Conecta con nosotros

NBA

La Agencia Libre, una incógnita para Isaiah, Cousins…

Ellos, entre otros, no tiene asegurado el contrato que podían esperar hace unos meses.

Las vacaciones de verano suelen ser sinónimo de disfrute y buenos momentos. Pero, en este 2018, habrá algunos jugadores de la NBA que no estarán muy tranquilos con tanto tiempo libre. Cerca siempre del teléfono y en contacto permanente con su agente esperando la oferta en la agencia libre que creen merecer aunque su última temporada esté siendo discreta.

Con poco dinero disponible, hay un grupo de jugadores que, pese a tener un nombre en la liga, no han sabido revalorizarse ni ser imprescindibles dentro de sus equipos y otros a los que su físico les ha puesto en un serio aprieto y su futuro ha dejado de pintar tan bonito como hace unos meses. Son aquellos a los que, ahora mismo, no les vemos ni un lugar ni un precio claro en la agencia libre. ¿Se arriesgarán las franquicias dándoles un sueldo pensando más en lo que han dado o podrán dar que en lo ofrecido en la última campaña? ¿Qué pretensiones tendrán los jugadores y cuánto serán capaces de tensar la cuerda?

 

DeMarcus Cousins

El caso que más sonará este verano. ¿Puede Cousins recibir un contrato por el máximo esperando que regrese de su lesión al mejor nivel cuando muy pocos lo han conseguido hasta ahora? El pívot de los Pelicans es uno de los mejores pívots de la NBA y estaba en ese selecto grupo de merecer el mejor sueldo posible sin discusión.

Ahora mismo, apostar con todo por DeMarcus es casi un acto de fe, y no parece que haya muchos creyentes en la liga. Los Pelicans, probablemente, sientan la “obligación” de ir a por Cousins con el objetivo de mantener el proyecto de las dos torres y equipos en reconstrucción como los Mavericks o los Bulls podrían mirar al medio/largo plazo, aunque sería una total desgracia para el pívot que, después de tantos años en el barro con los Kings, se vea obligado a firmar por un equipo que de nuevo estén en la zona baja. También podría estar la opción de firmar por un solo año e ir a por todo, pero regresará con la temporada ya empezada y puede ser un riesgo muy grande.

 

Carmelo Anthony

No hace falta ser un gran analista para saber que Melo es el eslabón más débil del Big Three de los Oklahoma City Thunder. Un equipo que, además, echará el resto por renovar a un Geroge que sí está funcionando y que ya de por sí no tienen una economía muy boyante. En esta tesitura, es fácil que se olviden de Carmelo Anthony que vuelve a ser agente libre tras varias temporadas tumultuosas en Nueva York.

El caso de Anthony es, personalmente, el más interesante. ¿Buscará un buen contrato como estrella en algún equipo —si recibe alguna llamada de ese estilo— o aceptará bajarse el sueldo llamativamente para poder ser “uno más” en la lucha de alguna franquicia por el anillo que todavía no tiene? A sus 33 años, está ante una decisión que puede marcar el resto de su carrera.

Ser cabeza de ratón o cola de león podría ser la metáfora que mejor se le podría atribuir, aunque es evidente que Carmelo, por talento, siempre tendrá un rol importante. Se le presenta un verano movidito a Melo y no funcionar en exceso en los Thunder no está ayudándole de cara a medir su valor en el mercado.

 

Nerlens Noel

Otro de los casos más sonados. Noel no ha conseguido ser nunca el pívot dominante que esperaban que fuera y su historia en Dallas lo ha empeorado todo. Los Mavericks apostaron por él vía trade y, ya en la agencia libre, le ofrecieron un jugoso contrato de 17 millones de dólares anuales por temporada. Pero Nerlens, y su agente, la vieron insuficiente y tensaron la cuerda hasta tomar la decisión más valiente de todas: aceptar la oferta cualificada (4 millones) y ser agente libre sin restricciones este verano.

Pero Noel más que revalorizarse ha hundido su precio. Rick Carlisle no le puso de titular, contaba con muy pocos minutos hasta que, por sorpresa, dejó de jugar y solo era noticia cuando le entraba un antojo de perritos calientes. Después, una lesión en la mano le mandó al quirófano. Ahora está volviendo a jugar, pero con un impacto bastante irrelevante en un equipo que no aspira más que a perder.

17 millones parece una cifra ya imposible de alcanzar. A Noel solo le queda o seguir con los contratos anuales (no sabría decir si de 4 millones, de más o de menos) intentando que la siguiente campaña sea la de su explosión definitiva o aceptar que se equivocó y ver si alguna franquicia le ofrece un contrato largo pero por mucho menos dinero del máximo que exigía hace 6 meses.

