Una estrella a la que se le dieron las llaves del proyecto sin estar del todo consolidado en la liga y que ha demostrado mucho, como es el escolta, liderará a estos Pacers remodelados en 2019.

Con McMillan, la pizarra trató de ataque en la primera mitad de la temporada y defensa en la segunda. Un conjunto que ha terminado cerca del top 10 en ambas partes de la cancha no tiene más que un gran futuro. Tras el “All-Star“, una gran cantidad de conjuntos han dado un paso adelante en el apartado defensivo. Restando las potencias como Utah, Philadelphia o Portland, tenemos a estos Pacers en el puesto número ocho de la lista.

La mejora en esa faceta ha servido para ser (hasta el momento) el cuarto mejor conjunto en “defensive rating” de todos los Playoffs. Mantener una lucha encarnizada con los Cavaliers y llevar a LeBron James a un Game 7 tiene su mérito.

Treinta y tres victorias antes del All-Star, sumadas a quince tras él, llevan a Indiana a estar empatado con varios equipos por el octavo mejor récord de la liga. Esto, tras una “preseason” donde fueron menospreciados. Su temporada es para enmarcar: un equipo trabajador, con una estrella predefinida tras su aclimatación, unos “role players” de calidad y un banquillo decente que llevar hacia el siguiente nivel el año que viene.

¿Lo único chocante? Que su afición sea la tercera que menos llena el pabellón en toda la liga con la emocionante campaña que se ha realizado.

 

Unas cuentas muy saneadas

Thaddeus Young es uno de los que mantiene opción de jugador para la próxima campaña - Alex Güell (The Wing)

Thaddeus Young es uno de los que mantiene opción de jugador para la próxima campaña – Alex Güell (The Wing)

La situación salarial de los Pacers es muy flexible. Se encuentran en el territorio ideal para realizar apuestas y construir desde una base muy fiable como es su núcleo duro. Con Victor Oladipo, Myles Turner y otros jóvenes con contratos vigentes, la camada de role players es el principal aspecto a mejorar.

Algo más de 75 millones son los realmente comprometidos para los Indiana Pacers durante el próximo verano. Sin embargo, hay algunos ‘peros’ que deben ser aclarados. Dos opciones de jugador, la de Thaddeus Young y Cory Joseph, por 13 y 7 millones respectivamente, salen a la palestra. Ambas serán seguramente aceptadas, dado que en esta agencia libre el dinero no sobra para muchos equipos y la prioridad de estos jugadores, teniendo salario seguro durante un año más, podría estar en el verano de 2019.

Tres contratos por valor de 10 o más millones de dólares no están totalmente garantizados. Bojan Bogdanovic ($10.500.000) y Darren Collison ($10.000.000) solamente tienen 1,5 y 2 millones de dólares garantizados hasta una fecha determinada donde todo se les proporcionará si no son cortados. Al Jefferson, en cambio, cuenta con una opción de equipo por valor de diez millones de dólares que no tiene muchas posibilidades de ser ejecutada. En esta tesitura, la franquicia posee también activos de traspaso, figurándonos la gran cantidad de expirings con los que podrían verse el año que viene.

Al Jefferson no tiene muchas posibilidades de quedarse en Indiana - Keith Allison (CC)

Al Jefferson no tiene muchas posibilidades de quedarse en Indiana – Keith Allison (CC)

Denotando a Oladipo (cobrará 21 millones hasta la 2020-21) y Turner (contrato “rookie“) como jugadores a mantener, las demás piezas importantes del conjunto se encuentran en una situación delicada. Indiana Pacers podría reforzarse mucho este verano, pero también desmontarse. La plana mayor de la franquicia debe gestionar perfectamente los contratos restantes para no demoler el núcleo principal del conjunto.

 

Las necesidades de Indiana, una incógnita a medias

La discusión sobre las necesidades de los Indiana Pacers siempre es intensa y profunda, dado que su situación salarial y roster no nos dejan muchas pistas sobre lo que podrían querer hacer la próxima campaña.

El cuadro de Nate McMillan no es uno de los conjuntos más afines al “pace and space” moderno. Lejos quedan también el tiempo de Paul George y el “run and gun” de Frank Vogel en el equipo. Lo único que no se ha perdido es la esencia defensiva. Por ello, la consecución de activos en este campo debería ser una de las principales metas de la directiva de cara hacia el verano, que para ellos comenzó ayer.

Los Indiana Pacers necesitan adaptarse más al baloncesto moderno - Alex Güell (The Wing)

Los Indiana Pacers necesitan adaptarse más al baloncesto moderno – Alex Güell (The Wing)

Otra de las lacras de los Pacers es la falta de tiradores puros. El equipo cuenta con correctos tiradores desde el perímetro, pero no hace mucho uso de la herramienta del triple (cuarto conjunto que menos los intenta). La causa podría ser la falta de espaciado, que traerían esos nuevos jugadores más centrados en el triple, ya que los actuales buenos tiradores de Indiana son Bojan Bogdanovic, Darren Collison, Cory Joseph o el propio Oladipo. Sus funciones no son las de simples tiradores, sino que aúnan más variantes en la ofensiva Pacer.

El mantenimiento de un juego interior versátil con la llegada de un cinco ágil debería ser otra prioridad tras la más que posible marcha de Al Jefferson, que dejaría diez millones libres en las arcas. Un “combo guard” o 3&D que defienda posiciones del uno al tres aportaría más profundidad al banquillo y descanso a los titulares. Por último, una estrella es un sueño imposible, aunque, ¿quién sabe? Este modelo con un solo jugador importante en Indiana ha funcionado a la perfección, pero nunca se sabe cómo trabajaría Oladipo con el cartel de estrella principal y una segunda espada a su lado.

 


 

Los Indiana Pacers tienen un gran futuro por delante. No obstante, su verano comienza ya y será una de las claves más importantes para los años venideros. El espacio salarial es una herramienta importante si se usa bien. Los expirings del año que viene le dejan en una gran situación para los traspasos, y sus necesidades de cara a la agencia libre son difíciles de adivinar.

Un gran acierto les acercará al siguiente nivel.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This