 

Isaiah Thomas

El drama hecho jugador de baloncesto. De candidato al MVP con los Celtics en el 2017 a base suplente en unos Lakers que, aunque al alza, siguen siendo los Lakers de estos últimos años en solo unos meses. Una grave lesión y el desastre que están siendo los Cavaliers pre-PlayOffs le han pasado una gran factura. Ahora todos ven su estatura y sus problemas físicos y muy pocos se acuerdan del gran talento ofensivo que atesora, así de dura es la NBA. Además, todo esto se hace más relevante cuando Thomas no ha tenido una carrera precisamente lucrativa —su contrato actual es de 6 millones de dólares— y esta agencia libre iba a ser la de su gran contrato.

Parece que Thomas está destinado a ganarse su salario como sexto hombre; pero, ¿cuánto gana un sexto hombre en esta liga? En una NBA dónde abundan los bases, las opciones de Thomas son limitadas y más si quiere mirar por su bolsillo.

Puede parecer irónico, pero, en mi opinión, tal vez la mejor opción para el base es renovar por los Lakers (equipo con mucho dinero) por una o pocas temporadas con el rol de sexto hombre y suplente de Ball aportando veteranía y puntos con la esperanza de acelerar el proceso angelino y ser competitivos lo antes posible.

 

Avery Bradley

El segundo damnificado de la evolución de los Celtics. El capitán en Boston estaba considerado como uno de los mejores escoltas two-ways de la liga por su excelente defensa y un juego ofensivo más que decente y que daba la sensación de que en un equipo donde fuera más protagonista podría mejorar sin problemas. Tal fue su rendimiento que los Celtics decidieron traspasarle a los Pistons conscientes de que no podrían pagar su valor en la agencia libre de 2018. Pero como ha cambiado la historia…

En Detroit no asumió los galones en ataque que parecía que debía asumir y, en un intento de cambiar el rumbo de la franquicia, tuvo que volver a hacer las maletas con destino a Los Angeles, a unos Clippers que se desprendieron de Griffin y que, pese a ello, están más que nunca metidos en la pelea de los PlayOffs… pero con Bradley mirando los partidos de traje y lesionado.

La defensa se paga poco y se valora solo en algunos círculos, por lo que Bradley todavía tiene un buen mercado, aunque en momento no idóneo. Tras tantos vaivenes, es posible que si recibe un salario por varios años por 12 o 15 millones anuales podría sentirse satisfecho. Ahora bien, para los que han seguido más las dos últimas temporada de este jugador, ¿podría haber esperado una mejor cifra si hubiera salido en la pasada agencia libre?

 

Seth Curry

El hermano de Steph Curry ha podido perder una oportunidad (¿única?) de dar un salto cualitativo en su rol en la NBA. Después de varios años pasando por varias franquicias sin mucho protagonismo, en los Kings dejó unas pinceladas que los Mavericks no desaprovecharon hace dos agencias libres, con un contrato módico de 6 millones por dos temporadas al que, en su primer año, le sacaron mucho rendimiento. Mejoró en todas sus estadísticas y destacó por su fiabilidad desde el triple, con mejores porcentajes que su hermano y siendo uno de los mejores de toda la liga.

Pero las lesiones se toparon en el camino de Seth, alejándole de las pistas durante toda esta presente temporada. Aunque el talento nunca se pierde y Curry no es un jugador que dependa de su físico para conseguir su mejor versión, un año en blanco pasa factura a cualquiera.

Mínimos y mild-level exceptions no le faltarán, pero contratos más largos y que estén en las dobles cifras o cercas de ellas no parecen muy probables. Tal vez sean los propios Mavericks, necesitados de talento, los que le ofrezcan esa oferta irrechazable más por haber seguido todo su proceso de recuperación y su buen hacer con su camiseta. Sino, es bastante probable que Seth Curry se tenga que enfrentar a un “nuevo empezar” buscando llamar la atención con minutos pero con menos dinero en la cuenta corriente.

 


 

Jugar a la ficción y ver cuánto recibirán estos jugadores y en qué equipos acabarán puede ser realmente divertido a estas alturas donde no hay ningún indicativo sobre nada. Habrán renovaciones, contratos de riesgo y otros obligados a renacer. Para ver a quién le tocará cada rol habrá que esperar a julio en una agencia libre que, como todas, se plantea emocionante.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This